Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 29 11 2004 Nacional 15 GERMÁN YANKE EL GRAN PATINAZO an la impresión de ir cada uno por su lado, tratando de apañarse como pueden con su parcelita, sin aparente coordinación, improvisando y, al menor descuido, haciendo aguas. Hemos venido subrayando- -y constatando- -que la oposición del PP, tras el garrotazo del 14- M, iba a la deriva, y resulta que el naufragio, apenas 7 meses después, está del lado del Gobierno. Van de tal modo cada uno por su lado que termina por no extrañar que la pasada semana no estuvieran donde debían y no se pudiera aprobar la tan cacareada reforma del Poder Judicial. En esta ocasión sí se ha visto al PSOE en la lona, medio noqueado, sin querer saber del todo de dónde venía el golpe. Nunca el PP, y sólo el PP, quiso esta reforma vino a decir el portavoz socialista en el Congreso y, siendo verdad, no era la verdad del caso: que van cada uno por su lado, despistados, desconcertados... Al secretario de organización del PSOE, José Blanco, le gusta recordar que ya antes de los atentados del 11- M, él preconizó la victoria socialista, de la que dice haber estado siempre seguro. Blanco, o sus analistas, veían clara- D mente un cambio de ciclo se habría acabado, por consunción, la etapa PP y llegaba, necesariamente como un dictado de la Historia o de la sociología aplicada, la del PSOE. Le gusta recordarlo, naturalmente, para obviar, en el resultado electoral, el impacto de los atentados islamistas en una sociedad atribulada que el PP no había considerado como fundamento de una opinión pública que está, se quiera o no, en el núcleo de la democracia. Pero debería recordarlo también para analizar hasta qué punto él y sus compañeros de partido parecen pensar que, para gobernar, basta ese destino ineluctable, dejarse llevar por el cambio de ciclo impuesto por la Historia. Como si bastase con la retórica del diálogo, con la sonrisa y el talante, para acabar a distancia con la Administración Bush, con las dificultades para España de la financiación europea, con el obligado debate ideológico en un mundo globalizado. Y como si, en casa, fuera suficiente con situar al PP en el estadio previo al nuevo periodo, como la antigualla del pasado, aceptando así cualquier apoyo que se opusiera al partido conservador. Como si se pu- diera ir tranquilamente de la mano de ERC, dar pasaporte diplomático a los líderes de IU o saludar entusiastas, aun de vez en cuando, a los nacionalistas vascos, ya que ninguno de ellos forma parte del estrato anterior de esta peculiar y paradójica interpretación de los obligados, contundentes e inapelables cambios del devenir histórico. Pero no basta. La nueva política exterior nos hace amigos, sorprendentemente, de botarates sangrientos como Chávez y Castro. Y con los que debían ser nuestros amigos, Alemania y Francia, no hay modo de cuadrar las cuentas de la Unión. EE. UU. está más lejos que nunca y ya vemos lo que, en este huracán histórico, ha resultado estar más cerca. Mientras, se aceleran reformas que, en todo caso, precisarían reposo y consenso, por aquello de que la marea les arrastra. Pero se va viendo que quizá, al mismo tiempo, les anestesia. Los ministros que se ahogan son cada día más. Y Carod, día tras día, como si interpretara él solito la nueva etapa cósmica de la política española, establece la deriva, justifica las incoherencias, obliga a los silencios más insólitos. ¿Se trata de sobrevivir? podrían preguntar los escépticos más pragmáticos. Tendría más sentido, aunque no del todo. Pero me temo que no es principalmente eso, que se trata de hacer surf, todos sin el PP, en esa gran ola demiúrgica que veía Blanco en el horizonte. Se está helando la costa y, como ya se apunta, se preconiza ahora el gran patinazo. Eguiguren apoya la oferta de Ibarra de dar un ultimátum a la banda ETA ABC BILBAO. El presidente del PSE- EE, Jesús Eguiguren, se muestra de acuerdo con la propuesta del presidente de la Junta de Extremadura, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, de dar un ultimátum a ETA, aunque reconoce no saber si es oportuno o si al Gobierno le hace un favor o un problema El presidente del PSE- EE, en una entrevista concedida al Diario Vasco destaca que existen señales que apuntan al agotamiento de una época e indica que el ciclo que se está acabando es el de pensar que desde una visión insurreccional de la sociedad se pueden conseguir objetivos políticos Considera que, en caso de que callen las armas cabe estudiar y hasta negociar la propuesta de Batasuna junto con otros proyectos en un diálogo democrático No obstante, considera que mucho tendrán que cambiar las cosas para que su partido y la formación abertzale puedan entenderse No obstante, agregó que tarde o temprano se llegará a un acuerdo entre los socialistas, el nacionalismo y la izquierda abertzale, pero matizó que previamente tiene que desaparecer el terrorismo