Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 4 12 2004 Deportes 97 Marion Jones se ha dopado Victor Conte, dueño de los laboratorios Balco, desvela que le suministró los productos, que le enseñó a utilizarlos y que vio cómo se los inyectaba ABC SAN FRANCISCO. Marion Jones utilizó productos dopantes antes de los Juegos Olímpicos de Sidney, en los que ganó tres medallas de oro y dos de bronce, según ha afirmado Victor Conte, patrón del polémico laboratorio Balco, en unas declaraciones a la cadena de televisión estadounidense ABC Aunque la entrevista completa se habrá emitido la pasada madrugada, la página de internet de la cadena televisiva ha hecho un avance de la misma. Victor Conte, creador de la THG (hormona sintética que favorece el rendimiento) y principal encausado en el escándalo de dopaje que estremece al deporte estadounidense, asegura que no sólo había abastecido a Jones de numerosas sustancias dopantes, sino que también la instruyó acerca de cómo podía usarlas y que, incluso, observó cómo ella misma se inyectaba en una pierna. Marion Jones se ha dopado, sin la menor duda. Ella se inyectó mientras yo estaba sentado a su lado declaró el inculpado Victor Conte, quien hace unos días había anunciado que diría la verdad al mundo entero Conte aseguró haber suministrado numerosos productos dopantes a Marion Jones desde agosto de 2000- -hay que recordar que los Juegos se celebraron a finales de septiembre- -hasta septiembre de 2001, entre los que se encontraban EPO, hormonas de crecimiento, insulina y el clear una forma de THG. Marion Jones era la principal referencia del atletismo femenino desde que ganase el Mundial de 100 metros en 1997. Su mejor momento lo vivió en los Juegos de Sidney y quiso prolongarlo en el Mundial de Edmonton 2001, aunque fue superada en la final de 100 metros por la ucraniana Zhana Pintusevic- Block, atleta que también ha estado relacionada con los laboratorios Balco. De Sidney 2000 a Atenas 2004 Marion pasó de ganar cinco medallas a irse de vacío y con sensación de ridículo En los Juegos australianos Oro en 100 metros (10.75) Oro en 200 metros (21.84) Oro en el 4 x 400 metros (3: 22.62) Bronce en longitud (6,92) Bronce en 4 x 100 metros (42.20) En los Juegos griegos Quinta en la final de longitud (6,85) Descalificada en la semifinal de 4 x 100. No se clasificó en su país para las pruebas de 100 y 200 metros. C. J. Hunter, su ex marido, ya le acusó de haberse dopado ABC MADRID. La acusación de Victor Conte no es la primera que se produce contra Marion Jones. Su ex marido, el ex campeón mundial de peso C. J. Hunter- -expulsado de los Juegos de Sidney por haber dado una tasa de nandrolona mil veces superior a la permitida- ya declaró el pasado 8 de junio ante la comisión investigadora que su entonces mujer recurrió a todo tipo de sustancias ilegales para mejorar su rendimiento deportivo y que en algunas ocasiones él mismo se las inyectó. Hunter fue demoledor en su relato y aseguró que Marion utilizó hormonas humanas para el crecimiento, insulina, EPO y otras sustancias dopantes, como el THG. Hasta tal punto llegó el grado de detalle de su testimonio que el ex marido y ex preparador de la atleta dijo que Jones se inyectaba la EPO en la parte delantera de la cintura, ligeramente debajo de la piel Marion Jones, en su momento de esplendor deportivo metros en el Mundial de París 2003, títulos de los que más adelante fue desposeída. De Tim Montgomery, que nunca ha dado positivo- -aunque su rendimiento ha bajado sospechosamente desde que la Agencia Antidopaje Estadounidense (USADA) le investiga- -se dice que ha utilizado la THG, un esteroide sintético indetectable hasta el año pasado. Si se demuestra que lo ha consumido su suspensión podía ser de por vida. Además de Marion Jones y de los atletas citados, un gran número de jugadores de béisbol americano también han sido interrogados por el gran jurado federal, como Barry Bonds, cuyo preparador físico es Greg Anderson, uno de los cuatro inculpados en el caso Balco. El San Francisco Chronicle reveló que Bonds y su colega Jason Giambi había reconocido hace un año ante un jurado federal haber consumido productos dopantes sin ser conscientes de ello, pensando que se trataba de complementos nutricionales. AFP Planes de dopaje para Tim y Marion El periódico californiano San José Mercury News reveló el pasado mes de mayo que Conte confesó a los investigadores federales que Marion Jones figuraba entre los 27 deportistas a los que había suministrado productos ilegales, algo que la atleta siempre ha negado: Nunca he aceptado, ni tomado, ni se me ha ofrecido ninguna droga que hubiese mejorado mis resultados dijo Jones el pasado mes de mayo, cuando el cerco de la investigación se estrechaba en torno a ella. Según la página web de la cadena ABC Victor Conte dijo haber realizado planes de dopaje para Jones y su pareja sentimental, Tim Montgomery, plusmarquista mundial de 100 metros, y para la velocista Kelli White, ya suspendida después de haber dado positivo por modafinil- -uno de los productos elaborados en los laboratorios Balco- -tras ganar las finales de 100 y 200 Cerco en torno a las figuras del deporte de Estados Unidos ABC MADRID. Lo más curioso de la lucha contra el dopaje que se ha desatado en Estados Unidos es que implica también a deportistas de primer nivel que nunca han dado positivo en ningún control. A Marion Jones, invencible desde el Mundial de Atenas de 1997 hasta los pasados Juegos Olímpicos de la misma ciudad- -en 2003 estuvo retirada por su embarazo y maternidad- se le está investigando en la actualidad, aunque los únicos testimonios que le inculpan de momento vienen de dos personas que están fuera de la ley (Victor Conte, el jefe de los laboratorios Balco, y C. J. Hunter, su ex marido y ex entrenador, que dio positivo por nandrolona poco antes de los Juegos de Sidney) El próximo en la lista de sospechosos es el compañero sentimental de Marion Jones, Tim Montgomery, plusmarquista mundial de 100 metros y atleta que ha dado un bajonazo terrible en su rendimiento deportivo desde que se ha intensificado la lucha contra el dopaje en los Estados Unidos. La legitimidad de los seis Tours de Lance Armstrong, otro mito del deporte estadounidense, también quedó en entredicho con el libro L. A. Confidential en el que una ex masajista suya afirma que escuchó decir al corredor que voy a tener que hacer lo que hacen los demás tras lo que se montaron todo tipo de conjeturas, aunque contra él no se ha demostrado aún nada.