Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 MIÉRCOLES 1 12 2004 ABC Nacional El PSOE quiere cerrar la comisión del 11- M antes de Navidad y descarta indagar más en la trama de Asturias Los socialistas pretenden que las conclusiones finales se aprueben en febrero informe final atribuirán al PP tres nuevos descontroles en la vigilancia de explosivos, en la política de inmigración y en la falta de cuidado con presos islamistas MANUEL MARÍN MADRID. El Grupo Parlamentario Socialista está decidido a que la comisión de investigación del 11- M cuelgue el cartel de cerrado antes de Navidades. Los socialistas lo tenían claro antes de la comparecencia del ex presidente del Gobierno José María Aznar y lo tienen claro ahora. No proceden más prórrogas. Creemos que salvo las previstas comparecencias del ahora jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, y de la representante de las víctimas de los atentados como cierre, no hay nada más que añadir, al menos en el ámbito parlamentario señalaron a ABC fuentes socialistas, recordando que otra cosa es lo que ocurra en los Tribunales Los socialistas negaron ayer que su pretensión de dar por finalizados los trabajos de la comisión- algún día tienen que acabar -se base en una relación causa- efecto ante lo afirmado por Aznar. Ni mucho menos. Él vino al Parlamento a decir lo que quiso decir, y así lo hizo... incluso insultó, pero lo cierto y verdad es que no aportó ningún dato nuevo que sea susceptible de ser investigado por la comisión argumentaron desde el PSOE. b En su Zapatero acudirá con humildad y sin rencor L. AYLLÓN CUENCA. Con humildad y sin rencor Con este ánimo dijo ayer el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que acudirá a la comisión parlamentaria de investigación del 11- M el próximo 13 de diciembre. Aunque Zapatero eludió en todo momento el cuerpo a cuerpo con José María Aznar después de la comparecencia de anteayer, su respuesta a un periodista tras la cumbre hispano- italiana celebrada ayer en Cuenca fue un anuncio en toda regla de que su tono ante los comisionados será muy distinto al de su antecesor en el cargo. Y más allá, significó una reprobación del tono empleado por Aznar. Zapatero se limitó a avanzar que pretende que su comparecencia sirva para dar consuelo a las víctimas y para expresar el compromiso del Gobierno que preside de pensar en el futuro para prevenir que se vuelvan a repetir atentados como los del 11- M. El jefe del Ejecutivo señaló que no va a contestar a las acusaciones de manipulación y mentiras que Aznar lanzó contra él y su partido. La hora de las conclusiones Para los socialistas, mantener viva la comisión no tiene sentido y dan por descartado que puedan asumirse nuevas comparecencias relacionadas con la trama de explosivos de Asturias, sobre la cual no sólo investiga la Audiencia Nacional en uno de sus frentes, sino que también la Fiscalía ha abierto unas diligencias para determinar si la conducta de algunos mandos de la Guardia Civil pudo ser delictiva Además, juzgan ya acreditado que no hubo vinculaciones ETA- islamistas, por lo que tampoco procede indagar más. El calendario que manejan los socialistas- -en el que coinciden también la mayoría de los Grupos minoritarios- -supone no superar las fiestas navideñas, al menos en lo que atañe a las comparecencias. Es hora de abrir el periodo de conclusiones, entre otras cosas porque cada Grupo lo tiene todo muy claro. Ni nosotros vamos a poder convencer al PP de que hubo una nefasta gestión política de los atentados, ni ellos nos convencerán a nosotros de que no hubo imprevisión alguna Y tras la presentación formal de conclusiones, la tesis de los socialistas es que el Pleno del Congreso que debe aprobarlas se celebre lo antes posible- -será muy difícil antes de febrero- pero en cualquier caso antes del primer aniversario de los dramáticos atentados. Entre las nuevas conclusiones que el PSOE incorporará a las ya redactadas el pasado septiembre- -cuando la comisión estuvo virtualmente cerrada- -figuran algunas que, a juicio de sus comisionados, reafirman la tesis de la imprevisión. Así, incluirán tres nuevos descontroles atribuibles al Gobierno de Aznar: en la vigilancia de los explosivos en Asturias; en la política de inmigración tras averiguarse que algunos de los terroristas tenían antecedentes criminales y debieron ser expulsados de España; y en la política penitenciaria con presos islamistas. En todo caso, fuentes de Moncloa hicieron hincapié en la autonomía de que goza el Grupo Parlamentario Socialista, para rechazar la idea de que si finalmente se cierra la comisión se pueda atribuir a una orden directa de José Luis Rodríguez Zapatero: Nunca va a dar una orden para dar carpetazo y cerrar la comisión a la fuerza. Si eso ocurre es porque los Grupos, o una mayoría de ellos, lo juzgan oportuno Algunas fuentes socialistas cuentan con que el cierre de la comisión contribuya, al menos en alguna medida, a rebajar el tono de enfrentamiento entre PSOE y PP, muy encrespado en los últimos días por el caso Moratinos y la Cuesta llega a la Comisión el lunes polémica reforma del sistema de elección de jueces, calificada por los populares de cacicada Desde ese punto de vista, el cerrojazo a la comisión serviría para presentar un escenario menos crispado ante la campaña para lograr el sí en el referéndum sobre la Constitución Europea, como espera Zapatero. Dardos internos a Álvaro Cuesta Pero a la espera de que se oficialice el cierre de la comisión, si es que finalmente se produce (el PP aún tiene solicitadas comparecencias) los socialistas se afanaron ayer en contrarrestar la dosis de moral que ha inyectado Aznar entre los parlamentarios del PP y en rebajar su clima de euforia. Su portavoz, Alfredo Pérez Rubalcaba, mantuvo que Aznar sólo fue al Congreso a defenderse, a justificar su derrota electoral, a no asumir ninguna responsabilidad, a echar la culpa a los demás y a mentir Sin embargo, no sólo Aznar fue objeto de críticas. También recibió dardos desde sus propias filas el diputado socialista que le interrogó, Álvaro Cuesta, a quien algunos de sus compañeros reprochan una intervención de perfil bajo, no haber formulado preguntas claras y taxativas y haberse enredado en circunloquios sin contundencia suficiente. Incluso, el número dos del PSOE, José Blanco, matizó ayer el elogio que El socialista Alfonso Perales dice que Aznar demostró ser el peor matón de la derecha española EP MADRID. El responsable de Relaciones Institucionales y Política Autonómica del PSOE, Alfonso Perales, calificó ayer de lamentable la comparecencia de Aznar en la Comisión del 11- M, y acusó al ex presidente de haber demostrado ser el peor matón de la derecha española dirigiéndose no sólo a los comisionados sino también al resto de ciudadanos Pobre Mariano- -Rajoy- con sus escuderos Acebes y Zaplana convertidos en hooligans aplaudiendo una intervención del pasado dijo. En opinión de Perales, la larga intervención de Aznar en el Congreso produjo una notable incomodidad a los españoles que le escucharon, y que su matonismo, con el que pretendía avasallar, sólo tuvo resultado en sus hooligans que se reían y le aplaudían ¿De qué se reían? ¿De los familiares de las víctimas? preguntó el secretario de Relaciones Institucionales del PSOE, quien incidió en que Aznar volvió a querer dividir a los españoles esparciendo lo que mejor sabe hacer, que es la desconfianza