Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
84 Economía LUNES 29 11 2004 ABC JUAN VELARDE FUERTES EL TRIÁNGULO DE EUGENIO DOMINGO SOLANS a muerte de Eugenio Domingo Solans nos hace recordar que, como excelente economista que era, nos ha dejado algunos mensajes perdurables. Conviene volver sobre ellos, como homenaje a su persona, y para que sus puntos de vista no se nos esfumen. Por supuesto que resultó emocionante el póstumo, sobre la moderación que debe tener todo hombre público, todo intelectual, todo científico, que se leyó en el acto celebrado en la Bolsa de Madrid con motivo de la presentación de los números de la Revista de Instituto de Estudios Económicos correspondientes a 2004, que forman un monografico sobre los últimos veinticinco años españoles de economía de mercado. No menos importante fue su labor para que ese instrumento magnífico que es el euro, se transformase en lo que es hoy. Pero, como despedida del mundo comunitario al que tantos servicios prestó en el Banco Central Europeo, señaló algo muy importante sobre la economía europea que conviene trasladar inmediatamente a España. Para el profesor Domingo Solans, una economía puede escudriñarse adecuadamente indagando los tres lados de un triángulo que la sustenta: qué sucede con sus equilibrios macroeconómicos; qué acontece con su desarrollo tecnológico, base de los incrementos de productividad, fundamentales porque estamos viviendo dentro de una función exponencial iniciada a finales del siglo XVIII por la Revolución Industrial, que no tiene trazas de frenarse; finalmente, no es posible olvidar que una sociedad occidental, y desde luego, europea, es inviable sin equilibrio social. La función de la política económica, cuando la examinamos de modo radical, es precisamente la de cuidar L esas tres cuestiones- -equilibrios macroeconómicos, progreso tecnológico y equilibrio social- procurando además que cumplan las reglas que son fundamentales para la existencia de cualquier triángulo, como sabemos desde que Euclides nos envió el legado de la Geometría: un lado de esta figura geométrica, no puede ser mayor que la suma de los otros dos. ¿Y en España, ante nuestro triángulo Domingo Solans qué contemplamos? El cuadro macroeconómico tiene en este momento dos serias amenazas. Por una parte, la práctica admisión, que se deriva del presente debate presupuestario, de que vamos a abandonar el duro sendero del equilibrio y vamos a mostrarnos tolerantes con el déficit del Sector Público. Incluso el riesgo de advertencias y condenas comunitarias parece intentar superarse con el apoyo mostrado en la Cumbre de León a la postura alemana- -compartida por Francia- -de la necesidad de flexibilizar el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, que parecía el firme sostén de la Unión Económica y Monetaria. La lectura crítica del Libro Amarillo que acompaña a nuestros presupuestos acentúa, y no palia, estas sospechas. Por otro lado, un elemento importante del panorama macroeconómico, el PIB, resulta erosionado de modo directo por la subida del precio de las materias primas, de los fletes, de la energía, que para agravarlo todo, parecen tener más elementos estructurales, o sea, bastante permanentes, que coyunturales, o sea, simplemente pasajeros. Finalmente, es cada vez más seria la situación macroeconómica derivada del déficit, tanto de nuestra balanza comercial como de la balanza por cuenta corriente. La mala situación de Europa Central, lo señalado antes en rela- LOUIS VUITTON ESPAÑA, S. A. TRASLADO DEL DOMICILIO SOCIAL A efectos de lo establecido en el artículo 150 del Texto Refundido de la Ley de Sociedades Anónimas se comunica que la Junta General Extraordinaria de Accionistas de LOUIS VUITTON ESPAÑA, S. A. celebrada el 1 de octubre de 2004, acordó el traslado del domicilio social de la calle de José Ortega y Gasset, 30, jardín interior, al Paseo de la Castellana, 41, 6. planta, también de Madrid. Madrid a 23 de noviembre de 2004. El secretario del Consejo de Administración. El consejo de Dexia rechaza los planes de fusión con Sanpaolo ABC BRUSELAS. El consejo de