Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 3 12 2004 Opinión 7 JAIME CAMPMANY Total, que me veo al ministro Moratinos haciendo horas extra de democracia con Chávez, Castro y Carod- Rovira MORATINOS, MON AMOUR ORATINOS, después del mea culpa anda ahora por Jerusalén, la ciudad del Monte Calvario, y supongo que ya habrá ascendido por la Calle de la Amargura. También pasará por Palestina, donde ya no le espera su gran amigo Yaser Arafat, a quien habrán enterrado cubierto su cuerpo con el polvo que recogieran sus sandalias y sus vestiduras sembrando el terrorismo por los caminos de Alá, según ordena el Corán. Los populares han pedido que cesen a Moratinos, que ya ha organizado varios zipizapes en la escena internacional y que le hizo decir a Zapatero que los socialistas iban a hacer con Norteamérica una política nueva de acuerdo con Kerry, que además va a ganar las elecciones dijo, y que santa Lucía, a la que pintan llevando los ojos en una bandeja, le conserve la vista. Yo creo que a lo que tiene que dedicarse Zapatero es a la adivinación en plan Aramís Fúster, o mejor, a las quinielas. En unas cuantas semanas se hace más rico que Rafael Vera y que Jesús Polanco. De momento, Zapatero no ha cesado a Moratinos, aunque tampoco ha dicho que no vaya a cesarlo. Algunos ya han tomado nota de que no le ha llamado mon amour Si al final lo cesa, no será desde luego por lo que digan los peperos, rajoyeros y zaplaneros, etcétera, pues lo que digan en el PP se lo mete Zapatero en el lugar donde dice Ibarra que se meta el Gobierno el indulto de Vera y donde se mete el presidente del Congreso, Manuel Marín, el Reglamento de la Cámara. El socialista Marín viene de Europa, de aprender allí modales parlamentariamente democráticos. Pero no se había percatado de que el grupo de diputados de su partido pretendía aprobar una ley ya rechazada, a toda prisa, a velocidad de meteorito, sin venir firmada, sin haber sido publicada y sin que se pudiera explicar previamente el voto en el debate del insólito trámite. O sea, a la trágala. Tampoco se había percatado Marín que toda esa trampucia que preparaban los socialistas, con su complicidad, perseguía el objetivo de cambiar el sistema de los nombramientos judiciales antes de la fecha próxima fijada para la renovación de algunos cargos de ropones importantes. O sea, lo de siempre: el asalto socialista al poder judicial. A Moratinos no lo cesarán, entre otras razones porque pide su cese el Partido Popular, y a esos, ni agua, y si se puede, masculillo. Pero si Zapatero quiere que la nueva guardiana de la Casa Blanca, Condoleezza Rice, se entreviste con un ministro de Asuntos Exteriores español por ver si se enderezan algo las torcidas relaciones España- Usa, tengo para mí que ese ministro tal vez no sea Moratinos. La tal Condoleezza no tiene la memoria débil ni el cachondeíto fácil, y en cuanto Moratinos le pida una audiencia lo deja en remojo, o sea, como Bush tiene a Zapatero, pero además sin ramito de olivo. Total, que me veo a este angeloide perverso de Moratinos abrazándose por la mañana con Chávez, por la tarde con Fidel Castro y por la noche con Carod- Rovira, quien por cierto ha pedido que se carguen el artículo octavo de la Constitución para que Cataluña se pueda independizar como quien se come un panellet que dicho sea de paso, están riquísimos. M CARLOS HERRERA Los empresarios catalanes que hacen negocio en España entera no tienen la culpa- -parece obvio- -de lo que sueltan por esa boca los mentados sujetos, con lo que el castigo no parece justo BRINDO CON CAVA POR MADRID 2012 L alcalde de Sevilla, Sánchez Monteseirín, ha tenido el acierto y el gesto de generosidad de invitar al de Madrid a exhibir publicidad de la candidatura de su ciudad a los Juegos Olímpicos en las gradas del estadio en el que se va a disputar la final de la Copa Davis. Ello es especialmente digno de aplauso si se recuerda que Sevilla era candidata a la primera criba olímpica y que fue apartada de la carrera en beneficio de la capital. Bien. Hoy, aquí abajo, el público sevillano estará al lado de aquellos que aspiran a ser centro del mundo durante quince días y apoyará sin fisuras el nombre de Madrid. Sin doblez. Sin esperar nada a cambio. Contrasta esta postura con la bochornosa actitud que sostuvo el de siempre, Carod- Rovira, en cuanto tuvo ocasión de hablar de lo que nos espera el año 2012 o la que sostuvo el lamentable Laporta, presidente disparatado del Fútbol Club Barcelona. Para alipori de los muchos catalanes que no tienen nada en contra de que los deportistas de medio mundo corran en el estadio de La Peineta, los independentistas han llegado hasta el hueso de su discurso desacreditativo: ya no han desconsiderado a sus oponentes políticos o a la etérea nación que creen que tienen delante; ahora, sin más, saliendo del último armario que les quedaba para disimular su desafección, han disparado directamente a la población. No a los Juegos de Madrid. Lo han querido matizar después pero han dicho eso: Laporta, incluso ha llegado a exponer la imagen de su club- -puesto al servicio infame de la causa- -y ha impedido que sus jugadores porten enseña alguna a favor de la convocatoria madrileña. Eso, como sabemos, no ocurrió cuando Barcelona optaba a los Juegos del 92, tiempo aquél en el que todo el país apoyó de forma entusiasta la candidatura. No quiero ni imaginar lo que hubiese ocurrido, lo que se hubiese dicho y lo que E se hubiese hecho en el caso de haberse tomado una postura parecida a ésa doce años antes. ¡Para qué hubieran querido más! Como consecuencia del insulto personal que los Carod y los Laporta han proferido con ese desagrado tan propio del independentismo, se ha puesto en marcha una campaña de justicia rápida en la que, como casi siempre, pagan justos por pecadores. Si Carod quiere boicot, tendrá boicot: nada de cava catalán estas navidades dice el mensaje que llega a través del teléfono o mediante el correo electrónico. Algunos, relamiéndose de gusto, ya se frotan las manos pensando en las montañas de botellas acumuladas en las tiendas sin que nadie las compre y en el desespero de los bodegueros catalanes viendo caer sus beneficios hasta el límite del cierre empresarial. Madre mía. La reacción, bastante infantil según unos, desproporcionada según otros, ajustada bíblicamente al ojo que más duele según los de más allá, tiene mucho de perversa. Suponen los partidarios del castigo que, de esta forma, doliéndose en las ganancias, los empresarios catalanes presionarán a todos estos chorras para que se dejen de tonterías y entiendan de una vez que con las cosas de comer no se juega. Tengo mis dudas, pero en fin. Los empresarios catalanes que hacen negocio en España entera no tienen la culpa- -parece obvio- -de lo que sueltan por esa boca los mentados sujetos, con lo que el castigo no parece justo. Si no queremos que otros jueguen con nuestras cosas de comer, tampoco juguemos nosotros, porque a la hora de perder, perdemos todos. Los empresarios de aquella Comunidad saben que el negocio está en el resto del país y bajo ningún concepto acarician ninguna aventura absurda como la de estos dos personajes. Dejémosles en paz. Y exijamos que todos hagan como en Sevilla: brindemos con cava por Madrid 2012. www. carlosherrera. com