Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 1 12 2004 Internacional 37 Las Naciones Unidas dan el primer paso para la mayor reforma de su historia El Consejo de Seguridad y la definición del terrorismo, los caballos de batalla será oficialmente presentado mañana y debatido por los jefes de Estado y de Gobierno que configuran la ONU en septiembre del año que viene ALFONSO ARMADA. CORRESPONSAL NACIONES UNIDAS. Todos estamos obligados a reconocer- -al margen de cómo de grande sea nuestro poder- -que debemos negarnos el derecho de hacer siempre lo que nos plazca La frase fue pronunciada por Harry Truman, el victorioso presidente de Estados Unidos tras los horrores de la Segunda Guerra Mundial, al término de la sesión plenaria que hace sesenta años dio origen a la Organización de las Naciones Unidas. La frase figura en la página nueve del prolijo documento que 16 expertos nombrados por Kofi Annan han elaborado bajo el título Un mundo más seguro: nuestra responsabilidad compartida El texto será oficialmente presentado mañana y debatido por los jefes de Estado y de Gobierno que configuran la ONU en septiembre del año que viene: propone una reforma histórica de la organización y un nuevo Consejo de Seguridad adaptado a los peligros y realidades del siglo XXI. Encabezados por Anand Panyarachun, ex primer ministro de Tahilandia, el comité de 16 sabios- -calificados despectivamente por algún diplomático como reliquias intentando revitalizar una reliquia en el que figuraban desde el ex consejero nacional de Seguridad de George Bush padre y mentor de Condoleezza Rice, Brent Scowcroft, a Gareth Evans, ex ministro de Exteriores de Australia, celebró seis reuniones plenarias a lo largo de doce meses y convocó decenas de seminarios para parir las 95 holandesas de apretada tipografía y letra diminuta en la que varios asuntos estuvieron a punto de romper el consenso. b El texto Renuncia Tom Ridge, secretario de Seguridad Interior de EE. UU. P. RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. El pionero ministro de Seguridad Interior, Tom Ridge, se ha sumado ayer a la creciente lista de miembros de la Administración Bush sin ganas de continuar otros cuatro años en la cúpula del gobierno federal. La voluntaria y esperada salida de Ridge, ex gobernador republicano de Pensilvania, ha sido justificada como un deseo de hacer dinero en el sector privado y disfrutar de más tiempo con su familia. Esta es la séptima baja acumulada entre los 21 miembros del gabinete de Bush desde las elecciones del pasado 2 de noviembre. Tom Ridge se convirtió en enero del 2003 en el primer titular de la Cartera de Seguridad Interna, uno de los múltiples cambios forzados en Estados Unidos por los atentados del 11- S. Más de veinte agencias gubernamentales y 180.000 funcionarios han quedado englobados dentro de ese nuevo departamento ministerial entre cuyas responsabilidad se encuentran delicadas funciones como el control de fronteras, inmigración y defensa civil. Para el relevo de Tom Ridge, las quinielas en Washington mencionan a dos de sus lugartenientes, Asa Hutchinson y el almirante James Loy. Aunque también se barajan otras posibilidades como el ex gobernador de Virginia, James S. Gilmore; el actual gobernador de Massachusetts Mitt Romney; y Frances Fragos Townsend, asesora de la Casa Blanca. tos, junto a Kashmir y Corea, como uno de los incurables focos de inestabilidad- -estaba detrás del desafío de Musa. Finalmente el texto apunta como posible definición del terrorismo como toda violencia políticamente motivada contra civiles, todo intento de causar la muerte o dañar seriamente a civiles o no combatientes La amenaza del escándalo Mientras Kofi Annan se encuentra en uno de los momentos más delicados de su carrera a causa de las ramificaciones del escándalo del programa petróleo por alimentos- -en el que está involucrado su propio hijo Kojo- las malas relaciones con la Casa Blanca y el Congreso de Washington, además de la ratonera iraquí- -una guerra que ha servido de acicate para una reforma largamente acariciada y siempre bloqueada- es difícil adivinar el porvenir del centenar largo de recomendaciones de un comité de sabios que insiste en la vigencia del artículo 51 de la Carta de la ONU sobre el derecho a auto- defensa. Tras hacer hincapié en el desarrollo y la corrección de las desigualdades como la mejor forma de prevenir el mal, el panel de sabios recalca que las amenazas para la paz y la seguridad están más