Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 Internacional JUEVES 2 12 2004 ABC Marwán Barghuti entra a bote pronto en la carrera electoral palestina Sharón se queda sin coalición de Gobierno y no descarta adelantar los comicios en Israel b Hamás llama a boicotear las presidenciales del 9 de enero, mientras los sondeos son reticentes con un Abu Mazen que ve ya las orejas a demasiados lobos JUAN CIERCO. CORRESPONSAL JERUSALÉN. La margarita parecía deshojada, pero quedaba un pétalo escondido que cayó en la noche de ayer por su propio peso. Marwán Barghuti, jefe de la Intifada de Al Aqsa, encarcelado en Israel y condenado a cinco penas de cadena perpetua, ha provocado un nuevo vuelco en la carrera electoral palestina- -ni siquiera ha comenzado aún la campaña- -al presentarse como candidato a las presidenciales del 9 de enero. Sólo cinco días después de haber dicho que no y haber apoyado a Mahmud Abbas (Abu Mazen) el cabeza de cartel oficial de Al Fatah, Barghuti, como hizo su primo Mustafá el lunes en un hotel de Jerusalén Este, lanzó su candidatura a los cuatro vientos a través de su mujer, Fadwa, quien en compañía de su abogado y de dos ministros palestinos le visitaron ayer en la prisión israelí de Beersheva. El secretario general de Al Fatah en Cisjordania concurrirá, pues, a los comicios como independiente y lo hará en un rotundo desafío a Abu Mazen y a los cuadros dirigentes de Al Fatah, que anoche de ayer no salían de su asombro una vez que Fadwa concretó la inscripción de su marido, previo pago de 2.300 euros y presentación de 6.000 firmas de aval en la Comisión Electoral de Ramala, como candidato. Su maniobra, apostar por la Intifada, denunciar a aquellos que dicen ahora que tras la muerte de Yaser Arafat hay una oportunidad para la paz y poner a Israel en una posición difícil ante su hipotética liberación. Las autoridades hebreas han sido contundentes: Barghuti no será puesto en libertad porque tiene sus manos manchadas de sangre AFP Fotografías jóvenes para la paz AFP. Un grupo de jóvenes palestinos de Hebrón y otro de jóvenes colonos israelíes, residen- Igualdad en los sondeos Las elecciones del 9 de enero se presentan, pues, muy calientes. Y no sólo por la enésima rectificación del líder de la Intifada, sino por la presentación de su primo, el activista de derechos humanos Mustafá Barghuti, y los sondeos que comienzan a conocerse, que hablan de márgenes tan estrechos entre los candidatos que no puede descartarse una derrota, hasta ahora casi impensable, de Abu Mazen. Además, Hamás ha llamado a boicotear los comicios y ha exigido la celebración de elecciones municipales y legislativas a la vez que las presidenciales del 9 de enero. A estas dos últimas sí presentarían candidatos los fundamentalistas islámicos. Si el patio palestino está más que re- tes en la misma ciudad cisjordana, han fotografiado escenas de sus vidas cotidianas durante el último año y medio (en la imagen, dos chavales israelíes estudian, con una pistola sobre la mesa) en una iniciativa de paz que, promovida por el judío Menahem Kahana y el palestino Hazem Bader, fotógrafos de Afp, trata de promover el mejor conocimiento entre jóvenes de ambos bandos y que ha propiciado una impactante exposición en Tel Aviv. vuelto, un salto al otro lado del muro ilegal nos lleva a un corral con muchos gallos. Ariel Sharón perdió ayer por goleada (69 sufragios contra 43) la primera votación (tiene otras dos) de los presupuestos generales del Estado. El jefe del Ejecutivo se ha quedado sin coalición de Gobierno (ha destituido por carta a los ministros del laico Shinui, que se manifestaron en contra de su propio Gabinete para no vender el país a los ultraortodoxos y ha salido ahora de pesca para ver si los laboristas pican el anzuelo de un Gobierno de Unidad Nacional junto a los partidos religiosos. De ser así, se aprobarían los presupuestos y se salvaría el plan para evacuar la Franja de Gaza. De lo contrario, Israel estaría condenado a la celebración de elecciones legislativas anticipadas.