Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 28 11 2004 Deportes 109 A Bernd Schuster le costó un mundo dejar de ser futbolista. Ahora, como técnico del Levante, dedica el cien por cien de los entrenamientos a que sus jugadores trabajen con la pelota. Alejado de su imagen polémica, no ha protagonizado ningún incidente en Valencia Real Madrid- Levante Casillas M. Salgado Helguera Samuel R. Carlos Beckham Celades Guti Figo Cosido para siempre al balón TEXTO JOSÉ CARLOS CARABIAS Raúl Manchev Nacho Celestini Ronaldo Sergio García Ettien Rivera MADRID. En el Levante manda Pedro Villarroel, el empresario artífice de la obra. Y Villarroel ordenó allá por julio que la pretemporada del equipo en su reestreno con las estrellas de Primera debía celebrarse en Biescas, el pueblo del ex ciclista Fernando Escartín. Bernd Schuster, 45 años, el mismo corte de pelo de toda la vida, torció el gesto en el segundo día de estancia en Huesca. Se quejó del mal estado del campo de entrenamiento, después del entorno, una montaña asfaltada de pedruscos inadecuada para la carrera continua. Hubiera seguido Schuster con sus reproches, pero le cortó Villarroel en la prensa. Pero, Bernd, si aquí se come de miedo El presidente del Levante observó en la respuesta a quién había fichado. Parece mentira. A veces en España sólo pensáis en comer le replicó el ex jugador del Barça, Real Madrid y Atlético, aquel que nunca se calló ni debajo del agua. Es el único incidente con vistas al público de Schuster en cuatro meses con el Levante. Un balance muy estimable para alguien que se marchó del vestuario en una final de la Copa de Europa. Villarroel no ha vuelto a cruzarse con su entrenador en declaraciones al aire. Le ha entregado el mando y Schuster ha respondido. El equipo es séptimo, en puntos UEFA, y su aspecto desprende solidez. Ajeno a las diatribas de la rumorología, el ex futbolista alemán presenció Schuster, con la bandera del Levante EPA el pasado mayo el partido Xerez- Levante, en el que los granotas dilucidaban su ascenso a Primera después de cuarenta años. Nadie en Valencia dio importancia a aquel detalle. Schuster había entrenado al Xerez, visitaba a sus amigos. Tres días después, Villarroel le firmaba un contrato por una temporada con opción a otra. Como futbolista rompió moldes por un sello intransferible, su facilidad para el desplazamiento en largo y una mecánica elemental para ejecutar faltas directas. Le costó tanto dejar de aso- ciarse al balón que Beenhakker le prohibió participar en los rondos cuando ya era un retirado que viajaba por el mundo para analizar entrenamientos. En el Levante ha recuperado ese tacto conocido. Si Bernd Schuster- -que significa zapatero en la traducción del alemán- -ha dirigido noventa sesiones en el club levantino, ochenta y nueve y un alto porcentaje de la que falta han tenido el balón como protagonista. El proyecto del Levante tiene mucho que ver con la querencia de su entrenador. El preparador físico del club, José Giménez, tiene más horas libres desde que Schuster dirige las sesiones. El equipo empieza con un par de vueltas al campo, unos estiramientos y de cabeza, todos a por el esférico. Por ahí se ve la mano de Schuster: rondos, partidillos de dos contra dos, de tres contra tres, al ancho del campo, a lo largo. Sin concesión al físico. Desde la ciudad deportiva de Buñol, una localidad a treinta kilómetros de Valencia, Schuster ha levantado una idea en torno a un alineación que se recita de carrerilla por la Malvarrosa. Mora; Pinillos, Culebras, Jesule, Harte; Ettien, Rivera, Celestini, Nacho; Manchev y Sergio García. Un once que ha actuado en siete de los doce encuentros posibles, y que hoy visita el Bernabéu. No me imagino jugar mal y sacar puntos dice Schuster, el entrenador a un balón pegado. Harte Culebras Jesule Mora Pinillos S u p l e n t e s R. Madrid: César (p. s. Levante: Aizpurúa (p. s) Pavón, R. Bravo, Javi Alexis, Rubiales, Diego García, Solari, Morientes Camacho, Juanma, Jofre, y Owen Congo. Turienzo Álvarez. S. Bernabéu 19.00 El Real Madrid, a despejar dudas ante su afición J. C. C. MADRID. El hormigueo de la hinchada blanca reside en la duda. ¿El Madrid que espera esta temporada es el del Camp Nou o habrá reválida? Tarde para despejar incógnitas frente al Levante. Se palpa el nerviosismo entre los madridistas. García Remón, que puede devolver a Beckham a la banda derecha visto su escaso rendimiento por el centro, respondió con cierta acritud a Eriksson, el seleccionador inglés, que había apostado por esa colocación. Todos hablan del Real Madrid y deberían ser más respetuosos con el trabajo de los demás Y describió el estado de las cosas: Mis futbolistas sufren con lo que se dice. Son personas