Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión VIERNES 3 12 2004 ABC Directores Adjuntos: Eduardo San Martín, Juan Carlos Martínez Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca Jefes de área: Jaime González (Opinión) Alberto Pérez (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Mayte Alcaraz (Sociedad- Cultura) Ángel Laso (Economía) Pablo Planas (Reportajes- corresponsal político) Jesús Aycart (Arte) Adjunto al director: Ramón Pérez- Maura GUILLERMO LUCA DE TENA PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA PRESIDENTE DE HONOR: DIRECTOR: Redactores jefes: V. A. Pérez, S. Guijarro (Continuidad) A. Collado (Nacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) E. Ortego (Deportes) F. Álvarez (TV- Comunicación) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: Héctor Casado Económico- financiero: José María Cea Comercial: Laura Múgica Producción y sistemas: Ignacio Sanz IGNACIO CAMACHO MENORES SIN TELEBASURA L acuerdo alcanzado por el Gobierno y los responsables de las cadenas de televisión- -TVE, Telecinco, Antena 3 y Canal -sobre el código de corregulación entraña un paso decisivo hacia la protección de los menores ante los desmanes de la telebasura. El código ético será de obligado cumplimiento y comenzará a entrar en vigor a mediados de este mes, para que esté en pleno funcionamiento durante la campaña de Navidad, uno de los objetivos que el Gobierno se fijó el pasado mes de octubre. El documento establece dos franjas de edad- -hasta 13 años y hasta 18- -y dos tramos horarios de protección reforzada, de lunes a viernes, que serán aumentados los sábados y domingos. Estos dos tramos comprenden las horas anteriores al comienzo de la jornada laboral y la tarde, el tiempo que pasan los menores en sus casas, muchas veces sin la vigilancia directa de sus padres o responsables. La duración de los tramos debería establecerse a través del consenso de todos los operadores y los legítimos intereses de cada uno de ellos tendrían que supeditarse al objetivo principal de la protección del menor, sin que nadie tratara de rentabilizar sus propios fines a costa de los del rival. Porque no se entendería que las cadenas utilizaran las medidas para la protección de los niños para emprender un pulso soterrado de carácter meramente comercial; se trata de salir en defensa de la infancia y no de servirse de ella. Por eso parece sensato ensanchar al máximo, en la medida de lo posible, el tramo de la tarde. En realidad, la actual normativa europea ya prescribe unas franjas horarias en las que no es lícito emitir espacios que contengan violencia, sexo u otros contenidos que puedan entrañar, aunque sea remotamente, perjuicios físicos, mentales o morales para los menores de edad. El problema reside en que estas prescripciones son E con cierta frecuencia vulneradas. El nuevo código de autorregulación impondrá y vigilará su cumplimiento, y pondrá fin a la actual maraña legislativa acumulada desde 1980. Junto a esta medida se prevé la creación de un Consejo audiovisual estatal. La eventual aprobación de una ley general audiovisual se encuentra supeditada al dictamen que emitirá, previsiblemente en febrero, el comité de expertos encargado de la evaluación de la reforma de los medios de comunicación de titularidad estatal. Nada de esto es, por supuesto, lesivo para la legítima libertad de información y expresión que corresponde a las emisoras, garantizada por la Constitución y por las leyes. Se trata solamente de los naturales límites inherentes al ejercicio de todos los derechos. El Gobierno demuestra así su sensibilidad ante un grave problema que viene provocando durante los últimos tiempos indignación y preocupación en la mayoría de los ciudadanos, pues es evidente que se trata de una situación que ha alcanzado dimensiones no previstas, aunque esto no impida reconocer la calidad de muchos de los programas ni el servicio que las cadenas públicas y privadas prestan a la sociedad. La situación venía siendo insostenible en lo que respecta a la protección de los derechos de la infancia. La telebasura en horarios en los que los menores se encuentran en sus casas entraña un irreparable perjuicio infligido a su formación, una lesión de los deberes de protección a la infancia y la familia, que corresponde a los poderes públicos, y una vulneración del derecho de los padres. Cabe confiar en que el acuerdo sea estrictamente cumplido y que, en los casos en los que sea infringido, se apliquen las sanciones pertinentes. Es mucho lo que está en juego: nada menos que la formación intelectual y moral de las futuras generaciones. IMANES, PASO LIBRE UANDO entre en vigor