Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 1 12 2004 Nacional 23 Anulan la condena a un hombre acusado por su hija de maltrato al reñirla por llegar tarde La joven era problemática y su declaración fue ambigua e inconsistente ISABEL RODRÍGUEZ DE LA TORRE VALENCIA. El Juzgado de lo Penal número 4 de Valencia condenó a Miguel por un delito de maltrato familiar no habitual. La juez se creyó a pies juntillas lo que decía la víctima: su hija, una adolescente de 16 años que denunció haber sido agredida por su progenitor en el transcurso de una discusión por el horario de regreso a casa. Ahora, la Audiencia, tras revisar el CD donde se grabó la vista, dice que la juez se equivocó, que no había ni una sola prueba que incriminara al padre y demasiadas sospechas de que la menor mentía. En menos de un mes, la Audiencia de Valencia ha revocado tres condenas de malos tratos impuestas a varones denunciados por cónyuges, ex esposas o hijos. En este caso, la menor denunció los hechos ante la Policía y presentó, incluso, un parte médico que acreditaba las lesiones que supuestamente le causó su padre durante la acalorada riña que tuvo lugar en mayo en el domicilio familiar de la localidad de Mislata. Pese a las contradicciones que se pusieron de manifesto durante la celebración del juicio, la magistrada se incli- Absuelven a un individuo que golpeó a su mujer porque lo hizo de broma EP BARCELONA. La Audiencia de Barcelona ha absuelto a un hombre que golpeó a su esposa causándole un edema en el labio superior y epistaxis en fosa nasal derecha porque, a pesar de que la víctima lo denunció, durante el juicio se retractó y dijo, al igual que el acusado, que le había dado de broma El tribunal no ha tenido en cuenta que la mujer denunció que el acusado le había agredido- -sin hablar de ninguna broma a la Policía- -y que tuvo que recibir asistencia médica. Ha revocado una sentencia de un juzgado que condenó al marido a 31 días de trabajos en beneficio de la comunidad y le ha eximido de responsabilidad penal. La presión social y mediática, incluso la que pueda derivarse de algunos ámbitos institucionales, que se da hoy en día en relación a los delitos de violencia doméstica no puede suponer nunca que se dejen de lado las garantías que amparan al justiciable por cuanto no caben las aplicaciones de mera oportunidad, interés pragmático o simple comodidad sobre situaciones que, o bien no constituyen infracción penal, o bien no se prueban mínimamente conforme a postulados constitucionales señala la sentencia. nó por la convincente declaración de la víctima y condenó a su padre a realizar 50 días de trabajo en beneficio de la comunidad y a pagar a su hija 60 euros como indemnización por las lesiones. El parte médico daba fe de que la joven presentaba excoriaciones en el cuello y una herida en un dedo de la mano derecha. Ella dijo que fue su padre quien le causó estas lesiones cuando la empujó y la sujetó por la garganta. La Audiencia no duda de la existencia de estas heridas, pero sí cuestiona que estuvieran causadas por unos malos tratos. Error de valoración La magistrada ponente, Carmen Ferrer, asegura que la primera juez que resolvió el caso cometió un error en la valoración de la prueba por dar plena credibilidad a la declaración de la víctima sin tener en cuenta que fue ambigua e inconsistente, y totalmente contradictoria no sólo con la declaración del denunciado, sino también con la testifical de la madre Porque la menor dijo que su padre la agredió en el baño en presencia de su madre. Ésta, por el contrario, aseguró que estaba en el comedor mientras padre e hija discutían en el dormitorio, y que escuchó la discusión, pero no los golpes, ni presenció agresión alguna. La sentencia estima, además, que había motivos suficientes para cuestionar la credibilidad de la denunciante: La relación de la menor con sus padres no es lo que se puede llamar normal por sus problemas de convivencia en casa y en el instituto. Recientemente, la Audiencia absolvió a un hombre al que un juez había condenado por un delito de malos tratos. No había parte médico; tampoco testigos y, además, se daba la circunstancia de que la mujer denunció al marido un día después de que éste respondiera a su demanda de separación y tras haber intentado negociar, en presencia de sus abogados, el reparto de bienes. La Audiencia también revocó la condena a un vecino de Valencia al que su ex mujer denunció después de que se negara a salir a la calle para buscar a un hijo drogadicto. Su testimonio, sentenció el Tribunal, fue vago, inconcreto y contradictorio Y no había más pruebas que eso.