Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 29 11 2004 11 Dos muertos y catorce desaparecidos en el naufragio de una patera en aguas de Canarias La Policía no tiene constancia de que Lavandero hubiera denunciado la trama asturiana Una investigación interna busca pruebas de lo afirmado por el confidente y por la Guardia Civil b Los libros de registro no recogen esta visita, y los agentes están firmando declaraciones en las que aseguran que no conocen al confidente ni han tenido contactos con él PABLO MUÑOZ GIJÓN OVIEDO. La Jefatura Superior de Policía de Oviedo ha abierto una investigación para averiguar si el confidente Lavandero estuvo o no en sus dependencias en 2001 antes que en la Guardia Civil y no se le hizo caso alguno. El informe del Centro Operativo de Seguimiento (COS) de la Comandancia de Gijón y el informe operativo redactado por Campillo así lo indica. Pero en la Policía nadie admite esta posibilidad. El 26 de agosto de 2001, Francisco Javier Villazón Lavandera Lavandero) se ponía en contacto telefónico con la Comandancia de Gijón para denunciar que mientras negociaba la compra de un automóvil el vendedor le ofreció también la posibilidad de adquirir explosivos. Según la nota del COS, ese individuo le había propuesto la compra de explosivos, comprobando por sí mismo cómo dicha persona transportaba en el maletero de su vehículo una cantidad importante de Goma 2 Según se refleja en el mencionado documento, Lavandera asegura que había denunciado estos hechos en la Comisaría de Policía de Gijón y que sabía que esa persona había sido detenida junto con otra veintena más. No obstante, añadía que en estos momentos otro hombre había contactado con él para proponerle la compra de explosivos Asimismo, manifiesta una cierta reticencia hacia la Policía, motivados en que en algún círculo se había difundido que el comunicante había si- do él, expresando su temor por ese hecho y desconfianza hacia el CNP Este último episodio se recoge también en el informe operativo redactado por el agente Campillo tras grabar la cinta con las confidencias de Lavandero Se trata de un documento en el que se recogen expresiones textuales del informante, con las ideas principales reflejadas en cascada sin depuración alguna. Allí, por ejemplo, se escribe textualmente: Fui a la Policía y tampoco me hicieron mucho caso, allí en la Policía Nacional empecé a hablar con ellos y expliqueillos (sic) todo el caso y dije mire este señor se llama Toro En otro momento se alude a que alguien a quien se refiere como el electricista llega al local de alterne Horóscopo donde él trabajaba como portero, y le dice ¡vaya lío en que te metiste. Mira que ir a la Policía en referencia a su visita a la Policía. Lavandero durante su etapa de portero del club Horóscopo traña por la queja de Lavandero en el sentido de que su confidencia a un agente policial había llegado a oídos de la persona a la que había denunciado. En cualquier caso, las citadas fuentes aseguran que los agentes de la oficina de denuncias de la Comisaría no recuerdan a Lavandero y además aseguran que siempre que alguien llega contando ese tipo de historias se le lleva rápidamente al grupo de investigación correspondiente. ¿Por qué hay que dar más credibilidad a un confidente, que se mueve conforme a sus intereses, que a la Policía? Es injusto, y una barbaridad dicen los consultados. También en la Policía de Asturias existe malestar por las acusaciones que está recibiendo en las últimas semanas. Las fuentes consultadas consideran que hay que dejarse de hipocresías y ponerse en la época en la que se tuvo conocimiento de las actividades del grupo de Trashorras: En la operación Pipol encontramos 16 cartuchos de Goma 2, es verdad, pero nadie podía relacionar aquello con terrorismo. No informamos a la Guardia Civil, porque no era la costumbre, y tampoco EL COMERCIO La Policía niega la versión Según ambos documentos, por tanto, todo indica que Lavandero sí fue a denunciar los hechos, en primer lugar, a la Policía. Sin embargo, durante la investigación abierta por la Jefatura Superior de este Cuerpo en Asturias no se ha encontrado constancia alguna de que este episodio se haya producido. Los libros de registro no recogen esta visita y los agentes que son requeridos para ello están firmando declaraciones en las que aseguran no conocen a este individuo ni han tenido contactos con él. Fuentes policiales consultadas por ABC precisan que la única explicación es que en efecto el confidente acudiera a la Policía, pero que en aquel momento no se le hubiera atendido por cualquier circunstancia y decidiera hablar entonces con la Guardia Civil. Sin embargo, esta explicación resultaría ex- ellos se interesaron a pesar de que se informó a la Delegación del Gobierno y aquello salió en la Prensa. Y no pudimos investigar más sobre los explosivos porque la mayoría de los detenidos se negó a declarar en comisaría y luego el fiscal no nos instó a seguir esa línea de trabajo Quejas sobre jueces y fiscales Las fuentes policiales se quejan de que las Fuerzas de Seguridad reciben todas las críticas y nadie cuestiona el trabajo de los jueces y fiscales. Tuvieron las mismas noticias que nosotros, porque se les trasladaron, y no hicieron nada. Que cada uno asuma su parte de culpa, pero que no se linche a unos y otros se vayan de rositas. ¿Descoordinación? Claro que la hubo. De la Policía con la Guardia Civil, dentro de la propia Benemérita, pero también entre agentes y fiscales. Ahora las cosas van cambiando. Hace unos días detuvimos a unos traficantes de droga con explosivos... La Guardia Civil ya nos han pedido todas las diligencias. Por lo menos, que lo ocurrido nos sirva para mejorar