Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 Nacional CUMBRE ESPAÑA- ITALIA EN CUENCA MIÉRCOLES 1 12 2004 ABC Zapatero, dispuesto a recibir consejos de Berlusconi y también sobre Estados Unidos El presidente italiano ofrece al español un asesor: Si tienes problemas, éste se lleva bien con EE. UU. b Madrid y Roma quieren crear una red europea de respuesta rápida ante el robo de explosivos. También defenderán unidos los fondos de cohesión LUIS AYLLÓN CUENCA. La situación en Irak no estuvo presente ayer en la cumbre hispana- italiana celebrada en Cuenca. José Luis Rodríguez Zapatero y Silvio Berlusconi decidieron hace tiempo no abordar ese asunto en el que tienen posturas diferentes y centrarse en otras cuestiones donde sí hay acuerdos, incluida la necesidad de reforzar las relaciones entre la Unión Europea y Estados Unidos. Il Cavaliere mantiene una buena sintonía con José Luis Rodríguez Zapatero, favorecida por el regalo que el presidente del Gobierno le hizo nada más llegar a La Moncloa para que Roma acogiera la firma de la Constitución Europea. Y ayer se puso de manifiesto en la rueda de prensa que ambos celebraron al concluir la cumbre. El jefe del Gobierno italiano, que al llegar a Cuenca había bromeado con Zapatero al presentarle a su jefe de secretaría diciéndole: Si tienes problemas con Estados Unidos, éste es muy bueno y se lleva muy bien con ellos tuvo luego que responder a una pregunta en el sentido de si, dada su buena relación con la Administración Bush, podía aconsejar al presidente español cómo recomponer sus relaciones con Washington. Una pregunta para el señor Aznar... Lo que menos esperaba ayer Zapatero fue que, sólo unas horas después de la maratoniana comparecencia de su antecesor en el cargo ante la Comisión del 11- M, una periodista italiana le confundiera con José María Aznar. De forma que las risas recorrieron la sala donde comparecía con Berlusconi en rueda de prensa cuando se dirigieron a Zapatero diciendo: Señor Aznar... Tal fue la sorpresa, que Berlusconi abandonó su atril para susurrar en italiano al oído a su anfitrión: Es una periodista de izquierdas, de las tuyas... ampliando aún más la sonrisa de Zapatero. Fue la anécdota más divertida de una fría jornada entre las espectaculares Casas Colgadas y las bellas calles medievales de Cuenca, donde, además, a su paso, cosecharon piropos de las señoras. En realidad, los gritos de guapo iban dirigidos a Zapatero, pero una de las admiradoras añadió: Bueno, los dos Zapatero y Berlusconi cierran la cumbre hispana- italiana con un abrazo ria y fundamental para el orden y la economía mundiales. Debe haber un diálogo constante con Estados Unidos palabras que fueron corroboradas por Berlusconi, quien apostó por una colaboración más estrecha, señalando: No se deben establecer distingos entre Europa y Estados Unidos, porque Occidente es uno solo En esa relación, Madrid y Roma creen que debe estar presente la lucha contra el terrorismo y, en tal sentido, decidieron ayer también, según explicó Zapatero, crear equipos de investigación conjunta hispano- italiana y en- EFE Zapatero acepta consejos sobre EE. UU. El jefe del Gobierno italiano, que visitará a Bush dentro de quince días, se cuidó mucho de ofrecer consejo alguno a Zapatero y contestó: Nunca me meto en casa ajena, así que no le he dado ningún consejo A pesar de ello, Zapatero quiso dar muestras de su famoso talante y añadió, por su cuenta: Yo sí estoy dispuesto a recibir consejos, también de Silvio Berlusconi y también sobre Estados Unidos Las autoridades españolas parecen orientar ahora sus esfuerzos en recuperar la buena conexión con Estados Unidos aprovechando que el próximo año se cumplirá el décimo aniversario de la Agenda Trasatlántica firmada precisamente en Madrid por Bill Clinton y por Felipe González, como presidente en ejercicio de la UE. Zapatero afirmó ayer que en la agenda de la Unión Europea la perspectiva de las relaciones con Estados Unidos es necesa- Ibarretxe rechaza asistir a la cumbre hispano- francesa como convidado de piedra ANA ANTOLÍN VITORIA. El presidente del Ejecutivo vasco, Juan José Ibarretxe, expresó ayer su malestar por la invitación del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, para asistir como convidado de piedra a la próxima Cumbre hispano- francesa, que tendrá lugar el próximo martes en Zaragoza. Ibarretxe advirtió a Moncloa que participará en cualquier foro siempre que pueda expresar sus opiniones A la cumbre han sido invitados los presidentes de las comunidades autónomas que lindan con Francia- -País Vasco, Navarra, Aragón y Cataluña- La portavoz del Ejecutivo vasco, Miren Azkarate, valoró de forma positiva la voluntad del Gobierno socialista de dar cabida a los presidentes auto- cabezar una iniciativa para establecer una red europea de respuesta rápida ante los robos de explosivos. El espíritu de entendimiento entre los dos Gobiernos se extiende también, a tenor de lo expuesto en la rueda de prensa a dos de las cuestiones que van a centrar los debates en el seno de la Unión Europea: la flexibilización del Pacto de Estabilidad y los próximos presupuestos comunitarios. En ambos casos, Zapatero y Berlusconi desean actuar de manera conjunta. El presidente del Gobierno español considera que debe haber una flexibilidad razonable en el Pacto de Estabilidad, porque una economía moderna debe tener un margen, atendiendo a las circunstancias de cada país palabras que no sólo satisfacen a Berlusconi, sino, sobre todo a Jacques Chirac o Gerhard Schröder, los grandes aliados de Zapatero en Europa. Fondos de cohesión nómicos en los distintos foros europeos como respuesta a sus reclamaciones, pero protestó por el carácter de la invitación. En opinión del Ejecutivo vasco, resulta difícilmente entendible que el Gobierno invite a Juan José Ibarretxe a la cumbre para que éste permanezca callado, sentado sin hablar; simplemente para escuchar Así, ante la posible ausencia del lendakari, hizo un llamamiento para que las cosas se hagan mejor, con otras fórmulas de participación Sin cerrar la puerta a un futuro entendimiento, Miren Azkarate añadió que al fin y al cabo son los primeros intentos de la anunciada voluntad del Gobierno de Zapatero de abrir los foros europeos a los representantes autonómicos. El jefe del Ejecutivo espera en correspondencia una flexibilidad de Francia y Alemania para una salida gradual de España de los fondos de cohesión y, de momento, ha obtenido el apoyo de Berlusconi, también interesado en preservar las ayudas estructurales para algunas de las regiones del sur de Italia. Así que españoles e italianos actuarán de manera firme y conjunta en defensa de esos fondos en el debate sobre las perspectivas financieras, aseguró Zapatero. También coincidieron los dos jefes de Gobierno en expresar su preocupación por la fortaleza del euro frente al dólar, un fenómeno que Silvio Berlusconi llevará al Consejo Europeo de diciembre, y sobre el que José Luis Rodríguez Zapatero piensa que no será muy duradero.