Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 Opinión MARTES 30 11 2004 ABC Cartas al director Vergüenza y pena He oído y, a ratos, visto la comparecencia del señor Aznar en la Comisión que dice investigar para esclarecer los hechos del 11 de Marzo. Lamentable. Sólo les ha faltado a algunos preguntar al ex presidente si había sido él el que puso las mochilas- bomba en los trenes y si actuó solo o en compañía de algunos de sus ministros. Me avergüenzo de este país, que así dilapida fuerza y tiempo y somete a juicio sumarísimo a un presidente honrado y capaz. Repito: vergüenza y pena. C. Climent Vallejo. Barcelona. Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Por fax: 913.203.356. Por correo electrónico: cartas abc. es Aprender de Aznar Después de varias horas delante del televisor, viendo la comparecencia del señor Aznar, llego a la conclusión de que el único fin de esta pandilla de socialistas es, una vez más, desprestigiar al ex presidente del Gobierno. Sigo pensando, hoy más que nunca, que ha sido el mejor presidente que ha tenido España, y que su integridad y honradez son intachables. Aunque estuvieran días y días los señores socialistas haciendo interrogatorios, no conseguirían nada, sino, por el contrario, aumentar ese odio y resentimiento que llevan dentro. Piensen un poco más en las familias de las víctimas del 11 de Marzo, piensen en fórmulas para luchar contra el terrorismo, piensen más en nuestro país, y olvídense un rato del Partido Popular que tanto les obsesiona. Ya están donde querían. Y al señor Rodríguez Zapatero, aprenda un poco del señor Aznar, porque como siga ahí mucho tiempo ¡que Dios nos coja confesados! Belén Cubillo Alonso. Madrid. ¿Entonces tú crees que son necesarios los gestos hacia Bush, antes que hacia Carod- Rovira? Hacer una piña para proteger a todos He visto durante el día de hoy varios debates sobre la presencia del señor Aznar ante la Comisión del Congreso. Y, en mi opinión, veo con gran tristeza el comportamiento del los diversos partidos políticos: ellos quieren sólo salvar su cara y hundir al adversario, cuando, según mi opinión, ante un atentado como el que tuvimos deberían formar una piña para proteger a los ciudadanos y buscar el medio de combatir a los enemigos de occidente. Qué horror ante lo que estamos viendo y escuchando. Mariano de Frutos. Madrid. y menos España. No sé lo que opinarán los franceses, pero a mí, como español, esto me parece un ataque inaceptable. Los españoles debemos reaccionar ante éste y otros ataques que se están produciendo contra nuestra nación, y decir que, por el contrario, queremos más España, o lo que es lo mismo, más unidad, más solidaridad y más esfuerzo de todos los españoles para colocarnos en el pelotón de cabeza y no sentir miedo a ser líderes en el mundo en todos los aspectos. Ya sabemos que el señor Josu Jon Imaz y muchos otros nacionalistas vascos y catalanes no se alegrarán con los triunfos de España, porque no se sienten españoles. Evidentemente, no se puede ser español a la fuerza, pero tampoco pueden pretender que los demás dejemos de creer en nuestra nación, España, y en su grandeza. Con Europa o sin Europa. Antonio V. Cabo Martí. Valencia. que células a las que es lícito sacarle partido terapéutico hasta los que consideran que todo embrión debe ser respetado por ser un individuo de la especie humana. Surgen leyes al respecto que son modificadas al llegar al poder nuevos gobiernos con distintas ideas. No existen criterios estables. La clonación terapéutica es objeto de polémica en el mundo entero. Quizá convendría obrar con más inteligencia y menos oportunismo hasta llegar a un estatuto jurídico de lo que es un embrión. Dedicar tiempo, sin prisas, a que reconocidos expertos en Biología, Derecho, Filosofía, Medicina, Sociología, intentaran llegar a un marco de consenso, sin prejuicios, sobre lo que es el embrión humano y cuál podría ser el tratamiento legal más adecuado que se le puede aplicar. Existen expertos asesores de bioética en los gobiernos, pero no parece que exista un estatuto legal del embrión realizado por organismos internacionales que pueda influir provechosamente en las leyes. Mientras no se haga esto, legislar sobre materia tan delicada parece poco digno. José Ignacio Moreno Iturralde. Madrid. Vinos españoles Los caldos de España han conseguido triunfar al otro lado del Atlántico. Tanto denominaciones consolidadas como otras en expansión se sitúan en un puesto cercano a las francesas e italianas. Los productos con denominación de origen española se están convirtiendo en una mina de oro en EE. UU. Si tras el levantamiento de la prohibición que pesaba sobre el cerdo ibérico, por la peste porcina, las importaciones de jamón serrano se dispararon, ahora le toca el turno a su natural acompañamiento, el vino. El interés por los vinos no se limita tan sólo a las denominaciones consolidadas dentro y fuera de nuestras fronteras, como Rioja o Ribera del Duero. Algunas en expansión también están experimentado este proceso en EE. UU. Lástima que la política que nuestro Gobierno está practicando con relación a Estados Unidos no facilite las relaciones comerciales con este país ni la aceptación, por parte del americano medio, muy mediatizado y sensible, de los productos de países que no les consideran amigos, ya que unas buenas relaciones serían positivas en este caso y podría generar mucho provecho comercial, sobre todo en productos de calidad como sin duda son la mayor parte de nuestros vinos. Jesús D. Mer Madrid. Gerona. Biotecnología Está claro que estamos en unos momentos históricos para la biotecnología. Escuchamos un espectro de voces: desde los que opinan que los embriones humanos no son más Imaz y sus ideas Acabo de leer que Imaz pide el sí a la Constitución europea para que haya menos Francia Aznar ante la Comisión Los políticos pertenecientes a la coalición que gobierna España (y que tienen como única estrategia e ideario común un todos contra el Partido Popular y sus ocho años de gobierno se pensaron que la intervención del señor José María Aznar en la Comisión de Investigación del 11- M iba a servir para solemnizar su defunción política. Se equivocaron. La solvencia de Aznar pone más en evidencia el nerviosismo de todos los demás grupos anti- PP, sabedores de que este partido lo están perdiendo y de que ningún español de buena fe se cree que Aznar y el PP mintieron a sabiendas tras el horrible atentado. Esos ciudadanos de buena fe que no comprenden cómo los que con pancarta en mano exigían la verdad ahora se resisten a abrir caminos de investigación que nos lleven a saber quién está detrás del 11- M. Buen problema tienen ZP y sus colegas del Gobierno del buen rollito, que daban por muerto a George W. Bush, a Aznar y a Paesa y resulta que los tres están ahora más vivos que nunca. Miguel Rodríguez Sánchez. Cartaya (Huelva)