Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 4 12 2004 Internacional 27 Tres iraquíes planearon matar a Alaui en Berlín BERLÍN. El fiscal general alemán, Kay Nehm, confirmó ayer la detención de tres iraquíes- -presuntos miembros del grupo terrorista Ansar al Islam- -que habían planeado asesinar al primer ministro interino iraquí, Iyad Alaui, en visita oficial en Berlín. Durante el análisis de unas escuchas telefónicas se multiplicaron los indicios de un proyecto de atentado declaró Nehm. Pese a todo, la visita de Alaui se desarrolló con cierta normalidad. El canciller germano, Gerhard Schröder, ofreció al primer ministro iraquí una mayor contribución de Alemania para la reconstrucción de Irak, que incluye la formación de expertos para la destrucción de minas y equipos de combate, pero reiteró que su país no tiene ninguna intención de enviar tropas. Por otro lado, en el marco de la ofensiva diplomática lanzada en vísperas de las próximas elecciones, el presidente interino iraquí, Ghazi al- Yawar, se entrevistará el próximo lunes con el presidente George W. Bush en la Casa Blanca, después de visitar previamente al premier británico, Tony Blair, en el Reino Unido. Una iraquí llora frente a un soldado norteamericano tras el atentado con coche bomba junto a una mezquita chií EPA Sesenta hombres de Al- Zarqaui asaltan a tiros una comisaría en Bagdad Dos atentados contra policías y chiíes provocan 26 muertos en la capital b El atrevimiento y la coordina- ción del ataque a la comisaría de Al Amel ponen de manifiesto la operatividad de la insurgencia y la escasa vigilancia policial ABC BAGDAD. A menos de dos meses de las elecciones previstas en Irak para el próximo 30 de enero, Bagdad sufrió ayer dos sangrientos atentados reivindicados por el grupo del temible terrorista jordano Al- Zarqaui, que causaron la muerte de al menos veintiséis personas. Ataques que ponen de manifiesto la inseguridad que continúa sufriendo el país, y que plantean asimismo la sospecha de que el reciente asalto a Faluya haya dispersado por Bagdad y otras ciudades a los rebeldes que antes se habían hecho fuertes en el antiguo bastión de la insurgencia. Los atentados se dirigieron contra dos de los blancos preferidos por la guerrilla: policías y chiíes. En este día sagrado, los leones de la Organización de Al Qaida en el país de Rafidaín (Mesopotamia) golpearon los reductos de los apóstatas que han vendido su religión y su honor a bajo precio afirma un comunicado del grupo en un sitio de internet, cuya autenticidad no ha sido confirmada, pero que describe los ataques contra la Policía en el barrio de Adamiya y contra la comisaría de AlSaidiya situada en el barrio popular Al- Amel, del oeste de Bagdad. Doce policías murieron y cinco per- sonas resultaron heridas cuando un numeroso grupo armado atacó la comisaría de Al- Amel, en tanto que catorce murieron y diecinueve fueron heridos en un atentado suicida con coche bomba en Adhamiya, según fuentes médicas iraquíes. Pero, aparte de la abultada cifra de muertos, lo inquietante para las autoridades iraquíes es la forma en que las operaciones han sido llevadas a cabo. Y es que unos sesenta hombres, armados hasta los dientes y perfectamente coordinados, llegaron a la comisaría en automóviles, minibuses y taxis, como si se tratase de una castrense excursión. Una muestra no sólo de un alto grado de organización de la insurgencia, sino también de un bajo nivel de vigilancia de las actuales autoridades iraquíes. El segundo ataque fue, si cabe, aún más brutal. Un suicida hizo estallar el coche bomba en el que viajaba. Tras la explosión, se incendiaron dos vehículos. Y cuando los vecinos que se encontraban por los alrededores corrieron a apagar las llamas, una segunda explosión mató a catorce personas y provocó graves daños a una cercana mezquita chií. Este doble ataque se produce dos semanas después de que las tropas estadounidenses anunciaran el fin del asalto lanzado el 8 de noviembre contra el bastión suní de Faluya, al oeste de Bagdad. Y pocos días después de que AlZarqaui pidiera a sus seguidores a tra- El secretario general de la OTAN inaugura la sede de la Alianza en Irak BRUSELAS. El secretario general de la OTAN, Jaap de Hoop Scheffer, inauguró ayer el cuartel general de la OTAN en Irak, donde la Alianza prevé ampliar antes de fin de año su misión de adiestramiento a altos oficiales de las nuevas fuerzas de seguridad iraquíes. En su primera visita a ese país, De Hoop Scheffer se entrevistó con el ministro de Exteriores, Hoshyar Zebari, con los embajadores de los países miembros de la OTAN y con el general estadounidense David Petraeus, jefe de la misión de adiestramiento de la Alianza. El secretario general, que llegó el jueves por sorpresa a Bagdad, quería conocer de primera mano la situación de seguridad en esa capital y las necesidades sobre las que actuaría la Alianza. La visita se produce poco después de que el Consejo Atlántico, máximo órgano de la OTAN, aprobara el plan operativo y la financiación para ampliar la misión de entrenamiento en Irak. vés de internet que prosiguieran e intensificaran los ataques. Cuando Faluya era un bastión de la guerrilla, allí tenía su cuartel general Omar Hadid, presunto lugarteniente de Al- Zarqaui que tenía a sus órdenes a unos 2. 000 combatientes. Hadid cayó en manos de los militares norteamericanos, pero su red insurgente parece estar aún plenamente operativa. Ese grupo se habría convertido en la principal organización de la guerrilla en la ciudad de Mosul, y está muy presente en el denominado Triángulo de la muerte situado al sur de Bagdad, según testimonios de los habitantes de esta zona. Los chíies son el principal blanco de la banda de Al- Zarqaui, que los considera apóstatas blasfemos a las órdenes de los estadounidenses y que actúa siguiendo los dictados de los más fanáticos integristas suníes. Ataques contra las tropas Por otro lado, continúan sin tregua los ataques contra las fuerzas norteamericanas. Un soldado estadounidense murió ayer en las cercanías de Kirkuk (250 kilómetros al norte de Bagdad) cuando el convoy militar en el que viajaba fue atacado con una bomba. Al tiempo que en Mosul (400 kilómetros al norte de Bagdad) se registraron al menos dos ataques, uno contra un convoy militar y otro contra un edificio del gobierno provincial. Según la televisión Al Yasira, los ataques causaron la muerte de seis personas y heridas a otras 17, todos ellos civiles.