Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
92 SÁBADO 4 12 2004 ABC Deportes Nadal pone a España a tiro de Davis En un partido intenso y espectacular, el manacorí derrotó a Roddick y, con el triunfo de Moyá frente a Fish, la Armada se queda a un punto de ganar su segunda Ensaladera DOMINGO PÉREZ SEVILLA. Jordi Arrese firmaba un 2- 2 para el domingo; pero por un 2- 0 el primer día confesó que daría cualquier cosa... menos a su esposa. Pues ahí lo tiene. Moyá derrotó Fish y Nadal, en un extraordinario partido, a un Roddick enorme. La Ensaladera situada detrás de la silla del Juez árbitro, tan bonita, tan reluciente, tan histórica, todavía no es propiedad española. Pero casi. En términos tenísticos, los americanos deben salvar tres bolas de partido si quieren tocarla. Necesitan ganar el doble de hoy (16,00) y los dos individuales de mañana. No les queda margen para el error. Casi nada, y más en tierra batida y en Sevilla, con un público apasionado y entregado que llevó en volandas a los españoles. Las cuentas son muy importantes en la Copa Davis. Los americanos tenían sus número hechos, como los españoles, y les cuadraban: los dos puntos de Roddick, el del doble... y el título en el bolsillo. Los capitanes de la Armada habían realizado otros números bien distintos: los dos de Fish, robarle uno a Roddick... y campeones. Con lo que casi nadie contaba es con que un chavalín de Manacor de apenas 18 años reventara la final. Rafa Nadal salió con una misión: agotar a Roddick, dejarle reventado para su próximo compromiso. Se lanzó con tanto entusiasmo a cumplir su cometido que no sólo le agotó, sino que encima se lo merendó. Jugada perfecta: el segundo punto en el bolsillo y el número uno americano para el arrastre. Pero antes Carlos Moyá tuvo que cumplir con el trámite de liquidar a Mardy Fish. La tarea parecía fácil, pero se le complicó un poco al mallorquín de salida. El americano se anotó los tres juegos iniciales (en blanco el primero y el segundo) y un escalofrío recorrió la gradas de La Cartuja. Sin embargo, poco a poco Moyá fue entrando en calor. Remontó y neutralizó sin grandes problemas el rebelde comienzo de su rival. Estuvo sólido y sobrio, tranquilo y motivado. Y colocó el colchón para que su hermano pequeño, Nadal, saliera sin presión. Preguntar a los capitanes qué calificativo cuadra mejor con el benjamín del equipo es recibir una respuesta unánime: Inconsciente Es verdad que el de Manacor desconoce lo que es el miedo, desprecia la presión, se crece ante los retos. Ha sido durante toda la Copa Davis 2004 el que más y mejor ha tirado del carro. Cerró triunfal en Brno (primera victoria española fuera de casa desde 1998) Metió a España en la final. Y aquí en Sevilla casi ha colocado a su equipo en la Ensaladera Un partido para la historia Su duelo con Roddick pasará a los anales de la historia del tenis español y de la Davis. De titanes. Uno de los más hermosos, intensos y geniales enfrentamientos de todos los tiempos. El americano es el actual número dos del mundo. Era consciente de que todas las aspiraciones de su selección pasaban por él. Y salió a la pista a morir antes que perder. Arrese aseguró el jueves que enviaban a Nadal al choque contra Roddick Fue un encontronazo de los que hacen época. Dos AVE a 300 kilómetros. Saltaron chispas, pero fue el de Nebraska el que se quemó. El primer set se convirtió una batalla sin cuartel entre los saques terroríficos de Roddick (llegó a los 239 kilómetros por hora, récord del mundo sobre arcilla) y los restos más increíbles que uno pueda imaginarse. Todo el partido fue un pulso descomunal con intercambios larguísimos y de una belleza indescriptible. El niño perdió la primera manga en un tie- break en el que llegó a manejar un 1- 4 de ventaja. Otro cualquiera hubiera salido herido del revés, pero él se creció. En el segundo set, mientras el saque de Roddick iba perdiendo Nadal festejó en el suelo su triunfo ante Roddick FELICIANO LÓPEZ FINIDI NO NOS HA FALLADO e lo comenté a Nadal el jueves. Si ganas a Roddick, que lo vas a lograr seguro, tienes que hacer el Finidi Se preguntarán ¿qué es eso? Cada vez que Rafa nos gana a la Play Station lo celebra con un baile gracioso. Me explicó un día que S lo había copiado de Finidi, un jugador nigeriano del Betis que daba unos saltitos acompasados y graciosos cada vez que marcaba un gol. Se lo recordé porque tenía mucha confianza en Nadalek como le llamamos en el equipo desde que ganamos aquel partido de la Davis en Brno. Su intuición en el saque ha sido decisiva para llevarse el partido. Tiene un olfato especial para restar saques que vuelan por encima de los 230 kilómetros por hora. No encuentro los adjetivos adecuados para calificar lo que ha hecho Rafa. Espectacular, es- telar, magnífico... Es el mejor partido que le he visto. Ha tuteado a Roddick, y eso no está al alcance de muchos. Su facilidad para restar esos cañonazos ha creado una presión añadida en el americano. No entendía cómo Nadal le podía devolver esos saques con tanta precisión y cómo atacaba tan descaradamente los puntos. Tiene mucho mérito la victoria de Rafa, más después de perder el primer set cuando lo tenía en la mano. Sobreponerse a esa derrota parcial no es fácil cuando hay tanto en juego. Lo ha hecho porque está en un gran momento de forma y porque físicamente ha sabido mantener el nivel de intensidad, sin ningún bajón pese a las casi cuatro horas que ha durado el encuentro. El triunfo de Moyá también tiene mucho mérito. No es una papeleta cómoda abrir la final. Ha sabido sobreponerse a un mal comienzo y demostró su competitividad. Los nervios del principio son normales. No ha ganado la Copa Davis y está algo ansioso. Tenemos encarrilada la eliminatoria y no podemos despistarnos.