Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 4 12 2004 Sociedad 53 Salud Los riesgos de una cirugía Las primeras cesáreas se realizaron en el mundo 700 años antes de Cristo, La antigua Roma autorizaba a abrir el vientre de la madre para sacar al bebé si la madre moría durante la gestación o el parto. Pero no fue hasta 1581 cuando se intentó, sin éxito, la primera cesárea de una mujer viva. A finales del siglo XIX las intervenciones por cesárea se empezaron a generalizar para afrontar partos de extrema complejidad. En estos momentos la cesárea sin embargo da una sensación de más seguridad. Las complicaciones para la madre no son despreciables y se asemejan al de cualquier cirugía compleja que deben valorarse en cada caso. Sin embargo, mujeres con problemas cardiovasculares sufren más con un parto vaginal. Infecciones, hemorragias, estreñimiento, problemas con la anestesia, mayor riesgo en cirugías posteriores (histerectomía, operaciones de vejiga... y más tiempo de recuperación en el hospital. El bebé tampoco está exento de riesgos, aunque el riesgo sea casi marginal. Uno de ellos es el peligro de que durante la incisión del útero se le cause algún daño. identificando a madres a las que no se les había detectado riesgos médicos o complicaciones en su embarazo. Las primíparas (mujeres que nunca habían dado a luz) con más de 34 años eran las que tenían más probabilidades de pasar por una cesárea innecesaria (casi uno de cada cinco nacimientos en 2001) También se comprobó un aumento entre las madres menores de 30 años a las que no se había diagnosticado riesgos. Aunque en el caso de las primíparas de más 40 años las probabilidades de que su hijo naciera por el abdomen era cinco veces superior al de las madres de entre 20 y 24 años. Sólo el 20 por ciento de las españolas amamanta a sus hijos después de los primeros seis meses ABC Mamar la solidaridad MONTSERRAT LLUIS Una intervención de riesgo La Sociedad Española de Ginecología recuerda que la cesárea no es una alternativa más para afrontar un parto, sino una intervención quirúrgica en toda regla que no está exenta de complicaciones. En ese supuesto sólo debería practicarse en situaciones de riesgo concretas tanto para la madre como para su hijo. Esta sociedad científica cuenta con un protocolo donde se recogen las indicaciones de esta cirugía (cesáreas anteriores, enfermedades de la madre, peligro para el bebé... A los riesgos de cualquier cirugía, se suman otros menos conocidos que han sacado a la luz investigaciones recientes. Existen estudios que, incluso, relacionan las cesáreas con problemas de infertilidad. Un trabajo, publicado en la revista médica Human Reproduction con 7.000 británicas, afirma que las mujeres que dan a luz por cesárea tardan casi el doble de tiempo en quedarse embarazadas que las que han tenido un primer parto de forma natural. Los autores del estudio de la Universidad de Bristol advierten que ese retraso podría deberse al trauma provocado por la operación o que, efectivamente, la probabilidad de quedar embarazada tras una cesárea es mucho menor que tras un parto convencional. MALLORCA. Dicen los pediatras que la leche materna reduce el riesgo de obesidad, diabetes, hipertensión, alergias, hasta de muerte súbita, y que, por sus aminoácidos, ayuda al bebé a ser más inteligente a los siete años, su desarrollo cognitivo será un 5 superior al del criado con biberón. Sin embargo, sólo el 20 de las españolas continúa amamantando a sus hijos después de los seis primeros meses. Mónica Velázquez, monitora de la Liga de la Leche, culpa a la falta de interés, apoyo e información de las parturientas, a sus obligaciones laborales y a las presiones que reciben en una etapa de desajuste emocional. Sólo algunas mujeres sufren déficit hormonal o problemas en la glándula mamaria. Y pensando en sus hijos, el pediatra Sergi Verd se propuso abrir un banco de leche materna con la colaboración del Banco de Sangre y Tejidos de las Islas Baleares. La Asociación Balear de Amamantamiento Materno se ha encargado de buscar mujeres lactantes dispuestas a donar. Ya ha encontrado 35. Lo primero que aclaran a las candidatas es que no se trata de dar la leche que les sobra. Tampoco de que sus recién nacidos compartan su comida en una etapa de crecimiento decisiva. Al contrario. Como sucede con la sangre, el organismo es capaz de reponer la cantidad que se extrae. Y con propina. Cuanto más das, más produce la hormona prolactina aclara la presidenta de la organización, Joana María Moll. Otra similitud con las transfusiones: del mismo modo en que nadie puede comprar un litro de sangre, Pedido bajo receta Las suministradoras del banco deben hacerse previamente un análisis de sangre para comprobar que están libres de infecciones que pudieran transmitirse al bebé. Se excluye a las mujeres que tomen medicamentos, fumen, consuman alcohol o cafeína, y no se remuneran. No pueden llevar más de seis meses amamantando. En el banco se analiza la leche y se congela a 80 grados bajo cero. Mallorca cuenta con el primer banco español de donantes de leche materna dirigido a bebés prematuros tampoco se despacha leche. Ha de ser el pediatra quien la recete Fundamentalmente, a niños prematuros con madres que no tienen leche. Sus componentes inmunológicos les protegen frente a la enfermedad y, al ser más fácil de asimilar, permite iniciar la alimentación antes que con preparados en polvo. El tubo digestivo se esfuerza mucho menos asiente el doctor Gayá, director técnico del Banco de Tejidos. Aún hay más: las criaturas amamantadas corren un riesgo veinte veces menor de sufrir necrosis intestinal. Las donantes del banco balear no cobran en euros, pero sí se llevan la enriquecedora experiencia de devolver la sonrisa a un bebé. Silvia está encantada de poder ayudar pese a haber tenido que someterse a un análisis de sangre y recibir una clase para aprender a extraerse la leche. Porque, para donarla no basta con tener buen corazón. Se ha de estar libre de enfermedades que pudieran agravarse o transmitirse a los receptores: hepatitis, sífilis, sida... Tomar medicamentos también es un factor de exclusión. Y cualquier droga cotidiana. No se puede beber alcohol, fumar, ni siquiera tomar café. Son sustancias que a un niño sano quizá no le afectarían, pero en un prematuro pueden resultar nocivas precisa Gayá. También pensando en estos bebés tan delicados, se exige que las donantes no lleven más de seis meses de lactancia. Moll aclara el motivo: La composición de la leche va variando para adaptarse a las necesidades de cada etapa de crecimiento Las primeras semanas es más nutritiva y rica en elementos inmunológicos. Justo la que precisan los prematuros. Una señora llegó a dar 45 litros, pero la media diaria se aproxima más a los cien centímetros cúbicos, obtenidos en tandas de unos veinte minutos tras alimentar al niño. Un mensajero pasa a recoger la cantidades almacenadas durante una semana y las lleva al banco, donde se analizan y mezclan con las aportaciones de otras mujeres. Congelada a 80 grados bajo cero, la leche puede conservarse un año. Antes, la solicitarán desde un hospital o consulta pediátrica.