Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 Internacional JUEVES 2 12 2004 ABC Caroline Kennedy limpia los áticos de su ilustre familia con ayuda de una multimillonaria subasta de tres días prevista para el próximo mes de febrero en la sala Sotheby s de Nueva York El rentable fetichismo de los Kennedy TEXTO: PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. El insaciable apetito por todo lo relacionado con los Kennedy se va a convertir en otro negocio multimillonario. La heredera Carolina Kennedy Schlossberg ha ordenado una masiva limpieza en varias de las casas que sirvieron como escenario a la leyenda de este icónico apellido en la historia de Estados Unidos. Y como resultado, más de seiscientos lotes serán vendidos al mejor postor durante una subasta de tres días que el próximo mes de febrero organizará la sala de subastas Sotheby s en Nueva York. Siguiendo esa tradición tan estadounidense del estate sale -la venta de legados familiares con toda su morbosa subcultura de consumismo de segunda mano- Caroline Kennedy ha admitido que tras la trágica muerte de su hermano John junior se ha tenido finalmente que enfrentar a la complicación de haber heredado más casas y pertenencias de las que puedo realmente utilizar o disfrutar Se re- fiere a las mansiones familiares ubicadas en Hyannis Port, Martha s Vineyard, Nueva Jersey, Manhattan y Virginia. Ante tanto superávit de soluciones habitacionales y para conjurar previsibles acusaciones de pesetera, la hijísima de los Kennedy ha indicado que donará una porción de los beneficios a organizaciones caritativas y la fundación que sustenta la espectacular biblioteca y museo dedicado en Boston a la memoria del presidente John F. Kennedy. Aunque los lotes consignados a la firma Sotheby s tienen un valor estimado en un millón de dólares, todo apunta a reñidas pujas alimentadas por la saga más glamurosa y trágica en la política de Estados Unidos. Para hacerse una idea del nivel de especulación en juego: dos años después de la muerte de Jacqueline Kennedy Onassis en 1994, los hijos sacaron a subasta 1.300 lotes relacionados con la ex primera dama y su asesinado esposo. Con un valor inicialmente estimado en cinco millones de dólares, aquellos lotes generaron una fortuna superior a los 34 millones. Con precios de salida engañosamente bajos, Caroline Kennedy ha optado por desprenderse sobre todo de piezas del ajuar doméstico, en su mayoría procedentes de Hyannis Port, la Marbella familiar en Massachusetts. Desde mantas hípicas bordadas con las ini- John F. Kennedy con su hijo John, en una fotografía que saldrá a subasta ciales de su madre hasta vasos y tarros de cristal, que pese a no contar con sus tapaderas tienen precios de salida entre los 60 y 80 dólares, pasando por un grupo de sencillos cestos de mimbre que pueden terminar por venderse a precios de porcelana china. AP Significado familiar Una serie de muebles también aparecen en esta subasta, en su mayoría de estilo rústico, a juego con el ambiente informal que dominaba en estas residencias veraniegas o de fin de semana. Pero también figuran algunas piezas que pasaron por la residencia privada de la Casa Blanca. Con todo, Carolina Kennedy ha insistido en que cualquier cosa de valor histórico significativo ha sido donada a la biblioteca Kennedy, permitiendo el acceso de estudiosos y del público, y yo me he quedado con esas cosas que tienen más signifi- cado para mí y mis hijos Entre los lotes que producen más nostalgia, y que presumiblemente alcanzarán mayores precios, destacan una serie de fotografías íntimas de la familia Kennedy. También figuran algunas obras de arte, varias de ellas comisionadas por Jacqueline Kennedy Onassis entre sus creadores favoritos. Una de las ofertas más caras en este capítulo artístico es un torso Khmer, estatua femenina que pese a estar mutilada tiene un valor estimado de entre 40.000 y 60.000 dólares. Los bolsillos que no puedan competir en el gran remate entre el 15 y el 17 de febrero se tendrán que conformar con hacer cola en Manhattan para admirar todo este distinguido rastrillo o adquirir por correo el catálogo de la subasta, que con 380 páginas lujosamente ilustradas también aspira a convertirse en un artículo de colección. RAMÓN PÉREZ- MAURA NO PARAMOS DE MEJORAR H a quedado claro que el poder de la diplomacia española se extiende ahora allende los mares. Es tal la influencia de nuestro ministro de Exteriores, que cuando se le calienta la boca en un debate televisivo (lunes 22 de noviembre) recurre a su huésped, el coronel Chávez (martes 23) para que interceda ante Fidel Castro y que éste le otorgue un éxito a nuestra diplomacia. Así, el embajador de España en La Habana era llamado por el ministro cubano de Exteriores, Felipe Pérez Roque (jueves 25) a su despacho para decirnos que nos van a hablar. Un éxito- -siempre que no dejen de hablarnos otros que se han sentido traicionados por la ruptura española de la posición común europea sobre Cuba- Con este preámbulo las cosas pintaban bien. El lunes 29 tres presos políticos eran enviados a cumplir condena en sus casas por motivos de salud y el martes 30, víspera de la comparecencia de Moratinos y día en que el Rey recibía al coronel Chávez a hurtadillas, con nocturnidad y sin cámaras, Raúl Rivero recibía el mismo beneficio que sus compañeros de causa. No hay mal que por bien no venga: con 35 ó 40 meteduras de pata más de Moratinos, los opositores cubanos que fueron encarcelados el año pasado serán liberados. Pero la estrategia no surtió efecto. La expectación ayer ante la comparecencia del ministro en la Comisión de Exteriores del Congreso no fue desdibujada por el éxito caribeño. Lo más sorprendente fue que en su intervención- -que Zapatero describiría después como una información exhaus- tiva, con datos, con hechos y con documentación -Moratinos olvidase mencionar que el embajador Viturro se presentó ante el golpista Carmona a instancias, entre otros, de... Fidel Castro. Hay fallos de memoria que los debe de provocar el maligno, porque ir a olvidarse del comandante Castro precisamente esta semana, con lo que les ha ayudado, no tiene explicación. De lo visto ayer, lo más previsible era la utilización de los telegramas del embajador Viturro al ministro Piqué. Si ya en la crisis de Irak se violó la confidencialidad de los telegramas cifrados del embajador Inocencio Arias a la ministra Palacio, filtrándolos a una emisora de radio, ¿cabía dudar que este ministro arrasaría el archivo y exhibiría los telegramas en los que en el calor del momento el embajador informaba a su ministro de la marcha de la situación en Venezuela? Queda claro que ya no va a haber ni un diplomático que se exprese con franqueza por esa vía. Se empleará la misma cautela que en las notas oficiales. Moratinos finiquitó ayer un instrumento esencial en el funcionamiento de su ministerio. No paramos de mejorar.