Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 3 12 2004 Deportes HOY ARRANCA LA FINAL DE LA COPA DAVIS 109 El otro Nadal, entre España y el Numancia Miguel Ángel, futbolista del Mallorca, podrá ir a ver jugar a su sobrino- desde niño se veía que tiene un don -si Cúper no le convoca para enfrentarse al conjunto soriano R. ARROCHA SEVILLA. Miguel Ángel Nadal, ex jugador del Barcelona, internacional en 62 ocasiones y hoy futbolista del Mallorca, presume de ser el tío de Rafael Nadal. Y más estos días, en los que el tenista mallorquín es la gran atracción de la final de la Copa Davis y la esperanza española. El defensa del Mallorca habló con ABC y recordó los comienzos de su sobrino. Cuando era niño ya se le veía que tenía unas condiciones muy importantes para jugar al tenis, como un don especial. Ganaba torneos y algo te podías imaginar... aunque también es cierto que cuando uno es un niño no hay que obsesionarse con el deporte porque sabes que esas condiciones se pueden estropear en cualquier momento No puede disimular en su voz la alegría que siente por el protagonismo creciente de su sobrino. Formamos una familia muy unida y por supuesto que estamos muy orgullosos de él. Sobre todo porque está contento con lo que hace. La mayoría de sus familiares verán los partidos en Sevilla, aunque yo todavía no sé si voy a poder estar, pues dependerá de si voy convocado o no para el partido contra el Numancia. Si al final voy espero que nos tire un cable para las entradas (afirma entre risas) De todas maneras esto es como todo, me gusta el tenis, se juega en nuestro país y, para colmo, juega mi sobrino en los tres partidos... ¿Qué más se puede pedir? Precisamente fue Rafael quien le llamó para comunicarle de primera mano la buena nueva. Yo tengo una muy buena relación con él, hablamos mucho; y fue él quien me llamó y me dijo que iba a jugar los tres partidos. Antes yo jugaba algo al tenis con él, pero ya hace tiempo. Sería jodido para mí jugar contra Rafa ahora (risas) ¿Si me recuerda a mí? Es que son deportes totalmente distintos. Sí que tiene una ambición importante y un carácter muy bueno para triunfar, pero no se puede comparar. ¿Consejos? Más que pedírmelos a mí lo que tiene que hacer es pedírselos a la gente que está próxima a él, aunque eso no quita para que hablemos de deportes Tres finales en cinco años con tres generaciones diferentes D. P. SEVILLA. El tenis español estuvo cien años soñando. En un siglo sólo fue capaz de disputar dos finales de la Copa Davis (1965 y 1967) Eran los tiempos de Manolo Santana, Luis Arilla, Juan Gisbert, Juan Manuel Couder y hasta de un juvenil Manolo Orantes. Los gloriosos sesenta (habría que añadir a la nómina al profesional Andrés Gimeno) década de eclosión del tenis en España. Sólo hubo un par ded problemillas: que Australia generó por esa misma época algunos de sus más extraordinarios jugadores (Newcombe, Stolle, Emerson) y que el sistema de competición favorecía al campeón, que siempre jugaba en su casa y elegía superficie. Por supuesto, hierba. Tras aquellos años de gloria llegó la sequía, la travesía del desierto. La Davis se convirtió en la asignatura pendiente. Por fin, en 2000 una generación de plena madurez deportiva- -Albert Costa y Alex Corretja- -junto al recién llegado Ferrero lograba lo que parecía imposible. Y aquello que casi parecía un milagro se convirtió casi en rutina. Desde entonces, tres finales (el año pasado se cayó en Australia) y la segunda Ensaladera muy cerquita. Tío y sobrino cuando la estrella era Miguel Ángel; ahora... ABC