estrechamente entrelazadas que nunca y serían: pobreza y epidemias como el sida, conflictos dentro de los Estados, armas de destrucción masiva, terrorismo y crimen organizado. La conclusión: o la ONU se renueva a fondo, o se volverá irrelevante. Kofi Annan AFP tual presidente de la Liga Árabe, en torno a uno de los asuntos que más división sigue despertando en la ONU: la inexistente definición de terrorismo. Según aseguraba ayer el New York Sun, Musa amenazó con dimitir por la negativa a incluir terrorismo de Estado- -el panel asegura que el marco legal contra violaciones cometidas por Estados es mucho más duro que contra individuos u otras entidades- -y si no se recogía el derecho a resistirse contra una ocupación. La cuestión de Palestina- -reconocida por los exper- La Cruz Roja califica de torturas las coacciones en Guantánamo PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. El Comité Internacional de la Cruz Roja, a partir de inspecciones sobre el terreno realizadas el pasado mes de junio, ha llegado a la conclusión de que las tácticas de coacción utilizadas por el Pentágono contra los 550 combatientes ilegales acumulados en su prisión de Guantánamo son el equivalente a tortura De acuerdo a las denuncias remitidas este verano de forma confidencial a la Administración Bush pero publicadas ayer de forma parcial en portada del New York Times, los presos en esta cárcel extrajudicial sufren inadmisibles coacciones psicológicas y, en algunos casos, físicas. Los inspectores del Comité Internacional de la Cruz Roja, entre los que figuran experimentados especialistas sanitarios, también han denunciado la cuestionable participación de médicos castrenses en la planificación de interrogatorios. Según las ad- Nuevas amenazas Sin citar nombres de países, pero sí reclamando la presencia de dos africanos, dos asiáticos, un europeo y un latinoamericano en un Consejo de Seguridad expandido que haga frente a las nuevas amenazas internacionales, el panel propone dos reformas posibles del órgano decisivo de la ONU: un con 11 miembros permanentes (a los cinco actuales- -que no perderían ni compartirían su derecho al veto- -se sumarían Alemania, Japón, India, Brasil, Suráfrica y Egipto) y otra en la que habría ocho miembros semipermanentes, con mandatos renovables de cuatro años. El rechazo de los excluidos en cada zona (como Indonesia, Pakistán, Nigeria, México, Argentina e Italia) ya se está dejando oír. El mayor pulso lo planteó Amr Musa, ex ministro de Exteriores egipcio y ac- vertencias de la Cruz Roja, la ayuda de galenos militares para extraer la mayor cantidad de información posible es una flagrante violación de la deontológico médica Entre estas criticadas prácticas se incluye facilitar detalles sobre la salud mental y vulnerabilidades de los detenidos sometidos a cuestionamientos. Esta cooperación se habría realizado de forma directa o a través de equipos de psiquiatras y psicólogos que han actuado como una especie de asesores técnicos para interrogatorios. Según las conclusiones del Comité Internacional de la Cruz Roja, el Pentágono ha creado en Guantánamo un sistema diseñado para romper la voluntad de los prisioneros a través de actos humillantes, confinamientos en solitario, temperaturas extremas y uso de posiciones forzadas Además de algunas palizas y el uso de música o ruido atronadores. La Administración Bush, en sus co- municaciones confidenciales con el Comité Internacional de la Cruz Roja, ha rechazado de plano estas acusaciones. Ayer, el Departamento de Defensa se ha limitado a reiterar que existe una división de opiniones sobre si el internamiento indefinido de combatientes ilegales en Guantánamo en una forma de tortura. Según Lawrence di Rita, portavoz del secretario Donald Rumsfeld, el gobierno de EE. UU. considera que tiene el derecho legal a detener a esos sospechosos, no amparados por las Convenciones de Ginebra, hasta el final de la guerra contra el terrorismo. Como parte de sus continuadas críticas a la situación en Guantánamo, los inspectores neutrales del Comité Internacional de la Cruz Roja insisten en que el improvisado centro carcelario al mando del general Jay W. Hood no puede ser considerado de otra forma que un sistema intencional de tratamiento cruel, inusual y degradante y una forma de tortura En comparación con otras inspecciones realizadas desde enero del 2002, el último informe considera que los métodos aplicados por el Pentágono son cada vez más refinados y represivos