el Reglamento de Extranjería que ha preparado el Gobierno, será posible que los imanes obtengan un permiso de residencia temporal en España, sin necesidad de permiso de trabajo. Se trata, sin duda, de un efecto preocupante de la nueva norma, porque implica una grave incongruencia con las necesidades de una política eficaz contra el terrorismo islamista. Toda generalización es injusta, pero siempre será preferible que sean las leyes las que adopten las cautelas necesarias y que, luego, los poderes públicos las apliquen con equidad. Sin embargo, el artículo 68 incurre en un grave error de planteamiento: suprimir filtros y encajar expresamente a los imanes entre los ministros de culto y representantes de iglesias exentos de permiso de trabajo, sabiendo que no se les puede reconocer tal condición y que su actividad no es únicamente religiosa. Hoy es necesaria una normativa disuasoria y preventiva para la entrada de imanes cuya autoridad cívicoreligiosa sobre los musulmanes pueda enfocarse a la propagación de doctrinas radicalmente inconstitucionales y promotoras de la violencia. No es hablar a humo de pajas. Francia ha ordenado la expulsión de tres imanes en lo que va de año. La investigación del 11- M, y otros sumarios en trámite, ha desvelado las conexiones del macrocomando terrorista autor de los atentados con diversos imanes, incluso dentro de las cárceles. No hay informe de inteligencia sobre el terrorismo islamista que no otorgue a estos clérigos musulmanes un papel relevante en las tareas de captación y adoctrinamiento de nuevos terroristas y, peor aún, en la justificación teológica de sus crímenes. No se trata de establecer una asociación permanente entre imanes y terroristas, porque no sería justa ni cierta; pero también sería irresponsable negar la realidad de que las células integristas siempre se fraguan, directa o indirectamente, alrededor de la autoridad de un imán. Hace unos meses, el ministro del Interior propuso controlar la predicación en las mezquitas, idea que le costó una fuerte crítica. El Gobierno también sabe que el clero musulmán carece de una estructura eclesial que garantice la selección, la formación y el autocontrol de los imanes, y esta anarquía organizativa genera un grave problema en la interlocución de los musulmanes con el Estado. Este descontrol podría ser caldo de cultivo para quien no tenga mayor objeto que burlar la vigilancia de las autoridades y, bajo la apariencia de un falso imán, tener vía libre para delinquir. Y es una realidad incontestable que los imanes ejercen sobre la comunidad musulmana una autoridad que no se limita a lo religioso, sino que comprende todos los órdenes de la vida personal y social. El trato justo no consiste en ignorar los riesgos y, en este punto, el Gobierno actúa como si no hubiera vínculos entre la predicación religiosa y la amenaza del terrorismo islamista. C FRACTURA FRANCESA E L proyecto europeo no está tan claro como algunos piensan. En realidad, la Unión Europea aloja debajo de las declaraciones institucionales diferentes pulsos y tensiones internas. De cara a la galería la foto de familia es sonriente. Pero la sonrisa se difumina cuando se pasa al detalle. Europa se dilata. Al hacerlo crece en complejidad y las fórmulas para gestionarla desde el consenso integrador se hacen más difíciles. No sólo porque el salto a la Europa de los 25 supone una apuesta que incorpora con justicia histórica a los países que vivieron secuestrados durante décadas por el dominio soviético, sino porque la energía fundacional tiende a transformarse en una auténtica refundación abierta a un semillero de incertidumbres sobre su viabilidad. Una muestra de ello es la actitud de Francia y, más en concreto, del socialismo francés. La victo- ria de Hollande y los partidarios del sí no ha puesto fin a la polémica entre partidarios y adversarios del proyecto de Constitución en las filas del PSF. La persistencia de los recelos de Fabius y los socialistas que se oponen al diseño constitucional europeo, desvela la existencia de una fractura muy profunda que trasciende el resultado del referéndum dentro del PSF. La actitud de Laurent Fabius es sintomática de cómo la idea de Europa está en cuestión para muchos. En Francia el fenómeno aglutina un frente muy amplio que, a derecha e izquierda, puede ser mayoritario en el referéndum que se celebrará el año próximo. Si el no lograra cuajar- -aunque parece improbable- -en las urnas francesas en 2005, el proyecto europeo vería seriamente comprometido su futuro. Esta posibilidad tiene que hacernos reflexionar a todos los europeos. Lo contrario sería una gravísima irresponsabilidad.