Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 Nacional REFORMA DEL SISTEMA DE NOMBRAMIENTO DE LOS ALTOS CARGOS JUDICIALES MIÉRCOLES 1 12 2004 ABC El PP amenazó con un plante y la reprobación de Manuel Marín El Grupo Popular intentó frenar la aprobación del trámite de lectura única de la reforma judicial con la amenaza de no participar en la votación y presentar un escrito de reprobación del presidente de la Cámara, Manuel Marín. El portavoz del PP en el Congreso, Eduardo Zaplana, destacó que el aplazamiento de la votación- -que interpretó como un segundo revolcón a los demás grupos- -reafirma los argumentos de su grupo, porque votar en ese momento hubiera supuesto una violación de la ley. Subsanado este intento de atropello parlamentario, el portavoz del PP anunciaba que su grupo renunciaba a reprobar a Marín. Por su parte, su colega en el PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, aseguró que los pretextos de unanimidad a los que se aferra Zaplana para impedir la votación son interpretaciones torticeras que tratan de esconder una realidad: la soledad del PP Varios diputados socialistas rodean a José Blanco, con las manos en la cara EFE Un nuevo error del PSOE con la reforma judicial desata otra bronca en el Congreso Los socialistas pretendían que se votase sin la publicación oficial del texto obligada a convocar un Pleno extraordinario mañana para ratificar la lectura única del proyecto y otro el día 9 para su aprobación definitiva J. L. LORENTE MADRID. La carrera contrarreloj del Gobierno socialista por llegar a tiempo a los nombramientos del Tribunal Supremo ha hecho que la tramitación parlamentaria de su reforma judicial adquiera tintes surrealistas. El PSOE volvió a cometer ayer otro error al pretender que el Pleno del Congreso votase el trámite de lectura única del nuevo proyecto de ley aprobado por el Consejo de Ministros del lunes sin que el texto estuviese publicado en el Boletín de las Cortes Generales. Después de una gran bronca y la interrupción del Pleno por espacio de cuarenta minutos, la Junta de Portavoces, acordó- -con la oposición del PP- -aplazar la votación y convocar para mañana un pleno extraordinario en el que se apruebe la tramitación del proyecto en lectura única. Por la mañana, la Cámara decidió- -también con los votos en contra del principal grupo de la oposición- -habilitar otro Pleno extraordinario, que tendrá lugar el día 9, para la aprobación- ¿definitiva? -de la reforma en la Cámara Baja. El último episodio del peculiar paso del proyecto de ley por el Congreso tuvo lugar ayer, cuando los socialistas y sus socios plantearon a la Junta de Portavoces una modificación del orden del día para que la Cámara votase por la tarde la tramitación por la vía rápida. Minutos antes de la votación en el Pleno, los ujieres repartieron a b La Cámara se ve Tramitación sin precedentes La secuencia de lo ocurrido en estos últimos días con la reforma judicial no tiene precedentes en el Congreso. El jueves, la ausencia de 18 diputados del PSOE impide la aprobación del proyecto de ley, al no conseguir la mayoría absoluta. Ese mismo día vino el escrito de los socialistas para que se repitiese la votación en un siguiente pleno para un texto devuelto al Ejecutivo. El viernes, el presidente del Congreso se enfrenta a su grupo al plantear la inconveniencia de una alteración del orden del día del Pleno sin unanimidad. El domingo, Zapatero da marcha atrás y convoca un inusual Consejo de Ministros para salvar la reforma del Poder Judicial. El lunes, el Gobierno aprueba el nuevo proyecto de ley. los portavoces de los grupos una nota- -que, inusalmente, no lleva firma- -elaborada, al parecer, por los Servicios de la Cámara a petición del PP y CiU sobre la cuestión planteada por los socialistas. La nota sirvió al portavoz del Grupo Popular, Eduardo Zaplana, para abrir un debate antes de la votación y subrayar que los Servicios de la Cámara le daban la razón en que no se podía cambiar el orden del día sin unanimidad. Zaplana, que exigió que el escrito se repartiese en el hemiciclo, denunció que la votación era un atropello ya que con ella se incumplía el Reglamento del Congreso y la tradición parlamentaria. El presidente del Congreso, Manuel Marín, explicó que a él sólo le correspondía entrar en cuestiones procedimentales, no políticas, y pidió a los ujieres que fotocopiaran y repartieran el texto. A continuación, el portavoz del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, hizo la interpretación contraria de la resolución, lo que le valió calificativos de mentiroso desde los escaños del PP, que no dejaban de proferir gritos de tongo y qué vergüenza Marín intentó calmar los ánimos y llamó al orden a los diputados del PP Carlos Aragonés y Rafael Hernando. Suspensión del Pleno Aunque al principio las bancadas socialistas estuvieron tranquilas, terminaron por participar en la bronca cuando el diputado del PP Vicente Martínez Pujalte pidió la palabra para exigir la lectura de la norma, a sabiendas de que el texto no había sido publicado. Los diputados del PP empezaron a gritar y levantar las manos. Pujalte hizo constar en acta que nos hacen votar un documento que no existe mientras el ex presidente del Congreso Federico Trillo trataba sin éxito de tomar la palabra. Es inútil dijo el presidente del Congreso justo antes de suspender provisionalmente la sesión y convocar una reunión urgente de la Junta de Portavoces. Voy a demostrarles cómo se puede resolver este tema exclamó Marín mientras abandonaba su escaño con dirección a la Sala María Pineda, donde se iban a reunir los portavoces. Cuarenta minutos después, se reanudó el Pleno. Fue entonces cuando el presidente de la Cámara anunció que quedaba pospuesta la votación, que tendrá lugar en un pleno extraordinario que se celebrará mañana. Con ello, se evita alterar el orden del día del Pleno ordinario.