Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 28 11 2004 115 Televisión y radio ANA GARCÍA LOZANO Presentadora del magazín Ana en Punto Radio que se estrena esta noche Casi quince millones de espectadores siguieron el pasado martes el estreno en las cadenas nacionales del anuncio de la nueva campaña de Freixenet, protagonizado por Pierce Brosnan y Nieves Álvarez. Somos una alternativa que irá contracorriente en la radio dominical Después de catorce años sin hablarle a las ondas, la reina del talk show vuelve a la radio para susurrarnos al oído historias conmovedoras, curiosas y verdaderas. De continente femenino y contenido universal, Ana en Punto Radio arranca como una alternativa a la oferta dominical TEXTO: SARA CAMPELO FOTO: GONZALO CRUZ Mujeres en la historia regresa a La 2 con Isabel la Católica A. LARREA MADRID. Con motivo del 500 aniversario de la muerte de Isabel la Católica, Mujeres en la historia vuelve hoy (21.50) a la parrilla de La 2 recordando a esta reina que, en palabras de la novelista Simone de Beauvoir, no era ni hembra ni varón, sino soberana Además, como la efeméride coincide con el nombramiento de su hija, Juana la Loca, como heredera de la Corona, el domingo que viene se ofrecerá un documental sobre esta figura. Bajo el título de Isabel la Católica (1451- 1504) nacida para ser reina el programa de esta noche repasa la biografía de la esposa de Fernando de Aragón, que se hizo con el trono de Castilla gracias a su inteligencia, habilidad y falta de escrúpulos para arrebatárselo a la sucesora legítima, su sobrina doña Juana la Beltraneja. No obstante, aseguran que fue una buena monarca, pues valoró la cultura y favoreció el acceso de las mujeres a un mundo hasta entonces prohibido, hasta el punto de que la excelente formación de sus hijas era tema de conversación en las cortes europeas. En Juana I de Castilla. Condenada a la locura (1479- 1555) se analizará el papel de esta desgraciada mujer, que nunca ambicionó el poder ni pudo finalmente ejercerlo, aunque en su día fue jurada como reina (siendo, en teoría, la primera en ostentar el poder de Castilla y Aragón) El reportaje mostrará también que recientes investigaciones han llevado a cuestionar seriamente su presunta demencia. ¿Con qué talante se sienta usted ante los micrófonos, tras tantos años de fidelidad televisiva? -Con mucho vértigo, pero también mucha ilusión. -Un equipo formado por mujeres para un espacio con contenidos sociales un domingo por la noche. Luego, ¿no se quejará de que su audiencia sea sólo femenina? -Es un es programa hecho por mujeres pero para todos. Los señores van a ser muy bien recibidos, créame. Buscamos esa audiencia que la radio había perdido los domingos. Ofrecemos una opción diferente a la habitual de fútbol y música. Queremos tener contenidos, que pasen cosas. ¿Nunca le ha pasado que viene de viaje un domingo y que toda la radio le suena igual? Ana en Punto Radio va a solucionar eso. -Sin duda, un riesgo. -Uno total, es ir contracorriente, pero nadie nos dijo que fuera fácil. ¿Qué menú nos propone a los empachados del balompié? -Hemos querido comenzar con un programa dedicado al sida, que celebra su Día Mundial el 1 de diciembre. Con muchas voces, dentro y fuera del plató, queremos dar una visión positiva de la enfermedad. También repasaremos lo más importante de la semana y adelantaremos los temas que nos ocuparán la próxima. Hablaremos del tráfico y, como no nos podemos pegar con la actualidad, traeremos a Joseph Pedrerol para que nos comente la Liga. -Las malas lenguas dicen que quedó un poco harta de TVE con Esta es mi historia -Eso no es cierto. La última etapa del programa fue la más cómoda. Sencillamente me apetecía hacer otro tipo de cosas. ¿Qué me hubiese encantado ir a las 22.00 en vez de a la 1.00? Pues claro, pero eso no quiere decir nada. Esta es mi historia nació con un contrato de tres meses para una sustitución de verano y estuvimos tres años en antena. Sinceramente, no me hubiese importado que hubiese acabado antes. ¿A qué se debe la estampida de estrellas televisivas hacia la radio? -Ni idea, pero son medios muy afines para un periodista. Al fin y al cabo, se trata de comunicar. También influye que ha nacido una emisora que apuesta fuerte por nombres conocidos, entre ellos muchos de la pequeña pantalla. -Contenidos desechables, autorregulación, horarios infantiles. ¿Que le parece la controversia abierta ac- tualmente en el mundo televisivo? -Estoy de acuerdo en establecer un horario protegido, pero los padres somos siempre los responsables. Además, la tele es lo más democrático que existe: el usuario siempre puede cambiar de canal y, aunque algunos no lo crean, ¡puede estar apagada! Valientes y luchadoras Según la directora y guionista del programa, María Teresa Álvarez, escogen a las protagonistas de los capítulos por su valentía capacidad de lucha y porque nos caen bien En la recreación de sus vidas utilizan un enfoque divulgativo pero recurren al asesoramiento de expertos en la materia para elaborar guiones rigurosos y bien documentados Soy periodista, no historiadora explica. Asimismo destaca que, como el papel de la mujer ha experimentado numerosos avances y retrocesos a lo largo del tiempo conviene resaltar las vivencias de aquéllas cuya existencia representó un hito, máxime ahora que se debaten leyes referidas a la igualdad de oportunidades, el divorcio y la violencia de género ¿Qué fue del talk show -Usted fue pionera de los espacios de testimonios. ¿Cómo ve el género ahora? -Hace unos meses tuve que dar una conferencia sobre talk shows y me empapé de todos. Quedé alucinada. Siempre pensé que era un género con posibilidades, pero jamás que pudiera evolucionar tanto. -La polémica está en la calle, implíquese un poco más. ¿Qué quiere que le diga? Sinceramente, me quedo con el que yo hacía, El programa de Ana Es una opinión subjetiva y muy sensata. -Usted lanzó un formato con vocación de servicio público. Su mutación es paradigma de telebasura ¿Qué opinión le merece? -No voy a criticar otros programas, entre otras cosas porque el que esté libre... Sólo puedo decir que tengo la conciencia tranquila. No sé lo que hacen los demás, pero en mis programas jamás pagamos a nadie por contar su vida; el que cobra tiene más posibilidades de inventarse las cosas.