administración del grupo financiero francobelga Dexia decidió ayer poner punto final a los planes de su director ejecutivo Pierre Richard de intentar una fusión con Sanpaolo IMI, el tercer banco italiano, informó el grupo. En un comunicado, el consejo constató unánimemente que no se dan las condiciones para que el estudio de este proyecto pueda realizarse de manera eficaz y ha decido por tanto finalizarlo informa Efe. Los socios ratificaron no obstante su confianza en Richard, así como en el conjunto de su comité de dirección y reafirmaron también su convencimiento en las perspectivas de crecimiento del grupo Dexia anunció el 18 de noviembre que estaba negociando una fusión con Sanpaolo, de cuyo accionariado forma parte el Santander. El grupo español controla el 8,60 del italiano, que a su vez posee el 2,87 del Santander. La fusión entre Dexia y Sanpaolo podría dar lugar al cuarto banco más grande de la zona euro. Sin embargo, el pasado martes los tres accionistas de referencia de Dexia, Gemeentelijke Holding, Arco y Ethias, que poseen en conjunto cerca del 38 expresaron su rechazo al proyecto. ción con los precios de nuestras importaciones, la tendencia al déficit en el Sector Público, todo se concita, en suma, para empeorar las cosas. La amenaza evidente del cese de los flujos comunitarios, hace aumentar la preocupación. El segundo lado tampoco es muy de fiar. El problema tecnológico español es muy serio. El reciente y brillante Informe de COTEC, Sistema Español de Innovación después de señalar que los sectores de alta, y media alta, tecnología, no han crecido al ritmo de los otros sectores y de que en consecuencia, hoy son menos competitivos, incluso en el mercado nacional se siente obligado a señalar: Si España comienza su incorporación a los países industrializados en la década de los sesenta, ahora debe hacerlo al grupo de los tecnológicos; de lo contrario perderá, de nuevo, el tren de la historia Alcanzarle no es sólo cuestión de aumentar el dinero para I+ D +i. Sin planes educativos exigentes y serios; sin mecanismos impositivos que frenen fenómenos de deslocalización de actividades industriales muy avanzadas; sin una adecuada política en este sentido para las pymes sin una investigación selectiva y en la que estén implicadas las empresas, un aumento del dinero público para la investigación puede resultar algo absolutamente inane. Y queda el equilibrio social. No se puede olvidar que España parte, en estos momentos, de tres activos heredados muy importantes. El uno, que por la acción fiscal y de los mecanismos de seguridad social, con el complemento de importantes servicios sociales, la distribución personal de la renta es aceptable. Una frase de Julio Alcaide nos indica por donde andamos: Hemos dejado de ser diferentes nos ha dicho. Basta contemplar los índices de Gini del último Informe del Banco Mundial para comprobarlo, y cómo, gracias al funcionamiento de los mecanismos de protección social, recientes y graves crisis, como la de 1992- 94, no generaron las graves tensiones sociales que, de otro modo, un 24 del paro hubiese causado. A esto hay que añadir, como factor de equilibrio social, un fortísimo desarrollo económico que, según también la que se debe llamar estimación Alcaide, nos informa que ha logrado la economía española, en el año 2003, una convergencia con la media de los quince de la Unión Europea de algo más del 94 medida por la Renta Bruta por habitante en euros constantes. Únase a esto el que, desde 1996 a 2003, la ocupación ha aumentado en más de 4 millones de personas, que la llegada de inmigrantes ha flexibilizado, evidentemente, el mercado de trabajo, y que es clara la incorporación de la mujer a la población activa, con lo que la renta de los hogares aumenta. El homenaje a Eugenio Domingo Solans es claro. Cuidar que el equilibrio macroeconómico y los avances técnicos sean los suficientes para lograr que el equilibrio social no cree perturbaciones intolerables. De otro modo, si aumentamos desmesuradamente las prestaciones y admitimos déficit y retrasos cientificotécnicos, tendremos asegurada la crisis.