Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 Nacional ATENTADOS DEL 11- M LA INVESTIGACIÓN JUEVES 2 12 2004 ABC Un juez de Zaragoza mantiene la imputación por las protestas del 13- M EFE ZARAGOZA. El coordinador General de IU, Gaspar Llamazares, ha remitido una carta al Fiscal General del Estado, Conde Pumpido, en la que le pide que intervenga en el sobreseimiento del proceso abierto en Zaragoza contra 26 personas por manifestarse ante la sede del PP la noche del 13 de marzo, día de reflexión de las pasadas elecciones generales. El escrito lo ha enviado tras conocerse que el Juzgado de Instrucción número 1 de Zaragoza ha desestimado el sobreseimiento del caso, al considerar que existen indicios suficientes para mantener las imputaciones a las citadas personas por realizar propaganda electoral contra el PP en la jornada de reflexión. En el auto judicial se dice, según IU de Aragón, que las personas fueron identificadas de forma certera y segura por los agentes de servicios policiales y que ocho de ellas fueron reconocidos visual y sobradamente por los agentes de la policía nacional por ser protagonistas de otras algaradas anteriores Ante esta situación, el coordinador de IU en Aragón, Adolfo Barrena, denunció ayer que la actuación de la Policía que se refleja en el auto se debe a la existencia de archivos políticos con datos personales no acogidos al sistema democrático, ya que se identifica a las personas por reconocimiento visual Los hermanos Carmen y Antonio Toro, en una fotografía de archivo CARMEN TORO Hermana de Antonio Toro, esposa de Trashorras y sospechosa en la trama de explosivos Ahora se ceban con mi familia hasta que salgan otros Varios testigos la acusan de colaborar en la trama de los explosivos de Asturias con los que se perpetró la matanza de Madrid y de encargar un asesinato a un sicario. Pese a ello, Carmen Toro, que regenta un bar en Avilés, intenta pasar inadvertida ROSANA LANERO Arruche denuncia una campaña mediática contra la Guardia Civil ABC TOLEDO. El director general de la Guardia Civil, Carlos Gómez Arruche, denunció ayer una campaña mediática por parte de algunos medios de comunicación sobre la actuación de la Benemérita en torno al 11- M y al robo de explosivos en Asturias que está haciendo un daño tremendo al Cuerpo. Gómez Arruche, que asistió en Toledo a la inauguración de las V Jornadas de Colaboración de la Guardia Civil con las Comunidades Autónomas, quiso dejar claro que no entraba a valorar, por no ser la persona adecuada, las declaraciones del ex- presidente del Gobierno, José María Aznar, en la comisión del 11- M. Se refirió en concreto a la información pública que en algunos sectores, limitados, se está haciendo de la Guardia civil aprovechando unas circunstancias especiales de que si un agente se equivocó o se dejó de equivocar AVILÉS. Quiero olvidarme del mundo y de todo lo que hay a mi alrededor Carmen Toro ha encontrado refugio entre las cuatro paredes del pequeño y maltrecho bar que regenta en Avilés, muy cerca del parque de Las Meanas, mientras su hermano y su marido permanecen en prisión acusados de colaborar en el 11- M. Allí pasa buena parte del día, casi invisible tras una minúscula barra en la que apenas hay espacio para servir tres cafés. Sus discretos movimientos son seguidos de cerca por los avilesinos que cada día pasan por delante de su negocio, situado en una zona céntrica y esquinado entre dos calles, y miran curiosos. Detrás de sus ojos temerosos, su permanente actitud defensiva ante los desconocidos y los largos silencios intercalados entre respuesta y respuesta, hay una mujer que asegura haber vivido un auténtico calvario en los últimos nueve meses. Se muestra sorprendida de que directamente un periodista la aborde y responde con una educación poco habitual en su escaso trato con la Prensa. Sus primeras declaraciones en todos estos meses, hechas a El Comercio diario de Vocento, tras conocer que la fiscal del 11- M ha pedido prisión para su hermano Toño no dejan lugar a dudas. El curso que siguen las investigaciones y las decisiones judiciales han empequeñecido su fuerte carácter. Ahora habla con recelo y murmura entre dientes a la periodista una verdad que le gustaría airear a gritos. Ahora se ceban con mi familia hasta que salgan otros dice casi para sus adentros, sin aclarar qué esconden sus palabras. Ser la esposa de Emilio Suárez Trashorras y la hermana de Antonio Toro Castro, dos de los cuatro asturianos imputados hasta la fecha por los atentados del 11- M, no ha sido nada fácil. Varios confidentes la han relacionado de un modo directo con el tráfico ilegal de explosivos que permitió los atentados más sangrientos de la historia de Europa. Lamenta que el bullicio mediático haga olvidar en ocasiones que fue puesta en libertad por el juez y que sobre ella no pesa, al menos hasta la fecha, acusación formal alguna, pese a que varios testigos la han señalado como colaboradora en la trama de los explosivos y la han llegado a acusar de querer asesinar a Lavandero No quiero saber nada No quiero saber nada de lo que hay a mi alrededor afirma con contundencia, sin poder evitar un cierto nerviosismo al pronunciar estas palabras. Desde hace meses intenta pasar inadvertida y recuperar la normalidad de antaño. Ayer mismo, apenas una hora antes de hablar con este periódico, recibía otro golpe, al conocer que la fiscal del 11- M solicita prisión para su hermano al considerar que hay indicios razonables para pensar que colaboró con los islamistas que volaron por los aires los trenes de Madrid. Carmen no es capaz de encontrar la paz que busca. La aparición en Cancienes de una cinta con las advertencias de Lavandero sobre las actividades de Toro y Trashorras y las sucesivas investigaciones llevadas a cabo desde entonces han vuelto a poner a su hermano y su marido en el ojo del huracán. Se cebarán con mi familia hasta que salgan otros repite una y otra vez entre dientes. A partir de ahí, Carmen Toro comienza a hablar para sí misma mientras termina de fregar unas tazas de café. Deja insistentemente en suspenso a quién se refiere cuando habla de otros y se limita a responder con un largo e intencionado silencio que siembra un mar de dudas. Quizá Carmen sabe que su tranquilidad depende más de lo que sabe y calla que de lo que podría decir. Sólo pido que no me molesten a mí ni a la gente venga a mi negocio