Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 Internacional VIERNES 3 12 2004 ABC La Habana libera a un disidente de nacionalidad española EFE LA HABANA. El Gobierno cubano prolongó ayer el goteo de liberaciones de disidentes con Edel José García Díaz, un periodista independiente de nacionalidad española, el sexto de esta semana y el decimotercero excarcelado desde abril del llamado Grupo de los 75 De 59 años, fue condenado a quince años de prisión en los juicios sumarísimos contra 75 disidentes en la primavera del pasado año y fue excarcelado también con una licencia extrapenal por motivos de salud. Este filólogo que trabajaba como periodista independiente es hijo de un español de Mondoñedo (Lugo) y adquirió esa nacionalidad en 2000. Se encuentra gravemente enfermo, está sometido a tratamiento psiquiátrico, ha perdido la visión en un ojo por un glaucoma, padece de una úlcera y tiene quistes en un riñón y temblores constantes. García Díaz atribuyó su excarcelación a la presión internacional, y en especial, a la Unión Europea, aunque advirtió un cambio positivo en el Gobierno. El periodista no cree posible continuar con su trabajo anterior y desea irse a EE. UU. donde viven dos de sus hermanos. El asesino de la canciller Anna Lindh, condenado a cadena perpetua en Suecia El Supremo estima que Mijailovic no está loco ABC ESTOCOLMO. La sentencia dictada ayer por el Tribunal Supremo de Suecia, que condena a Mijailo Mijailovic a cadena perpetua por asesinar a la ministra de Exteriores Anna Lindh, cierra un caso que ha conmocionado al país y aleja el fantasma del asesinato, nunca aclarado, del ex primer ministro Olof Palme. La decisión de la Corte de Apelaciones del pasado 8 de julio- -por la que se revocó la cadena perpetua dictada en primera instancia por un tribunal de Estocolmo y se ordenó el ingreso en un centro psiquiátrico- -había colocado al Supremo, que reabrió el caso dos meses después aceptando el recurso del Berlusconi designa vicepresidente del Gobierno a su aliado más rebelde b Meter en la barca del Ejecutivo a Marco Follini ahorrará al Cavaliere algunas críticas de un político de nervios de hierro, formado en la vieja escuela democristiana JUAN VICENTE BOO. CORRESPONSAL ROMA. Como capítulo final de un reajuste de Gabinete que dura ya año y medio, Silvio Berlusconi incorporó ayer como vicepresidente del Gobierno a Marco Follini, líder del minipartido democristiano de la UDC y el más díscolo de sus aliados. Con este remiendo, que incluyó entregar la cartera de la Función Pública a otro exponente de la Unión Democrática y de Centro, el Gobierno Berlusconi ha sufrido once cambios de ministros en tres años. El recalcitrante Marco Follini, conocido como Harry Potter por sus gafas redondas, se ha especializado durante tres años en hostigar al jefe de la coalición gubernamental con un doble objetivo: moderar las posturas extremas del Cavaliere y, sobre todo, ganar visibilidad para la UDC, cuyo respaldo popular es de sólo un 4 por ciento de los votos, más o menos el mismo que tiene la Liga Norte, el otro de los aliados pequeños en comparación con Forza Italia y Alianza Nacional. A diferencia del primer Ejecutivo, formado en 1994 y que sólo duró unos meses, el Berlusconi II en cambio, se ha convertido en el Gobierno más longevo desde la Segunda Guerra Mundial gracias al sistema de ir sustituyendo ministros sin declarar crisis formal. Los dos cambios de ayer cierran el reajuste iniciado con el nombramiento del vicepresidente Gianfranco Fini como ministro de Asuntos Exteriores en sustitución de Franco Frattini, nuevo comisario europeo tras el rechazo a Rocco Buttiglione. fiscal, en una posición delicada a la hora de emitir un fallo irrevocable. Si el Supremo se inclinaba por no modificar la interpretación de la Corte de Apelaciones, el joven de origen serbio podía quedar libre en cinco años. Eso recrudecería las críticas a un sistema puesto en entredicho por su blandura y resucitaría el fantasma de Palme. El resultado del último examen permitió al Supremo establecer que la investigación no aporta suficientes fundamentos para afirmar que el transtorno mental de Mijailovic es de carácter psicótico, y que aunque se puede dar como probado que padece un transtorno de personalidad, no es tan grave como para calificarlo de serio Augusto Pinochet pierde de nuevo su inmunidad, por el asesinato de Prats LIBIO PÉREZ. CORRESPONSAL SANTIAGO. La Corte de Apelaciones de Santiago arrebató ayer la inmunidad parlamentaria al ex dictador chileno Augusto Pinochet para que sea juzgado por su presunta responsabilidad en el doble crimen del ex jefe del Ejército, general Carlos Prats, y de su esposa, perpetrado en septiembre de 1974 en Buenos Aires. Por catorce votos contra nueve, los jueces estimaron que existen presunciones suficientes para que Pinochet afronte un juicio por el asesinato de su predecesor, de quien recibió el mando del Ejército en agosto de 1973, un mes antes del golpe de Estado que derrocó al Gobierno socialista de Salvador Allende. Pocos días después de que Pinochet y las FF. AA. tomaran el control del país, Prats fue arrestado y luego expulsado a Argentina. En Buenos Aires fue permanentemente seguido por los servicios de seguridad chilenos y argentinos, hasta que la DINA- -la Policía secreta del régimen- -montó un plan para asesinarlo. Las pistas apuntan a que ejecutó el crimen tras recibir la orden directa de Pinochet. Clientelismo Si la entrega de Exteriores a Fini fue el pago a Alianza Nacional por aceptar una rebaja de impuestos que perjudica a su base electoral, la incorporación de Follini como vicepresidente es un objetivo estratégico de Berlusconi desde hace tiempo. Las vicepresidencias son ministerios sin cartera, con partidas presupuestarias mínimas comparados con los ministerios de verdad importantísimos en el sistema de clientelismo que todavía pesa en la política italiana. Meter en la barca del Gobierno al díscolo Marco Follini ahorrará a Berlusconi parte de las críticas, molestas como la tortura de la gota, de un político de nervios de hierro, formado en la vieja escuela democristiana y capaz de desgastar al jefe de cualquier gobierno.