Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 1 12 2004 Espectáculos 69 Un documental aborda por vez primera la faceta cinematográfica completa de Dalí Dalimatógrafo dirigido por Álvarez de Eulate, reúne abundante material inédito b Esta tarde habrá un pase de la CLÁSICA Liceo de Cámara Heinrich Ignaz Franz von Biber: Sonatas del rosario Intérprete: La Risonanza. Lugar: Auditorio Nacional. Fecha: 26- XI cinta en el Cine Estudio del Círculo de Bellas Artes, aunque no está prevista su exhibición en salas comerciales NATIVIDAD PULIDO MADRID. El Año Dalí va llegando a su fin. Uno de los últimos actos organizados para conmemorar el centenario de su nacimiento reunió ayer en la Residencia de Estudiantes (el lugar más daliniano de Madrid) a José García Velasco- -que ejercía de anfitrión por partida doble: presidente de la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales (SECC) y director de la Residencia- Montse Aguer, comisaria del Año Dalí; y Enric Lloveras y Tito Álvarez de Eulate, productor ejecutivo y director, respectivamente, del documental. Bajo el sugerente título de Dalimatógrafo se esconden 90 intensos minutos de rodaje con un protagonista indiscutible, la pasión de Dalí por el cine. Una pasión que, como todas las pasiones, vivió momentos intensos junto a otros frustrantes. De hecho, hay quien apuntaba ayer que esta película bien podría haberse llamado Historia de una frustración Producido por la SECC, la Fundación Gala- Dalí y Talent Televisión, y con el asesoramiento científico de Agustín Sánchez Vidal (daliniano convencido) el documental bucea en la relación del genio ampurdanés con el cine. Ya coqueteaba con él desde su infancia (veía en Cadaqués películas de Charlot y Buster Keaton) y aún poco antes de morir escribía una carta a Buñuel proponiéndole hacer una película con él. El aragonés le contestó: Gracias, pero ya estoy retirado Años antes ya había roto toda relación con ese cochino pintor catalán Por primera vez se abordan de manera tan exhaustiva los proyectos cinematográficos de Dalí. El documental recoge las investigaciones llevadas a cabo en medio centenar de archivos e instituciones de todo el mundo, testimonios de amigos y especialistas (José Bello, Boadella, Estrella de Diego, Antoni Pitxot... y abundante material inédito. Es el caso de algunos guiones que nunca vieron la luz, como La sangre catalana También recoge títulos tardíos y casi desconocidos: Caos y creación (por primera vez un artista usa el vídeo como soporte) o La historia prodigiosa de la encajera y el rinoceronte Algunos tenían como protagonistas a Goya, El Cid o Don Quijote. Con Buñuel trabajó en Un perro andaluz y La Edad de Oro (se ha descubierto que en esta última participó Dalí más de lo que se creía) hizo los decorados para Recuerda de Hitchcock (confiesa el director que le escogió por ser el pintor de los sueños, no por ser un loco) colaboró con Walt Disney, quien le visitó en Cadaqués, en la idea EL VIOLÍN ORANTE ALBERTO GONZÁLEZ LAPUENTE S Dalí con Ingrid Bergman (arriba) Sobre estas líneas, junto a Walt Disney y Alfred Hitchcock, con quienes colaboró en Destino y Recuerda respectivamente Tras besar a Greta Garbo, dijo Dalí que tenía los mismos labios que el farmacéutico de Figueras de Destino que se ha estrenado recientemente; e ideó un proyecto con los hermanos Marx, que nunca llegó a realizarse. Greta Garbo le fascinaba. Llegó a besar a la Divina en los labios. Tiene unos labios muy bien dibujados- -dijo Dalí- los mismos labios que el farmacéutico de Figueras e escucharon por primera vez en la última Semana de Música Religiosa de Cuenca. Han estado en la Quincena Musical donostiarra. Llegan ahora a Madrid. Las Sonatas del rosario de Biber no dejan de viajar y lo apasionante es que todos aquellos que tienen la oportunidad de escucharlas se sorprenden al comprobar que siempre queda (buena) música por conocer. Viene a hacer ahora un siglo de su descubrimiento y publicación, apenas quince de la aparición de una versión facsimilar del manuscrito, y ya son algunos los que, como La Risonanza, las estudian y divulgan en el convencimiento de estar ante una de las cumbres instrumentales del barroco. Dicho esto, convendrá aclarar que las dudas, las posibilidades y las dificultades que plantea esta colección unitaria, pero formada por quince obras para violín y continuo, y una Passacaglia son tantas como fascinantes sus consecuencias. De entrada, La Risonanza entiende que la personalidad de los tres bloques en que se dividen las sonatas Misterios gozosos Misterios dolorosos y Misterios gloriosos admite la presencia de otros tantos violinistas distintos, cada uno aportando su personalidad. Olivia Centurioni, David Plantier y Riccardo Minasi se han dividido el total que ha podido escucharse a lo largo de dos sesiones del Liceo de Cámara, con el complemento de parte de la Mensa sonora del propio Biber. Y aún que, al margen de las continuos cambios de scordatura o afinación del violín, es posible intensificar las diferencias sonoras de cada sonata (fiel al perfecto correlato con la simbología religiosa que transmiten) sustituyendo en algunas de ellas el violín por la viola d amore y la lira da braccio. En la última sesión, Minasi, cuyo valor como instrumentista alcanza a estar al lado de un generoso espectro expresivo, de un virtuosismo que se expande hacia fuera a veces con tacha y de una notable variedad de recursos, intensificó el sentido de los últimos misterios con el muy distinto colorido de cada instrumento en un catálogo sonoro sorprendente. Fue muy elogiada su actuación, aunque no se debe dejarse de lado la de Plantier, capaz de proponer un mundo contrario, más cercano a la meditación, al virtuosismo de carácter introvertido, a las respiraciones más hondas, calmado y sereno, propio de un dolor sufrido. Todos fueron, en verdad momentos únicos.