Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 Madrid MIÉRCOLES 1 12 2004 ABC El PSOE alerta del riego de 21 parques y calles con agua sin garantías sanitarias M. J. Á. MADRID. El Grupo Municipal Socialista denunció ayer al Ayuntamiento de Madrid por regar, desde hace dos años, 350 hectáreas de zonas verdes de 21 parques de la ciudad y baldear cientos de calles con agua reciclada procedente de la depuradora de La China, sin las debidas garantías de salubridad y de seguridad. El motivo es el incumplimiento de la normativa de uso de aguas depuradas del Ministerio de MADRID AL DÍA COSAS DEL CIRCO RAMIRO BUENO Medio Ambiente. Esta situación, en su opinión, puede acarrear infecciones tales como legionella, dermatitis, diarreas, náuseas, vómitos o asma a todos aquellos que estén en contacto con dicho líquido. Así lo explicó ayer el portavoz de Medio Ambiente, Pedro Santín, junto al de Seguridad, Óscar Iglesias. La falta de control llega incluso a las instalaciones de la propia depuradora, tal y como denunció su comité de empresa Ante estos hechos exigen al Consistorio que aumente los controles sanitarios y cumpla con todas las medidas de prevención. Entre otros incumplimientos, indican que no guardan la distancia de seguridad exigida respecto al uso de estas aguas depuradas con las zonas habitadas; riegan en horas de gran afluencia de público y usan aspersores de gran alcance Ante ello han solicitado la comparecencia de Paz Martínez, responsable de Medioambiente. uelve el circo a Madrid. Algunos dirán que nunca se marcha, y que no hay más que mirar hacia la política o tras los barrotes de esa jaula de locos llamada televisión. Pero volvamos al auténtico circo. Antaño considerado como el mayor espectáculo del mundo, cuando éste era más ingenuo y sobre su faz había hueco para que el director de pista diera la bienvenida al asombro. Ramón Gómez de la Serna vino a decir que quien tuviera más sesiones de circo en su haber, más derecho tendría a ir al cielo. Él mismo fue asiduo espectador e incluso tuvo la ocurrencia de dar conferencias subido a lomos de un elefante o desde un trapecio. Era trapecista de metáforas haciendo piruetas verbales con sus greguerías. Domador de leones castizos tomando el vermut y tigres vanguardistas bañándose en un cóctel. Y también payaso de humor blanco, recopilando objetos variopintos para su rastro particular. Dos campamentos circenses se encuentran estos días en la ciudad. Uno, el Circo Mundial de siempre, acampado en la plaza de Las Ventas. Camiones y caravanas rodeando el ruedo en una pequeña babel de idiomas, donde todos sus integrantes se entienden en un mismo lenguaje de esfuerzo trashumante. Sus animales estremecen el aire de la calle Alcalá y avenida de Los Toreros con sus rugidos nostálgicos de sabanas y selvas. Son fieras que no quieren algunos bobos sin fronteras en la Barcelona de ultradiseño. Debe ser que ya tienen bastante con más de un oso con bigote haciendo el indio en su gobierno. Otro circo sin animales, sofisticado y distinto, es el Circo Soleil bajo su carpa blanca en la casa de Campo. Es una multinacional de fantasía, en la cual predominan música y malabarismo gimnástico, desafinado a la flexibilidad humana y algunas leyes de Newton. Un dato: en los dos circos mencionados pueden admirarse artistas chinos. Otro ejemplo del poderío asiático que dominará el mundo. Y por último, si yo alguna vez tengo derecho a un trocito de cielo por una tarde en el circo se lo debo a mi tío Tito, un hombre bueno y cachondo, que una vez me llevó a una función en el antiguo Palacio de los Deportes. V