Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
98 Deportes FÚTBOL SALA CAMPEONATO DEL MUNDO SÁBADO 4 12 2004 ABC Una gran España vuelve a desmitificar a Brasil y jugará la final ante Italia Otro 3 de diciembre (como en la final del Mundial 2000) los españoles volvieron a vencer, esta vez desde el punto de penalti ABC TAIPEI (TAIWÁN) Brasil nunca olvidará a la selección española. Los hombres de Javier Lozano fueron los primeros en acabar con su reinado mundial, hace cuatro años justos, el 3 de diciembre del año 2000, cuando España le derrotó por 4- 3. El equipo suramericano vio cortada así una carrera de éxitos, pues se había adjudicado hasta ese momento los tres títulos universales disputados, en 1989, 1992 y 1996. Ayer, otro 3 de diciembre, Rodríguez, Amado, Kike, Orol y Julio- -ganadores en el 2000- junto a Marcelo, Serrejón, Torras y Andreu, volvieron a dejar a los auriazules fuera de la historia, al vencerles por penaltis en las semifinales del Mundial 2004. El partido fue apoteósico. Finalizó con empate a dos tantos y se decantó en los penaltis, 5- 4 a favor de la roja que diría Luis Aragonés. ESPAÑA BRASIL 2 2 España: Luis Amado, Julio, Orol, Javi Rodríguez y Marcelo. También jugaron Limones, Serrejón, Kike, Torras y Andreu. Brasil: Franklin, Neto, Euler, Simi, Falcao. También, Pablo, Schumacher, Indio y Carioca, Árbitro: Héctor Valiente (Paraguay) Amonestó a Indio, Serrejón y Andreu. Goles: 1- 0, m. 23: Andreu. 1- 1, m. 26: Pablo. 1- 2, m. 35: Simi. 2- 2. m. 36: Marcelo. Penaltis Kike, fallo; Simi, gol; Torras, gol; Euler, gol; Julio, gol; Indio, fallo; Limones, gol; Falcao, gol; Javi Rodríguez, gol; Schumacher, gol; Andreu, gol; Neto, fallo. España venció por 5- 4. Italia ganó 3- 2 a España el miércoles De esta manera, Lozano y sus jugadores afrontarán su tercera final consecutiva. Pelearán por el entorchado contra italia, que derrotó 7- 4 a Argentina en la otra semifinal. El duelo por el trofeo será una revancha para el conjunto español, que en el grupo clasificatorio de esta fase final perdió con Italia, 2- 3. Brasileños y españoles afrontaron el encuentro con respeto al adversa- Los hombres de Lozano alcanzan su tercera final consecutiva, que se juega este domingo a las nueve de la mañana rio. España brilló tácticamente. No dejó a un brasileño libre de marca, aunque ellos serían los que tuvieron las dos primeras ocasiones. Marcelo respondió con la primera oportunidad española, desbaratada por Franklin. Las prisas son malas consejeras y ésas las sintió Brasil, que se sentía obligada a ser finalista. Eso lo aprovechó España para adelantarse con un espectacular golazo de Andreu. Los amarillos se lanzaron a por la igualada y un fallo permitió el empate de Pablo. El partido se volvió loco y Simi adelantó a los chicos de Ferrati, hasta que Marcelo se encargó de equilibrar la situación (2- 2) Los muchachos de Lozano encerraron entonces a su rival. Torras mandó un disparo a la madera. El empate, no obstante, fue definitivo y se mantuvo incluso en las dos prórrogas. Llegó la hora de los penaltis y Luis Amado hizo el resto. Italia espera. Los españoles celebran su pase a la final REUTERS Raúl felicitó a Lozano, que anuncia una final con venganza deportiva Raúl González, capitán de la selección española de fútbol, felicitó telefónicamente al equipo nacional de fútbol sala. Dialogó con el seleccionador, Lozano, quien manifestó su deseo de no tropezar dos veces en la misma piedra: El destino nos vuelve a poner enfrente a Italia y será bonito poder vengarnos deportivamente. Es un equipo defensivo, que sale bien a la contra, especialista en sacarte del partido Basó la victoria sobre Brasil en el trabajo defensivo y en saber llevar el manejo del juego Luis Amado destacó que perdimos injustamente contra Italia y estamos locos con ganarle la final Respecto a Brasil ensalzó que individualmente es la mejor, pero la superamos por nuestra concentración Andreu, autor de un gol y del último penalti, mostró su doble alegría, vencer a Brasil y poder resarcirnos con Italia Julio subrayó nuestra superioridad ante Brasil. Ahora toca un rival duro, que espera atrás