Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 4 12 2004 Sociedad 55 Salud SALUD PÚBLICA CALEIDOSCOPIO JOSÉ MARÍA FERNÁNDEZ- RÚA VACUNA PARA EL SIDA n un escenario mundial en el que más de sesenta millones de hombres, mujeres y niños han contraído la infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) y de los que más de un tercio han fallecido, se hace más necesaria que nunca una vacuna para el sida. Veinticinco años después de haber sido identificada la causa de esta epidemia, que supone más de cinco millones de nuevas infecciones cada año, todavía no se ha encontrado una respuesta eficaz para prevenir la enfermedad. Desde un punto de vista científico, la consecución de una vacuna es factible y aunque durante los dos últimos años el desarrollo de preparados terapéuticos o profilácticos ha sido objeto de innumerables esfuerzos por parte de acreditados investigadores, como el profesor Robert Gallo, no se espera ningún avance inminente. Mientras el sida entra en la tercera década, algunas posturas acomodaticias en los países desarrollados está favoreciendo la idea errónea de que el desafío de conseguir una vacuna está solucionado. Y no es así. Varias multinacionales farmacéuticas han puesto en marcha ensayos con humanos, pero todavía están en fases muy iniciales tras el fracaso de otros preparados que habían alimentado la idea de lograr la vacuna adecuada. E Las gasolineras son una fuente de benceno, aunque en concentraciones que no son dañinas para la salud de las personas ABC La exposición a bajos niveles de benceno produce daños en las células sanguíneas Un estudio cuestiona los límites máximos establecidos como seguros A. AGUIRRE DE CÁRCER MADRID. Los científicos y los organismos oficiales que velan por la salud pública no tenían ninguna duda de que la exposición a dosis elevadas de benceno, un compuesto químico utilizado en muchas industrias, aumenta el riesgo de leucemia y tiene efectos tóxicos en la médula ósea. Sin embargo, los efectos del benceno a dosis bajas eran prácticamente desconocidos. En un estudio publicado ayer en Science científicos de varios centros oficiales chinos y del Instituto Nacional del Cáncer de EE. UU. detallan que en dosis consideradas aceptables el benceno puede des- truir las células sanguíneas. Ese equipo de investigadores analizó los niveles de glóbulos blancos de 250 trabajadores de una fábrica de calzado en Tianjin (China) que habían estado expuestos a distintos niveles de benceno, superiores e inferiores a la dosis máxima aceptable en los puestos de trabajo de EE. UU. (1 parte por millón) Los resultados se compararon con los obtenidos tras examinar muestras de 140 empleados chinos de una fábrica de ropa, que no tenían exposición al benceno. Los científicos detectaron defectos sanguíneos exclusivamente en los trabajadores expuestos a ese compuesto químico, incluidos los 160 que estuvieron en contacto con dosis inferiores a 1 ppm. Gran parte de la toxicidad se detectó en las células progenitoras que originan los distintos tipos celulares de la sangre. Se observó además que el daño era superior en los trabajadores con variantes genéticas que afectaba a la enzima mieloperoxidasa, que ya había sido asociada a daños sanguíneos. La exposición a benceno procede de varias fuentes: el humo del tabaco, los vapores de la gasolina o la contaminación. Sin embargo, las dosis peligrosas se detectan en instalaciones industriales donde se utiliza como disolvente.