Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 Espectáculos SÁBADO 4 12 2004 ABC MÚSICA CLÁSICA Orquesta y Coro Nacionales Obras: Mozart. Int: OCNE. Dir: L. Ramos Solistas: Ch. Elsner (tenor) N. Freire (piano) D. York y L. Alonso (sopranos) Ch. Elsner (tenor) K. Mewes (barítono) Lugar y fecha: Auditorio Nacional, Madrid, 26- X El gourmet Julio Camba sigue invitando al buen comer en La casa de Lúculo La fundación Wellington reedita una de las obras más divertidas del escritor y periodista b Esta obra constituye la demos- Inmaculada Alvear logra el premio Calderón de la Barca ABC MADRID. La dramaturga Inmaculada Alvear fue ayer galardonada con el premio de teatro Calderón de la Barca para autores noveles, que otorga el Ministerio de Cultura para reconocer y promocionar la labor de jóvenes autores de la literatura dramática El premio le ha sido concedido por su obra El sonido de tu boca de la que el jurado- -presidido por el director general del Inaem, José Antonio Campos- -ha valorado la excelencia en la construcción de la trama y la elaboración de un procedimiento singular como propuesta escénica Nacida en 1960, Inmaculada Alvear es doctorada en Historia y forma parte del fecundo colectivo de autores Teatro del Astillero. Actualmente trabaja como adjunta a la dirección de la Muestra de Teatro de las Autonomías Villa de Madrid. El Premio Calderón de la Barca está dotado con 9.015,18 euros y la posibilidad de edición de la obra. La convocatoria, a la que en esta edición se han presentado 43 títulos, considera autor novel todo aquel que no haya estrenado de forma pública más de una obra. EXCELENTE TRADUCCIÓN DE MOZART ANTONIO IGLESIAS N o es fácil escuchar un mozart tan sabiamente expuesto, equilibrado, con su sonoridad tan especial, jamás gruesa, pero sí con sustancia, es decir, vital como nunca. Nelson Freire, prestigioso pianista brasileño, fue solista espléndido en el Concierto para piano y orquesta K. 271, intitulada Jeunehomme pues, aunque los ornamentos aparezcan algo rígidos, eso no hace al caso en un intérprete que luce unos dedos infalibles y tan claros como para paladear todas las notas del perlé más envidiable. La técnica grande del gran pianista que es Freire se refleja en su sabia administración de los pedales, por ejemplo, o en esa holgura de un fraseo tan mozartiano que torna en fácil lo que en realidad es tan difícil. Nuestro joven director, Lorenzo Ramos, llevó a los profesores de la OCNE con lograda justeza, muy compenetrado con la versión de un piano perfectamente equilibrado. tración más palmaria editada en lengua castellana de que en la comida las modas pasan y los buenos alimentos permanecen ABC MADRID. Comer es un placer. Lo saben bien quienes hacen de este hecho mucho más que un simple gesto de necesidad para sobrevivir. El libro que ha publicado la Fundación Wellington, por cierto de bella estampa, corrobora lo dicho y con una firma, la de Julio Camba, escritor del que en este caso se ha elegido La casa de Lúculo o el arte de comer Un libro que al margen del placer de la gastronomía cuenta con el de las palabras que también pueden disfrutar los lectores. De muchacho intrépido pasó a periodista comprometido, si bien fue hombre positivista cuya obra estuvo ligada al humor. Su nombre está unido al de ABC y basta husmear en las hemerotecas para encontrar algunos de sus mejores artículos. Pero centrándonos en el libro que reaparece para delicia de quienes quieran recordarlo o conocerlo- -hay tantos libros dedicados a la gastronomía que no tienen que ver demasiado con el que nos ocupa- que resulta bueno decir en palabras de Manuel Moratiel, patrono de la Fundación Wellington, que Camba es un autor al que las cosas de la comida deparan un grandísimo pretexto, una soberbia excusa, para sacar a flote su enorme talento creativo, su formidable talla literaria Y lo explica: Hoy cuando cuando los libros de comida baten récord, cuando las guías, los recetarios, los folletos inundan los hogares, La casa de Lúculo constituye la demostración más palmaria editada en lengua castellana de que en la comida las modas pasan y los buenos alimentos permanecen Julio Camba ABC Excelente adecuación