Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 3 12 2004 11 El Ministerio del Interior desmiente a Balza y dice que la Ertzaintza no puede actuar en Francia Una red de la Costa del Sol robaba coches de lujo para un grupo de narcotraficantes marselleses Cualquiera puede ser imán en España Al contrario de lo que pasa en Marruecos, donde el Consejo de Ulemas es el que otorga una especie de permiso para ejercer de imán, en España no existe ninguna ley que regule esta función. La anarquía existente permite que cualquier persona- -con formación religiosa o sin ella- -opte a este cargo y a los sermones del viernes, tal como pasa en muchas mezquitas de Madrid, donde hay imanes barrenderos, hosteleros o farmacéuticos. En varias ocasiones, los miembros de la mezquita eligen a dedo a personas de su confianza y en algunos casos han tramitado la regularización de su situación en España. El juez considera que Toro, Zouhier y Trashorras coordinan una estrategia Los imputados tenían capacidad, ya en 2001, de ofertar explosivos b El letrado de Toro dice que Zouhier ha reconocido en un careo que se imaginó el episodio del número de teléfono de un etarra en la cárcel de Villabona NATI VILLANUEVA MADRID. La credibilidad de las manifestaciones de los tres imputados interrelacionados- -Rafa Zouhier, Emilio Suárez Trashorras y Antonio Toro- -se ve debilitada por la falta de una manifestación precisa y completa por parte de todos ellos desde un principio, y la existencia de una estrategia o planificada aportación de datos con arreglo a intereses que deberán ser ponderados en su globalidad El juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo se refiere así a la actitud mantenida ante él por estos tres individuos en un auto en el que decreta prisión incondicional para Antonio Toro por los delitos de colaboración con organización terrorista y suministro de explosivos. El instructor del 11- M considera que existe una pluralidad de indicios acreditativos que no permiten fijar de modo directo la vinculación del imputado en el suministro de la sustancia explosiva a los terroristas islamistas, pero sí de modo circunstancial Para mantener esta imputación- -hasta ayer Toro sólo estaba acusado de colaboración- el magistrado se apoya, entre otras, en las declaraciones del confidente Zouhier, quien aseguró que Toro y Trashorras le proporcionaron, en febrero de 2003, una muestra de explosivos y un detonador. La realidad de la entrega de la sustancia explosiva- -señala Del Olmo- -se constata por las manifestaciones de miembros de la Guardia Civil y respecto al detonador, su realidad se evidencia por las lesiones que sufrió Zouhier en una de sus manos al intentar manipularlo. do, consideró necesaria una ley para controlar a los imanes de las pequeñas mezquitas, así como la creación de un registro de actividades religiosas con el fin de evitar focos integristas islámicos. La propuesta levantó tales críticas, incluidas las del PP, que murió de olvido. Los responsables de Inmigración han obviado el propósito inicial de Interior y algunas actuaciones policiales y judiciales llevadas a cabo posteriormente. Cuatro imanes que han dirigido el culto en mezquitas españolas han sido detenidos en los últimos meses por su presunta relación con detenidos del 11- M o de los atentados de Casablanca, en unos casos, o por su vinculación con células concretas, como el imán de Mataró, arrestado hace unos días. Otros islamistas han estado a disposición judicial por sus vínculos con algunos de los anteriores. No obstante, es obvio que la gran mayoría de personas que dirigen el rezo de los musulmanes en España no se han visto involucrados en ningún tipo de actividad delictiva o terrorista. Mención aparte merece el imán de Fuengirola, Mohamed Kamal Mustafa, que ingresó en prisión la semana pasada tras ser condenado a 15 meses de cárcel por incitar a la violencia contra las mujeres. La Mina Conchita, de donde se sustrajeron los explosivos del 11- M La defensa de Toro, quien se opuso al ingreso en prisión de su cliente, argumentó- -tal y como queda reflejado en el auto- -que Zouhier no tiene ninguna credibilidad. Así, según el letrado, el marroquí llegó a admitir, en el careo que mantuvo con Toro, que se imaginó que el número de teléfono que éste mostraba a Trashorras a través de un cristal de un locutorio de la cárcel de Villabona era de un etarra. El juez constata la existencia, en 2001, de una supuesta oferta de sustancia explosiva- -en cantidad notoria- -por parte inicialmente de Toro y Trashorras algo que quedó reflejado, señala en el auto, en las manifestaciones de un testigo protegido- Lavandero al que Del Olmo sometió a sendos careos con los imputados- -y en la cinta grabada a este confidente, aparecida en el puesto de la Guardia Civil de Cancienes. Asimismo, Del Olmo se refiere a la Operación Pipol que permitió la desarticulación de una red de traficantes de droga- -por esta causa está DANIEL G. LÓPEZ Toro en prisión- En este sentido, cita la localización de material explosivo en una lonja utilizada por Toro y Trashorras. El tiempo transcurrido es considerable, pero pone de manifiesto que los imputados tenían capacidad, ya en 2001, de ofertar- -y conseguir- -sustancias explosivas en cantidad elevada apunta el juez. Precisamente, y en relación con esta operación, ayer se supo que la Policía no registró el domicilio de Toro tras su detención, en julio de 2001, a pesar de contar con autorización judicial. Al parecer, los agentes descartaron el registro cuando el propio imputado les aseguró que guardaba las sustancias estupefacientes en un garaje en otra zona de la ciudad. La instrucción del 11- M continuó ayer con las declaraciones de Lofti conocido en el mundo del narcotráfico, y Pedro un guardia civil. Zouhier aseguró que el primero le había dado una pistola que, a su vez, le había facilitado Pedro Éste negó las acusaciones ante el juez.