Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
88 LUNES 29 11 2004 ABC Deportes Y el Real Madrid se levantó El Levante hizo un fútbol lúcido y pulcro pero falto de acierto en el remate y los blancos desenfundaron su artillería para demolerlo a golazos JOSÉ MIGUEL MATA MADRID. Este equipo no está muerto Desde dirigentes hasta aficionados, pasando por técnicos y jugadores, convirtieron esta afirmación en la frase de la semana en el Real Madrid. Después del varapalo ante el Barça y el susto contra el Leverkusen, casi hacía falta un milagro para convencerse de ello. Y se produjo. Porque ante un Levante que fue mejor en fútbol, el Madrid se levantó y anduvo sólo y exclusivamente apoyado en las muletas de su poderío rematador. Ver para creer. El partido fue lo más parecido al cuento de los tres cerditos. Un conjunto con nombre de viento trabajando afanosamente en construir la casita de sus sueños con presión, constancia, movilidad, intercambio de puestos, repliegue y despliegue acompasado y abundante, algunas ocasiones... y el lobo que llega y de cinco soplidos derriba unos sueños que en el fútbol, aunque sean los del autoproclamado primer galáctico dígase Bernd Schuster, o son goles o no son sueños. REAL MADRID LEVANTE 5 0 Real Madrid (4- 2- 3- 1) Casillas: Míchel Salgado, Helguera, Samuel, Roberto Carlos; Celades (Javi García, m. 76) Guti; Beckham, Raúl (Owen, m. 66) Figo (Solari, m. 64) y Ronaldo. Levante (5- 4- 1) Mora; Pinillos, Culebras, Jesule, Alexis, Harte; Juanma (Manchev, m. 64) Celestini, Rivera, Nacho (Ettien, m. 64) y Sergio García (Congo, m. 64) Árbitro Turienzo Álvarez. Amarilla a Helguera, Rivera, Mora, Alexis, Celades, Figo, Roberto Carlos y Guti. Goles 1- 0, m. 42: Ronaldo. 2- 0, m. 49: Figo. 3- 0, m. 51: Ronaldo. 4- 0, m. 54: Beckham. 5- 0, m. 85: Owen. cho (m. 30) que podían haber puesto el partido patas arriba para los locales. Pero de lo que no fue y de donde no había nada, el Real Madrid sacó petróleo antes del descanso. Un robo de balón (los valencianos reclamaron falta de Samuel a Sergio García) pase largo de Beckham (pura seda su diestra) y control orientado de Ronaldo con el pecho para fusilar a Mora. La locura en cinco minutos A la vuelta del descanso nada parecía haber cambiado. Pero en cinco minutos locos, en tres acciones aisladas y no fruto de una estrategia, de una disposición, de una disciplina que no parece ir con ellos, las estrellas blancas machacaron el partido. Primero fue Figo, que se sacó un derechazo imponente después de una carrera desde la divisoria; luego repitió Ronaldo, en un balón largo de Celades a la espalda de una defensa en línea que el brasileño resolvió con maestría; y por fin surgió Beckham para, haciéndose hueco hasta acomodarse el balón a la derecha, largar un zapatazo cruzado imparable. Pim, pam, pum... y adiós Levante, que siguió a lo suyo, jugar y fallar ocasiones. Casillas rechazó otra a quemarropa de Juanma y Roberto Carlos sacó en la línea un cabezazo de Culebras. Nada que hacer. Y como Owen salió en la última media hora, pues su golito tenía que llegar. Aunque el jugadón fue de Guti, que se fue de Rivera y Celestini con un toque, hizo un caño a Jesule y un pase magnífico para dejar solo al inglés. Una manita otro milagro... Mucho equipo, poco gol El Levante fue un señor equipo durante la primera mitad. Y hasta en la última media hora de la segunda. Lo que se entiende por equipo. Aquel conjunto de jugadores de fútbol que saben a lo que juegan y cómo hacerlo, dónde colocarse, cuando bascular, ir a la presión coordinados, desdoblarse, relevarse, apoyarse, combinarse... Aunque de salida sorprendió que Schuster dejase en el banquillo a dos de sus jugadores más internacionales el musculoso Ettien y el goleador Manchev, lo cierto es que el equipo no pareció acusarlo. Y se