Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 MIÉRCOLES 1 12 2004 ABC Cultura y espectáculos Marzo de 1973. Mujeres de Harbin, en un acto de exaltación La represión dejó terribles imágenes (esta corresponde a agosto del 66) de depurados Barcelona muestra las fotos de la Revolución Cultural que esperaron 35 años bajo tierra La exposición de Caixafórum documenta la década radical que convulsionó China de 1966 a 1976 b Li Zhensheng escondió en el subsuelo de su casa hasta 60.000 negativos no autorizados a la espera de los momentos propicios para su publicación JUAN PEDRO YÁNIZ BARCELONA. Al diablo los textos budistas, están llenos de pedos de perro reza un cartel, que aguantan varios cariacontecidos personajes, el 24 de agosto de 1966, en la ciudad china de Harbin (provincia de Heilongjiang) -en plena efervescencia desencadenada el 16 de mayo de aquel año con la consigna maoísta de atacad el cuartel general rodeados de una muchedumbre de guardias rojos, amenazantes. Los que agarran la pancarta son bonzos exclaustrados y vestidos de paisano, por las bravas, en plena Revolución Cultural china, del 66 al 76. Éste es uno de tantos documentos impactantes de la exposición del fotógrafo Li Zhensheng (22- 9- 1940) que cuando estudiaba Cine en Jilín se reconvirtió en fotoperiodista, más útil socialmente y allí le sorprendió el cataclismo desencadenado por Mao Zedong, en la primavera de 1966. Metido en harina, se coloca un brazalete rojo y va fotografiando todo lo que ve y con previsión va ocultando los rollos impresionados, bajo tierra, a la espera de tiempos mejores, que tardaron 35 años en llegar. Sufre diversos periodos de reeducación pero sobrevive y en 1982 se trasladó a vivir a Pekín. Allí conoció a Robert Pledge, con el que clasificó y ordenó su fondo de 60.000 fotos, no autorizadas, a lo largo de cien fines de semana. Una selección de 150 de El fotógrafo Li Zhensheng posó ayer junto a su obra en la sede de Caixafórum ellas se exponen en Caixafórum, a partir de hoy y hasta el próximo 6 de febrero. Ahora Li vive entre Pekín y Nueva York, ha publicado un libro y organizado varias exposiciones. dibrio se ve algún reloj de pulsera y otras menudencias como prueba. El autor explicó que el actual gobierno chino no ha condenado la revolución, pero permite que se realicen críticas a nivel personal, las actuales generaciones conocen muy vagamente lo ocurri- YOLANDA CARDO Testimonio político y de época Se trata de un testimonio espeluznante de la década en la que Mao quiso depurar el PCCH de los capitalistas y burgueses infiltrados términos muy laxos. Como se ve en las imágenes, el secretario local fue depurado por arribista al peinarse a lo Mao; otros reos de depuración eran acusados de enriquecimiento y en el entarimado del lu- Me han permitido la proyección de diapositivas ante grupos de universitarios dice Li do entonces y a mí me han permitido la proyección de diapositivas ante grupos de universitarios. Li trabajó 18 años en el Diario de Heilongjiang labor que alternó con diversos periodos de reeducación. Robert Pledge, dirigente de una agencia internacional de fotógrafos que sirvió de enlace con el exterior, calificó la colección de Li como caso único en la historia de la imagen ya que una etapa trascendental en la vida de un país se puede recuperar históricamente por la labor de un solo fotógrafo Como tantos otros orientales, Li no aparenta los 64 años que tiene, son-