Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 2 12 2004 Nacional LOS FRENTES ABIERTOS ENTRE GOBIERNO Y PP 13 Problemas de trámite también en el CGPJ N. C. MADRID. El Pleno del Consejo General del Poder Judicial (CGPno pudo ratificar ayer el acuerdo adoptado un día antes por la Permanente para solicitar al Gobierno la remisión, para informe, del proyecto de reforma del sistema de nombramiento de los altos cargos judiciales. La propuesta hubo de ser retirada porque, al incluirla el martes en el orden del día del Pleno, se incumplió el reglamento que regula el funcionamiento del Consejo. Dicho texto establece como requisito para la inclusión de propuestas en el orden del día de las sesiones plenarias que éstas se presenten con un plazo mínimo de antelación de setenta y dos horas o, si se quiere su inclusión con posterioridad a ese plazo, que cuenten con el apoyo unánime de todos los vocales. En este caso, la propuesta para reclamar el proyecto al Gobierno no cumplía ninguno de los dos requisitos, hecho que fue puesto de manifiesto en el Pleno de ayer por el vocal Alfons López Tena y que motivó, sin que ningún otro vocal se opusiera, la inmediata retirada del asunto del orden del día. Se da la paradoja de que la ratificación del acuerdo de la Permanente se pospondrá hasta el próximo Pleno, previsto para el día 15 de diciembre. Es decir, para seis días después de que el proyecto sea aprobado- -como previsiblemente ocurrirá- -por el Pleno extraordinario del Congreso, el 9 de diciembre. Este hecho, sin embargo, no paraliza la decisión de la Permanente, pues los acuerdos de este órgano, según fuentes del CGPJ, tienen carácter ejecutivo. Así, la solicitud ya ha sido remitida al Gobierno independientemente de que su ratificación por el Pleno sufra o no un retraso. Valencia anuncia acciones legales tras ceder el Gobierno en la guerra del catalán España registrará en la UE sólo tres lenguas: una será el catalán valenciano b La Generalitat promoverá hoy un requerimiento administrativo. Luego intentará que sean los jueces quienes lo impidan, tanto en instancias españolas como europeas M. GASPARET VALENCIA. El Gobierno español desveló ayer que la fórmula escogida para que se reconozca en Europa la oficialidad del valenciano y del catalán será la denominación única de catalán- valenciano La decisión inaugura un conflicto institucional entre la Generalitat Valenciana y el Gobierno central hasta el punto que Valencia anunciará hoy acciones en los tribunales: el Consell promoverá un requerimiento administrativo previo a la vía contencioso- administrativa, para después intentar que sean los jueces quienes lo impidan, tanto en instancias españolas como europeas. Según admiten fuentes del Ministerio de Exteriores, este choque podría generar un grave enfrentamiento entre Cataluña y la Comunidad Valenciana, y afectar incluso al sí en el referéndum de la Constitución Europea No obstante, las mismas fuentes reconocen que las consecuencias que para la relación entre autonomías pueda tener el reconocimiento del valenciano y el catalán como sólo un idioma y bajo una denominación única es el sacrificio que hay que hacer para sacar adelante en el Senado la ley de presupuestos con el apoyo de Esquerra Republicana de Catalunya. El modo en que el Gobierno ha gestionado la polémica y adoptado su decisión final complica el escenario de un conflicto que, en palabras del consejero valenciano de Relaciones Institucionales, Esteban González Pons, se da por inaugurado Primero, porque la denominación catalán- valenciano se pliega a todas luces al reconocimiento de unidad lingüística que exigiera Corchetes en el documento donde finalmente pondrá catalán- valenciano ERC de un ministro para dar su apoyo a los Presupuestos. Cabe recordar que María Teresa Fernández de la Vega y Jordi Sevilla cumplieron a pies juntillas. Y segundo, porque la opinión de la Generalitat Valenciana ha sido obviada, menospreciando incluso una salida airosa al chantaje independentista. Las autoridades valencianas propusieron a Moratinos que en el argumentario jurídico que acompañará a la solicitud de reconocimeinto en la UE de la oficialidad de las lenguas de España se hiciera mención, de un modo genérico a las lenguas que reconocen los Estatutos de Autonomía del Estado español sin precisar la denominación de cada una de estas lenguas. mento actual de debate de reforma de los Estatutos de Autonomía, Asturias podría reconocer el bable como lengua y eso generaría la obligación de promover también su reconocimiento en Bruselas A esta negativa se suma el modo displicente en que, según fuentes de la delegación, fueron tratados ayer en el Ministerio los consejeros de la Generalitat Esteban González Pons y Gema Amor, quienes viajaron a Madrid para reclamar la documentación que el Gobierno piensa elevar a la UE. Los borradores son una solicitud de reconocimiento y una propuesta de modificación del reglamento lingüístico de la UE. En ambos documentos se insta al reconocimiento de forma expresa del gallego y del vasco y, sin embargo, aparece en puntos suspensivos y entre corchetes la denominación común que habrá de aplicarse en Europa al catalán y al valenciano. Luego, en la propuesta de modificación del reglamento del régimen lingüístico de la UE, se lee, escrito a mano, catalán- valenciano el enunciado que se elevará a Bruselas. Solución de consenso Esta solución hubiera bastado para respetar la textualidad y el espíritu del Estatuto de la Comunidad Valenciana, que define como valenciano la lengua que se habla en la autonomía. Sin embargo, los responsables del Ministerio de Exteriores adujeron que esta solución era inviable porque en el mo-