Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 2 12 2004 Nacional 15 ATENTADOS DEL 11- M LA INVESTIGACIÓN La fiscal pide prisión para Toro por colaboración y suministro de explosivos Dos vigilantes de las minas, ahora imputados, reconocen un control deficiente NATI VILLANUEVA MADRID. La fiscal de la Audiencia Nacional Olga Sánchez solicitó ayer el ingreso en prisión incondicional de Antonio Toro por los delitos de colaboración con organización terrorista y suministro de explosivos a los autores materiales de la matanza del 11- M. Fuentes jurídicas señalaron que el titular del Juzgado Central de Instrucción número 6, Juan del Olmo, se pronunciará hoy sobre la situación de Toro, que se encuentra en prisión desde el pasado 14 de octubre por su implicación en la operación Pipol que en julio de 2001 permitió la desarticulación en Asturias de una red de traficantes de droga. Este imputado ha comparecido ante el juez siete veces- -tres declaraciones, tres careos y la vistilla de ayer- pero hasta ahora la fiscal no había solicitado su ingreso en prisión. Según las fuentes antes citadas, esta decisión se ha tomado tras la lectura de los informes periciales elaborados por la Guardia Civil en torno a la trama de explosivos asturiana, las declaraciones de los últimos imputados y los careos a los que el juez sometió a Toro con Trashorras, Zouhier y el confidente Francisco Javier Villazón- Lavandero Para la fiscal ha resultado clave la aparición de la cinta en la que Lavandero relataba a un agente del Servicio de Información de la Comandancia de Gijón que Suárez Trashorras y Antonio Toro querían vender explosivos y que buscaban a alguien que supiese activar bombas a través de teléfonos móviles. Avances en el sumario La aparición de la cinta en la que el confidente Lavandero acusaba a Toro y Trashorras de traficar con explosivos también ha tenido repercusión en la Audiencia Nacional y ha permitido dar un impulso a la investigación de los atentados de Madrid. Desde su hallazgo, el juez Del Olmo ha sometido a varios implicados en la matanza a careos con personas vinculadas a la trama de explosivos asturiana y ha tomado declaración a varios testigos protegidos. El sumario cuenta con dos nuevos imputados- -vigilantes de las minas- -y con la petición de prisión para Toro. la Sala señalaba que no se puede desechar la posibilidad de que consintiera la sustracción de explosivos, con lo que su responsabilidad penal podría no resultar a título de negligencia Por otra parte, y en el marco de las diligencias informativas abiertas por la Fiscalía de Asturias para investigar si la Guardia Civil ocultó pruebas del 11- M a la Justicia, hoy declara el confidente Lavandero quien puso en conocimiento del agente de Información Campillo que tanto Toro como Trashorras se dedicaban al tráfico de explosivos. La cinta fue grabada en 2001, pero apareció en octubre de este año. Cuñados de Emilio Llano Esta grabación también llevó al juez Del Olmo a ordenar la práctica de nuevas diligencias, entre las que se encuentran las comparecencias de varias personas relacionadas con la trama de explosivos. En este sentido, el instructor del 11- M tomó declaración ayer a tres testigos protegidos y el martes lo hizo con los hermanos Juventino y Conrado Pérez Tronco, ambos vigilantes de las minas Conchita, Collada y anexas, de donde se sustrajo la dinamita empleada en los atentados de Madrid. Ambos comparecieron en calidad de imputados. Fuentes de la Audiencia Nacional señalaron que los dos se desmoronaron durante el interrogatorio y acabaron reconociendo que la vigilancia y el control de las explotaciones mineras- -pertenecientes todas ellas a la empresa Caolines de Meilés- -fueron deficientes. Tras tomarles declaración, el magistrado decidió mantener su imputación. Se da la circunstancia de que los hermanos Pérez Tronco son cuñados de Emilio Llano, encargado de la custodia de los explosivos e imputado en el sumario del 11- M. En el auto en el que se confirmaba la situación de prisión de Llano, el pasado 11 de octubre,