Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
46 SÁBADO 4 12 2004 ABC Sociedad ELENA SALGADO Ministra de Sanidad y Consumo El clero puede hacer consideraciones morales, pero no científicas Eutanasia, preservativos o sida han sumado al Ministerio de Sanidad al enfrentamiento con la Iglesia. No son las únicas batallas, el nuevo Plan de Farmacia le ha enfrentado a todo el sector TEXTO: N. RAMÍREZ DE CASTRO, GONZALO ZANZA FOTO: GONZALO CRUZ ¿No hubiera sido mejor esperar a la reforma de la Ley del Medicamento para reducir el precio de los fármacos y abordar el Plan Estratégico de Farmacia? -No lo hemos hecho de forma caprichosa. Llegamos a dos conclusiones: los ahorros no están siendo los previstos y se está penalizando específicamente a determinadas industrias. Esas dos cuestiones nos han movido a actuar y a tratar de interferir lo menos posible en la situación relativa de unas industrias respecto a otras. ¿Se tiende a proteger a laboratorios nacionales, y catalanes en concreto, en detrimento de las grandes multinacionales? -Niego la mayor. La reducción de precios es del 4 sobre todos los medicamentos existentes en el mercado que llevan más de un año, absolutamente proporcional al volumen de ventas. Si creemos que es verdad lo que dicen las multinacionales, que colocan más productos nuevos en el mercado o que innovan más, tendríamos que decir que esta exclusión del primer año sigue beneficiando a las multinacionales. Hemos optado por una medida neutra, con respecto a la situación de mercado de cada una de las empresas y que excluye a medicamentos que llevan menos de un año en el mercado para ayudarles a financiar esa primera fase de la investigación. ¿Puede mantener el Ministerio una política farmacéutica con el rechazo de todos los sectores? -El rechazo hay que considerarlo con matices. Contábamos con que a la industria no le iba a gustar una rebaja generalizada de los precios. No le ha gustado en el Reino Unido, en Francia o en Alemania. Sin embargo, ha propuesto una medida similar en Italia, donde los laboratorios han ofrecido al Gobierno italiano una reducción generalizada del precio de los medicamentos del 6,5 para aportar su granito de arena a un crecimiento excesivo del gasto farmacéutico. Queremos convencerles de que estas medidas contribuyen a estabilizar la situación. Nada ganarán las empresas farmacéuticas si no se les pueden pagar las facturas. ¿Existe un riesgo real de deslocalización como dicen los laboratorios? -No habrá ningún problema, aunque entiendo que es un argumento legítimo. Si la industria fue capaz de sobrevivir durante 2004, cuando algunas de sus empresas redujeron sus cifras de venta en un 27 no tenemos ninguna duda de que serán capaces de asumir el coste de las nuevas medidas. -El Instituto de Salud Carlos III ha cuantificado en más de 33 millones de euros el dinero que la industria farmacéutica debe todavía al Estado. ¿Va a tomar medidas legales? -Es difícil, cuando el acuerdo suscrito entre el anterior Gobierno y Farmaindustria no tenía ninguna virtualidad legal. Ante un posible incumplimiento, no había ninguna posibilidad legal de exigir lo prometido. ¿Responsabiliza al PP de haber perdido los 33 millones? -Desde luego vamos a reclamarlos. Lo único que digo es que no tenemos instrumentos legales para hacerlo. ¿Es un fraude de ley? -No, porque no tenía ninguna virtualidad legal. Soy optimista y creo que Farmaindustria pagará. -Todos los sectores dan cifras diferentes de ahorro. -Si pudieramos ahorrar los 1.000 millones que dice Farmaindustria o los 1.200 que plantean los farmacéuticos conseguiríamos un éxito absoluto. No soy tan optimista y creo que las cifras son menores. Todas las cantidades surgen de estimaciones. Los cálculos que hace la industria son maximalistas y no coinciden con los nuestros, e igual sucede con los de las farmacias. Esperamos un ahorro de 341 millones de euros en 2005 y de 250 en 2006. -El incremento del gasto farmacéutico está ahora en torno al 7 uno de los más bajos en los últimos años. ¿Funcionaron las medidas del PP? -Si se compara con el 12,5 del 2004 es una mejora considerable y se puede atribuir a la entrada del sistema de precios de referencia del PP, pero también a actuaciones de las Comunidades Autónomas, a los visados y a que el incremento de población ha sido inferior respecto a 2003. Es innegable que el sistema de precios de referencia ha tenido efecto, aunque menos del previsto. Deseamos que algunas de esas variables se mantengan en el futuro. Cuando hablamos de reducir el gasto farma- Nadie piensa que el gasto farmacéutico va a disminuir. Lo único que deseamos es que se desacelere Respeto la faceta profesional de Ana Pastor, pero he variado de opinión respecto a su forma de hacer política céutico nos referimos a rebajarlo. Nadie piensa en este momento ni en este Ministerio que el gasto en recetas va a disminuir. Lo único que deseamos es que su crecimiento se desacelere. ¿Va a recomendar al Ministerio de Economía una subida importante de los impuestos sobre el tabaco para reducir su prevalencia? -No. El ministro sabe mi opinión, basada en la evidencia de los datos: allí donde se ha incrementado el precio del tabaco de forma importante el consumo ha disminuido. Con esa información adoptará la decisión que estime conveniente. A mis compañeros de gabinete yo no les recomiendo nada. ¿Aunque sea un incumplimiento del programa electoral? -Bueno, el programa electoral dura una legislatura. -El Ministerio de Sanidad se ha situado en el punto de mira de la Iglesia católica; aborto, investigación con embriones, promoción del preservativo, píldora poscoital... ¿Cómo valora las relaciones entre Gobierno e Iglesia católica? -No me gusta hablar de Iglesia católica sino de jerarquía eclesiástica, que en España tiene una posición que no coincide con los criterios del Ministerio, que son de salud pública. En algunos casos su postura es injusta. Afir-