Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
70 Espectáculos VIERNES 3 12 2004 ABC VIERNES DE ESTRENO Las veinte más vistas de España Los increíbles Bridget Jones: sobreviviré Alien vs Predator Anacondas 2 El lobo ¿Bailamos? Di que sí 2 colgaos muy fumaos El mensajero del miedo Cosas que hacen que la... Melinda y Melinda Cellular Luna de Avellaneda La sentencia Resident Evil 2 Un toque de canela 2046 El espantatiburones Crimen ferpecto Conociendo a Julia El asombroso mundo de Borjamari y Pocholo Cosas (tontas) de la edad J. C. Increíble arranque. Al igual que en EE. UU. la película de Disney- Pixar ha arrancado con cifras espectaculares en la taquilla española. En su primer fin de semana recaudó 4,2 millones de euros. Directores: Enrique López Lavigne y Juan Cavestany. Intérpretes: Santiago Segura, Javier Gutiérrez, Pilar Castro, Guillermo Toledo Duración: 90 minutos. Nacionalidad: España, 2004 Calificación: He visto a las más idiotizadas mentes de mi generación destruidas por Ana, Jose y Nacho; histéricos, con polos color aguacate y arrastrándose por la calle Barceló en busca de su templo de las cerezas... Si el viejo Ginsberg hubiese aterrizado en Madrid diez años antes de su mítico recital en el Círculo de Bellas Artes del 93, quizá hubiese escrito una versión pop de Aullido embelesado por la eclosión post- movida de niños monos, tersos y naif. Pero no lo hizo, ni lo hubiese hecho, principalmente porque aquella época no daba para mucho que digamos. Igual, por activa y pasiva, que esta película, sita en alguna zona crepuscular entre Isi Disi y Dos colgaos muy fumaos que pretende rendir homenaje pasablemente nostálgico a una etapa vivaracha, hiposa y con el encefalograma con menos curvas que Mia Farrow cuando se casó con Sinatra. López Lavigne y Cavestany pretenden que nos unamos a su fiesta por narices y por la vía de la risa floja, la misma que practican hasta la catarsis unos Santiago Segura y Javier Gutiérrez en el cénit de su vis cómica y camaleónica, sin reparar en que aquello tampoco fue tan juerga como parecía, sino más bien un vulgar cebollón marquista y psicotrópico, como así lo presentan. Asumido este problema de identidad e identificación, lo que queda es una comedieta sobre disfuncionales complejos de Peter Pan de y para doceañeros (ahí va otra paradoja) en la que el presunto viaje iniciático al centro de Mecano (esa quimera, ese ente) se queda en catálogo de bromas privadas y gansadas de mayor o menor calado, destacando las que recaen en la ajustadísima megapija interpretada por Pilar Castro o en el personaje de Guillermo Toledo, quien quizá por una extraña retroalimención de su imagen pública real, acaba por hacer gracia. El resto, como cantaba Pabellón Psiquiátrico en referencia a cierto grupo icónico de aquellos grimosos años que aún colea, es puro g de gilipuertas (seamos finos que luego Segura se mosquea) Y, por cierto, a ver si de una vez se acaba el revival ochentero, que ya huele peor que la halitosis del cocodrilo de Lacoste.