Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 4 12 2004 Los sábados de ABC 101 Un juego de té para los aficionados al Zen y los que no lo son. Una prueba de la belleza de lo justo PADRE SATURNINO FRAILE Misionero en África (Padres Blancos) Si se paga bien su trabajo, no vendrán en pateras Tren de madera con vagones de colores y animales, en UNICEF. Agenda AMREF, con fotos de Cristina Morato Calabazas pirograbadas y collares con conchas. Son de Misioneros de África. Lleva 30 años moviéndose por África y enamorado de esta tierra. Se autoproclama como un auténtico euro- afro- amerindio Nacido en Velilla del Río Carrión (Palencia) ha vivido 6 años en Mozambique y 24 en Burkina Faso. Habla perfectamente varios idiomas africanos, y debe de ser una de las personas que mejor conoce la forma de vida y las necesidades de los pueblos de África. Lucho para que se conozca y se ame África, pero no la que pide limosna, sino la que trabaja y quiere vender sus productos, y que éstos se conozcan y se acepten. Hay que adquirir lo que hacen a un precio razonable, no tirando su valor por los suelos. Si pagásemos bien sus productos, no tendrían que venir en pateras, sino que vivirían dignamente en su propia tierra, entre los suyos, y con su cultura. ¿Qué es lo mejor que podemos hacer? Tarjetas de felicitación, agendas, carpetas y blocs de notas. Todo, de Ayuda en Acción. -Respetar su trabajo. La dignidad de su trabajo. Mira, vamos a promocionar lo étnico en decoración y en moda, y a convertirlo en tendencia furibunda para que así ellos tengan mucho trabajo. Pero no sólo los africanos, sino todos los pueblos lejanos. Mis chicos son felices teniendo justo lo necesario, no quieren más, no lo valoran. Son cultivadores de la artesanía, muy trabajadores y hacen las cosas sin contar el tiempo. Son millonarios en minutos y aplican a cada objeto el tiempo que haga falta, y lo hacen con las técnicas que han aprendido de sus antepasados, técnicas como las de la cera perdida en telas y en cobres, o la de la talla de madera con los instrumentos más rudimentarios. Todas estas piezas son objetos de uso habitual, pero refinados y más cuidados. Los hacen hombres y mujeres indistintamente. ¿Cómo introducir la técnica en su vida sin que les perjudique? -Tiene que ser de forma paulatina. Lo asimilan bien, porque lo más importante para ellos son los valores ancestrales que conservan. Valores como la alegría, la hospitalidad. Mantienen sus tradiciones animistas, compaginándolas a veces con el cristianismo, a su manera. Respetan la edad y el anciano es el que manda. Tienen un dicho: Un anciano sentado ve más lejos que un joven de pie Su familia es lo que cuenta: si pueden, se protegen de tal forma que no hay viejos abandonados, ni niños huérfanos.