comió literalmente al Real Madrid. La prueba fue que de nuevo, como frente al Leverkusen, otro viento, el de los silbidos del público, acompañó gran parte de las acciones de los locales, que también jugaban a lo que acostumbran: falta de engarce entre sus hombres, exceso de esfuerzo individual, escasa velocidad, desmarques contados... Y ello aunque los de Schuster, a pesar de jugar con cinco atrás, no se fortificaron y cuando subían lo hacían con sus cuatro del medio y los dos laterales acompañando a Sergio García, con lo que dejaban huecos y corrían riesgos. Pero el Real Madrid fue inútil durante 42 minutos. Total. Ni una ocasión que llevarse al borceguí. Suerte para él que su rival, en la suerte del remate, más bien sopla poco y Casillas sacó de nuevo con acierto dos pelotazos envenenados, de Sergio García (m. 9) y Na- EN EL PALCO RAFAEL MARICHALAR adelantar goleadas, advirtió en el descanso (1- 0) que iban a llegar dos dianas más. Falló. Junto a ella su madre, Mercedes Montero, quien descubría que me he criado entre balones. Vengo al palco poco. Me gusta estar en mi ambiente Fernando Asúa, vicepresidente primero del Banco Santander, al que me presentó Julio Puerto, se rindió en el segundo tiempo y elogió la reacción del Madrid, con goles muy bonitos Para Eduardo Zaplana la diferencia ha sido exagerada y Diego López Garrido, diputado del PSOE, añadió: En ocho minutos se acabó el partido El director general Ferreras destacó la magistral jugada de Guti en el gol de Owen Y Butragueño, la importancia del debut de Javi García. El doctor Jerónimo Farré hizo referencia al éxito de la operación realizada a nuestro compañero Martín Ferránd por el doctor Fraile en la Fundación Jiménez Díaz. Asistieron 68.325 espectadores y se recaudaron 402.120 euros. ASÍ JUGÓ EL MADRID Casillas: muy bien. Míchel Salgado: bien. Helguera: bien. Samuel: regular. Roberto Carlos: regular. Celades: regular. Guti: notable. Beckham: bien. Raúl: regular. Figo: bien. Ronaldo: bien. Solari: bien. Owen: bien. Javi García: bien. El técnico: Mariano García Remón. Regular. Estuvo esta vez rápido en los cambios. La falta de Zidane la resolvió de la forma más lógica y menos ofensiva, pero la goleada le da la razón, que no el juego. Lo mejor: los goles. Casillas, como siempre, y el apunte de Javi García. Lo peor: durante la primera parte fue un auténtico despropósito, incapaz de llegar, comido por la presión por su falta de velocidad... El presidente del Levante critica la táctica de Schuster MADRID. Costó contentar al respetable para que saliera del desastre pronunciado mil veces y entrara en elogios. Del ya tiene el Madrid el gol de la tranquilidad dicho por el presidente del Levante, Pedro Villarroel, agotado el primer tiempo, al en dos partidos, 11 goles sentencia de Florentino Pérez. Al mandatario valenciano sí le molestó que, por segunda vez, se ha equivocado Schuster privando al equipo de su identidad. Ha hecho cambios inesperados colocando al equipo atrás en vez de salir a ganar Pitina Sandoval, a quien le gusta Beckham grita su gol, el cuarto de su equipo y tercero suyo en la Liga ASÍ JUGÓ EL LEVANTE Mora: regular. Pinillos: bien. Culebras: bien. Jesule: bien, Alexis: bien. Harte: regular. Juanma: bien. Celestini: regular. Rivera: bien. Nacho: bien. Sergio García: regular. Manchev: regular. Ettien: bien. Congo: regular. El técnico: Bernd Schuster. Bien. Aunque prescindir de Manchev y Ettien al principio puede parecer demasiada ventaja para el rival, su equipo cumplió y siempre fue a por el partido, aunque le faltase definición. Lo mejor: la conjunción de sus líneas, que se movían arriba y abajo como un acordeón. La subidas de los laterales. La defensa en la primera parte. Lo peor: supina inocencia arriba y algunos errores de la defensa al tirar el fuera de juego.