Pepe Fernández, fallecido hace unos días, fue un violinista de bien ganado renombre y, como profesor- fundador de la ONE, se le dedicaban estos conciertos. Descanse en paz quien supo equilibrar su vida profesional con una personalidad en la que anidaba todo lo bueno. Excelente la adecuación de la Misa en Do K. 427 (417 a) soberbia composición, cuyos perfiles interpretativos siempre resultan problemáticos para el coro, la orquesta, los solistas y no digamos para el director. Ramos, notoriamente penetrado de sus detalles, múltiples hasta lo increíble, los resolvió todos con gesto fácil y mando segurísimo, al que cabe pedir una todavía más desenvuelta gesticulación. Por encima de contadas inestabilidades, es músico, y sus resoluciones vienen dadas por una seriedad conceptual. Contó con un magnífico cuarteto solista: las sopranos Deborah York y Laura Alonso, el tenor Christian Elsner y el barítono Karsten Mewes. Señalar los contrastes del coro y la orquesta en el Qui tollis los de los cantantes cuando el Domine o el fugato del sobrebio Hosanna Es imprecisa referencia olvidar tantos otros momentos de esta excelsa Misa tan excelentemente llevada por Lorenzo Ramos quien, no es casualidad, es el director, precisamente del Coro Nacional de España, y merecedor del éxito total de un gran concierto. Al margen del placer de la comida, esta obra cuenta con el de las palabras, que pueden disfrutar los lectores Después de leerlo, uno se reafirma en que ninguna comida es indigesta, pesada y da acidez afirma Vicent rresponsal que fue en en París, Londres, Nueva York, Roma o Lisboa, tenía no obstante, sus manías en la mesa. Le molestaba, por ejemplo, que asistieran señoras a un almuerzo o cena, porque de este modo no se le servía el primero, pero en cuanto a lo que iba a comer gustaba de los manjares sencillos. El chico que se escapó de su natal casa gallega cuando sólo tenía 13 años para irse a la lejana Argentina, acabó viviendo los últimos doce años de su vida en el hotel Palace de Madrid en una habitación, modesta dentro de lo que cabe, que Juan March le pagó durante todo ese tiempo, según ha quedado como una certeza, tras una frase que el magnate le dirigió y que le permitió responder con esa petición, que fue satisfecha. Durante su existencia conoció tiempos duros, pero el los contrarrestó con su humor y su amor a la vida. La ópera Gaudí de Joan Guinjoan, galardonada por la SGAE ABC MADRID. La ópera Gaudí del compositor Joan Guinjoan (Riudoms, 1931) fue ayer galardonada con el Premio Daniel Montorio, que concede la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) para reconocer una creación musical interpretada dentro de una obra teatral, una ópera, un espectáculo de zarzuela, opereta, revista o comedia musical. En esta ocasión, los integrantes del jurado han resaltado el extraordinario valor de la ópera Gaudí a la que han definido como obra de madurez en la que converge su experiencia musical acumulada durante una larga trayectoria creativa Guinjoan recibirá el premio en febrero de 2005, cuando la entidad de gestión celebre su anual Noche de los Autores. Destacado miembro de la denominada Generación del 51, Guinjoan es obligada referencia en la música catalana de la segunda mitad del siglo XX hasta la actualidad. Aunque compuesta entre 1989 y 1991 por encargo de la Olimpiada Cultural de Barcelona, Gaudí se estrenó, en el Teatro del Liceo, el pasado 28 de octubre. Un buen momento Parece un buen momento, el navideño mes de diciembre, cuando nadie recordaba haber oído hablar de comida a un hombre que procuró deleitar su paladar al máximo, para la publicación exquisita de una obra que Miguel Calatayud y Alejandro H. Azorín han ilustrado de modo magistral. Con respecto a la glosa que Manuel Vicent hace de la obra, la primera fase es sumamente aclaratoria y amorosa para la comida: Después de leer La casa de Lúculo de Julio Camba uno se reafirma en que ninguna comida es indigesta, pesada y da acidez de estómago. Quienes dan acidez son ciertos comensalese con los que uno, a veces, no tiene mas remedio que compartir la mesa Camba, co- La casa de Lúculo o el arte de comer de Julio Camba. Ed. Fundación Wellington. 293 pág.