Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
104 Los sábados de ABC SÁBADO 4 12 2004 ABC PROPUESTAS Y LUGARES Setenta mil grullas pasan el invierno en Extremadura. Comen y duermen, tras un viaje de miles de kilómetros desde la Europa del norte. Su silueta en tonos grises y sus gritos anuncian el invierno. Mañana, cuatro rutas guiadas y gratuitas nos acercan a su fiesta El balneario de las grullas ardece sobre el embalse del Cubilar, cerca de Logrosán (Cáceres) Una veintena de cormoranes dormita sobre las ramas secas de una encina cubierta por el agua, rodeada de cientos de patos cuchara, de ánades reales y frisos, de avefrías. En los arrozales cercanos, las grullas llenan el estómago antes de regresar a los dormideros, en la cola del embalse, muy cerca de donde estamos. Al menos dos millares sobrevolarán nuestras cabezas antes de que anochezca, en busca de su habitación del silencio acogedor de este rincón entre las sierras de las Villuercas, de Pela y de Puerto Peña. Setenta mil grullas pasan cada invierno en Extremadura. Huyen del hielo y las nieves de Suecia, Finlandia, Noruega, Alemania, Letonia o Polonia, y emigran al cálido sur, en un movimiento parecido al que realizan los jubilados de esos mismos países. En septiembre emprenden un viaje de miles de kilómetros, con una estación de salida (lago Homborgasjön, Suecia) y alguna parada en Alemania (isla de Rügen) Francia (lago de At TEXTO: JUAN FRANCISCO ALONSO FOTOS: JORGE SIERRA y J. F. A. Champagne o Capiteux) y España (Gallocanta, www. gallocanta. com) con la vista puesta en las bellotas de las dehesas extremeñas, en los arrozales y maizales, en los días largos y la comida abundante. El gran viaje Puntos de concentración: 1 Lago Homborgasjön 2 Isla de Öland 3 Rügen Puntos de descanso: 4 Lago de Champagne 5 Capiteux 6 Gallocanta Zonas de invernada de la grulla común en Extremadura N de grullas Sectores (aprox. 1 3 5 6 8 11 1 2 Ruta migradora occidental 100.000 grullas aprox. 3 La fiesta del invierno Cerca de Navalvillar de Pela y Obando, en Badajoz, nos espera Jesús Valiente, de Adenex. Mañana, esta asociación ecologista, en la que participan nueve mil socios, organiza su particular fiesta del invierno, el día de las grullas, una modesta copia del día de la primavera con el que los países nórdicos celebran la vuelta a casa de esta especie viajera. A las 16.00 horas, los guías de Adenex se encontrarán con los aficionados a la ornitología que lo deseen en cuatro puntos de Extremadura para asistir a ese viaje diario entre comederos y dormideros, un espectáculo visual gratuito e impagable al mismo tiempo. Valiente nos guía por caminos y carreteras secundarias, mientras la neblina le come las patas a las grullas, ave dicharachera y gregaria (en España, y no en sus países de ori- 5 6 4 2 4 7 9 10 Alagón Navalmoral Brozas Almonte Cáceres Badajoz Norte Zona Centro La Serena Alange 10 Azuaga 11 Badajoz Sur 1 2 3 4 5 6 7 8 9 2.400 3.000 2.400 3.500 1.800 1.200 29.000 5.000 2.500 19.000 2.000 gen o durante el viaje, que realizan en familia) Sólo en esta zona centro de Extremadura, en torno a la sierra de Pela, se han llegado a sumar 29.940 en un año (la contabilidad se lleva con una precisión sorprendente) por lo que encontrarse con su silueta, del tamaño de una cigüeña, no tiene nada de azaroso. Están por todas partes. En las tierras de regadío. O bajo las encinas. Sólo hay que dejarse envolver por sus gritos incansables, por el plumaje gris y negro que abraza el blanco de su cuello y el rojo burdeos de la nuca. Los ecologistas temen que la alteración del ecosistema pueda afectar a estos turistas de pico y pluma. Se han reducido los encinares de la región, se plantan árboles frutales y se multiplican los regadíos, que concentran a las grullas en unas zonas, en ésta entre Cáceres y Badajoz especialmente, en perjuicio de otras. Aun así, el paraíso se muestra vigoroso y saludable. Las aves del norte regresan cada año con una fidelidad a prueba de estadísticas. De las cien mil que siguen la ruta migradora occidental, un 30 por ciento se