Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 30 11 2004 Cultura 61 pintó para el Ayuntamiento de Amberes. Y es que una de las manías del maestro flamenco era no poder resistir la tentación de repintar las obras terminadas (tanto las suyas como las de otros) En el caso de La Adoración de los Magos fue más allá incluso. Pocos años después de su conclusión, el cuadro formó parte de la Colección Real española. En un viaje a nuestro país entre 1628 y 1629, Rubens se reecuentra con su cuadro y decide darle un cambio radical. No sólo decide repintarlo (aún quedan las huellas del original) sino también ampliarlo considerablemente en su parte superior (90 centímetros) y derecha (107 centímetros) un hecho apreciable al primer golpe de vista. Un pintor voraz, casi caníbal Le acompañan tres bocetos que Rubens empleó para este lienzo La Adoración de los Magos del Groninger Museum de Holanda; una Cabeza de Mago negro de una colección privada, y Retrato de hombre con barba de la Galleria Corsini de Roma) Además, se exhibe la radiografía de El prendimiento de Sansón del Art Institute de Chicago (bajo este cuadro, Rubens pintó el primer boceto de La Adoración de los Magos Junto a ellos, otras pinturas del Prado que ayudan a comprender mejor el interesantísimo y complejo proceso creativo de Rubens: Santo Tomás San Pablo Filopómenes descubierto (realizado al alimón con Frans Snyders) una Inmaculada Concepción y Paisaje con Psique y Júpiter de Paul Brill, que Rubens se encargó de repintar. Alejandro Vergara, jefe de Conservación de Pintura Flamenca y Escuelas del Norte del Prado, ha capitaneado este ambicioso proyecto científico- expositivo, que pone de manifiesto cómo este pintor voraz, casi caníbal va evolucionando personalmente con los años y paralelamente lo hace su pintura. Así, en 1609 parece como si cincelara más que pintara; en 1629 cambia su forma de pensar... y su pintura. Entre los numerosísimos cambios que hizo el pintor en La Adoración de los Magos cita tan sólo algunos: la figura de la Virgen y los colores de sus ropas, la del Rey Mago arrodillado, los personajes con armadura o los porteadores. La Adoración de los Magos de Rubens, luce en todo su esplendor tras la restauración, acabada en 2002 El Prado se sumerge en el proceso creativo de Rubens con La Adoración de los Magos Tardó 4 meses en pintarlo dos veces; el museo, 4 años en restaurarlo y analizarlo NATIVIDAD PULIDO MADRID. De 2000 a 2002 se llevó a cabo la restauración de una de las más hermosas obras de Rubens, una de esas discretas obras maestras del Prado en palabras de su director, Miguel Zugaza. Se trata del monumental lienzo La Adoración de los Magos de Rubens. Discreta, no por su calidad, que es muy alta, sino porque la mayoría de los inquilinos de este museo suelen quedar en un segundo plano, eclipsados por la fama de otros como Las Meninas las Majas o Las Tres Gracias del propio Rubens. Fue durante la restauración de La Adoración de los Magos que llevó a cabo Herlinda Cabrero, cuando surgió la idea de hacer un estudio en profundidad de este cuadro- -en el que se han empleado otros dos años más- -para analizar detalladamente la peculiar manera en que esta fuerza de la naturaleza llamada Pedro Pablo Rubens creaba sus obras. El fruto del trabajo de estos últimos cuatros años ve ahora la luz en forma de exposición de gabinete y de exhaus- tiva publicación. La primera, que puede verse en la sala IXb del Prado hasta el 27 de febrero y está patrocinada por Hermès, gira en torno a la creatividad del artista. Presidiendo la sala, La Adoración de los Magos A su lado, una copia anónima flamenca del lienzo original (casi exacta, aunque de tamaño más reducido) de una colección privada de Londres. Tiene el enorme interés de que gracias a él podemos saber cómo era el cuadro tal como salió del pincel de Rubens en 1609, cuando lo Martín Chirino: La escultura no está bien representada en el CARS N. P. MADRID. Hoy recibirá de manos de Doña Sofía el premio Tomás Francisco Prieto, que otorga la Fundación Real Casa de la Moneda. Ayer, Martín Chirino mantenía un encuentro con la prensa y visitaba la muestra Clavé, grabador que también hoy inaugurará la Reina. El genial escultor, que fue director del Centro Atlántico de Arte Moderno de las Palmas de Gran Canaria, no rehuyó preguntas acerca de la injerencia política en los cambios de directores en los museos. Él mismo lo sufrió en propia carne: Yo estaba sujeto de pies y manos por los políticos de turno que imponían sus criterios. Estoy to- ta, cuando es la obra la que es universal Chirino aboga por formular leyes que aborden los problemas fiscales con el fin de incentivar la cultura. Clavé, grabador talmente en contra del nombramiento político de los directores de museos, pero también lo estoy de convocar concursos para elegirlos. Eso les da un carácter funcionarial Advierte que hay una clara instrumentalización, aunque reconoce que los artistas hemos vuelto felizmente a nuestro gueto en museos y galerías de arte, a la naturaleza de ser creadores Sobre la presencia de la escultura en el Reina Sofía, Martín Chirino reconoce que el museo tiene lagunas; la escultura no está bien representada, le falta más amplitud En su opinión, vivimos en este país una paletería: nos planteamos la universalidad del artisComo es tradicional, el galardonado con el Tomás Francisco Prieto inaugura al año siguiente una muestra de obra gráfica. En esta ocasión le toca el turno a Antoni Clavé. A sus 91 años, y debido a su delicado estado de salud, no pudo asistir. Comisariada por Ana Beristain, la muestra Clavé, grabador explora, a través de un centenar de piezas, la evolución de la obra gráfica en la carrera de este artista: desde una primera etapa dominada por la litografía, hasta sus exploraciones con planchas de aluminio. Guantes, cuerdas, instrumentos extraños... conforman el original universo de este artesano del arte, que sigue siendo hoy un gran desconocido. Martín Chirino