Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 4 12 2004 Internacional 29 Esta semana, la OTAN terminó su tarea en Bosnia sin lograr la captura de los dos criminales de guerra más buscados y escurridizos, protegidos por Serbia desde 1995 Planes de película para cazar a dos fantasmas, Karadzic y Mladic TEXTO: SIMÓN TECCO. CORRESPONSAL LIUBLIANA. El mayor fracaso de la misión militar de la Alianza Atlántica en Bosnia- Herzegovina (SFOR) que concluyó el pasado jueves, fue no capturar a los dos criminales de guerra más buscados desde la II Guerra Mundial: el ex líder político serbobosnio Radovan Karadzic y su lugarteniente, el general serbio Ratko Mladic. Hubo capacidad militar, pero no voluntad política repiten con frecuencias los analistas. Su captura es también el mayor desafío de la nueva misión Althea que desde el jueves dirige la Unión Europea (Eufor) La pregunta es si hoy existe o no esa voluntad política. La primera acusación presentada por el Tribunal Penal Internacional contra Karadzic y Mladic data del 25 de junio de 1995, pero siguieron en sus cargos hasta finales de 1996. A partir de ese año, Karadzic pasó a la clandestinidad. Si desaparece, no lo perseguiremos fue la promesa que le hizo el Gobierno de Estados Unidos, sostiene su esposa. Mientras, Mladic permaneció en la nómina de oficiales en activo del Ejército yugoslavo hasta 2001 y hasta 2002 en el Ejército de la entidad serbobosnia, la República Srpska. En 2001, el actual primer ministro serbio, Vojislav Kostunica, entonces presidente de la ex Yugoslavia, lo pasó a la reserva con una buena jubilación. Mladic vivió durante años en Belgrado sin ser molestado, mientras las autoridades serbias repetían, y siguen repitiéndolo, no saber dónde se hallaba. Karadzic, por su parte, ha permanecido escondido en Pale o en las montañas bosnias, protegido por unidades de las fuerzas especiales serbobosnias y sostenido por una red logística y financiera que el representante europeo en Bosnia, lord Paddy Ashdown, intenta hoy desarticular. Radovan Karadzic ABC Mladic vivió años en Belgrado, mientras las autoridades serbias repetían no saber dónde se encontraba de las unidades de elite británicas, el SAS, con el apoyo aéreo de la OTAN. Según el diario, el plan llevaría el nombre de Waterloo para la captura de Karadzic y Waterloo- M para la de Mladic. Ambos estarían en Bosnia. En la primera fase, seis comandos del SAS se lanzarían en paracaídas a 10 kilómetros del objetivo y un F- 15 que despegaría de la base aérea de Aviano (Italia) les daría cobertura. Mientras, un helicóptero tipo Chinook con tres unidades de paracaidistas- -dos de asalto y una de apoyo- -partiría de la base de Divulje, cerca de Split (Croacia) con la tarea de desembarcar en las inmediaciones y cercar el objetivo. Para culminar la operación, desde un portaaviones norteamericano anclado en aguas del Adriático partiría un helicóptero tipo CH- 53 D, con comandos que se sumarían a la unidad de asalto del SAS. Sólo en este momento se iniciaría el ataque. Verdadero o no, la publicación de este supuesto plan tiene como fin poner a prueba esa voluntad política. Si Eufor y los 350 efectivos de la OTAN que han permanecido en Bosnia para su captura vuelven a fracasar, la misión quedará inconclusa y el país no podrá relegar a los desvanes de la historia un conflicto que registró más de 200.000 muertos. Informado por topos Desde 1997, cada año se repiten operaciones de la OTAN para su captura con aparatosos despliegues, siempre coronadas con el fracaso y no pocas veces con historias trágico- cómicas. En 2002 se descubrió que un oficial francés, Hervé Gourmelon, comunicaba a Karadzic, con la debida anticipación, el inicio de cada operación. Pero no era el único topo, porque el ex líder serbobosnio sigue bien informado. El diario Politika de Belgrado publicó en su edición del jueves, con todo lujo de detalles, lo que sería un plan secreto para la captura de Karadzic y Mladic. Operación que estaría cargo