Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 4 12 2004 Nacional 15 El cabo Matías junto a las herramientas que utiliza en su trabajo Uno de los guardias civiles que participó en el rescate de dos ex etarras en Sierra Nevada relata que pasaron la noche en un refugio y que no notó nada extraño en ellos. Se comportaron como cualquier montañero, aunque eran bastante reservados El cabo Matías lo volvería a hacer TEXTO: ROCÍO MENDOZA FOTOS: J. ORTIZ GRANADA. El cabo Matías, uno de los agentes de la Benemérita que participó en el rescate, en Sierra Nevada, de dos montañeros condenados en su día por pertenencia a ETA, relató sus experiencias a este periódico para dejar claro, ante todo, que lo volvería a hacer mañana mismo Precisamente el cabo Matías no es un primerizo en el trato con los abertzales, ya que estuvo destinado en Pamplona y allí tuvo oportunidad de rescatar, puesto que es su oficio, a más de un radical que luego me ha seguido mandando botellas de vino De Pamplona era, precisamente, el montañero accidentado más grave en Sierra Nevada: un joven llamado Pablo, de 26 años, que tenía una clavícula rota, además de varias heridas en el cuerpo y la cabeza. Su acompañante, un joven vasco, de Portugalete, se encontraba en buen estado físico. Los guardias del Servicio de Rescate de Montaña, entre los que estaba el cabo Matías, tuvieron que pasar la noche con los heridos hasta que el helicóptero pudo bajar a rescatarlos. La noche transcurrió sin grandes incidencias, según han relatado. El agente ha nega- do que tuvieran que dar calor al herido con su propio cuerpo, como apuntaron algunas informaciones, entre otras cosas porque ellos iban muy bien equipados, y nosotros llevábamos mantas térmicas Uno durmió fuera del refugio El cabo Matías también destacó que los jóvenes no le parecieron extraños en ningún sentido y que tuvieron con ellos un trato y una conversación normal, como cualquier otro montañero Sí reconoció que, quizás, fueran ambos un poco secos o reservados, pero tampoco se extrañaron de ello porque en situaciones difíciles cada uno reacciona a su manera Tampoco le pareció raro que el montañero que estaba sano prefiriera dormir fuera del refugio, puesto que alegó que se sentía mal en los espacios cerrados y con mucha gente. Otra anécdota es que uno de los accidentados confundió el chaquetón de un guardia con el suyo, y los agentes bromearon con él diciéndole que lo iba a lucir en su pueblo. El joven respondió que él era de Pamplona El subdelegado del Gobierno en Granada, Antonio Cruz, se refirió a la paradoja del incidente, en el que la Guardia Civil se jugó el tipo en el salvamento, peligroso, de dos personas del entorno de la banda terrorista ETA Cruz subrayó que los agentes actuaron como actúan siempre, independientemente de la condición de la persona que necesita su ayuda No es la primera vez que este agente ha tenido que rescatar de la montaña a algún radical abertzale