Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
68 Los domingos DOMINGO 28 11 2004 ABC SOCIALISTAS CRISTIANOS (Viene de la página anterior) nen un partido político de referencia, aunque sí la guía de sus principios. Un corpus que a priori se identifica como más cercano a las opciones de centroderecha sólo porque, en opinión de las voces cristianas del socialismo, la jerarquía de la Iglesia ha primado el discurso moral (aborto, eutanasia, anticonceptivos) sobre el social, apuntalado por el Concilio Vaticano II e inequívocamente fundado en el mensaje evangélico. Pero también en esos términos hay cruce de caminos y confusión, pues hoy el centro derecha no es ni socialmente retrógrado (en políticas redistributivas no hay diferencias sustanciales entre los dos grandes partidos) ni moralmente asimilable con los dictados del catolicismo. Irritación por la eutanasia Destacados representantes del Partido Socialista han exhibido su irritación por la decisión reciente de los obispos de repartir folletos contra la eutanasia en la misa dominical cuando, argumentan, no es asunto fijado en la agenda del Gobierno. Aducen, pues, que la Iglesia se escuda en inexistentes agravios al declararse hostigada Ese supuesto tiro desviado de la Conferencia Episcopal no puede desenfocar, sin embargo, que la suma de rupturismo moral (caso de los matrimonios gays) y la amenaza a las clases de Religión o incluso a las vías de financiación (recuérdense las declaraciones de Amparo Valcarce sobre la casilla retributiva en la declaración de la renta) también ponen cruces en el debe del Ejecutivo de Zapatero. Algo se está haciendo mal y por ello se están suavizando las posiciones en los dos flancos, apenas dulcificadas hasta hace pocos días por figuras singulares como la del ministro de Defensa, José Bono, quien esgrime a menudo su condición de cristia- Monseñor Antonio María Rouco, en animada conversación con el ministro José Bono durante la celebración de la boda de los Príncipes de Asturias no y de amigo de algunos obispos. Los movimientos para el acercamiento ya se han puesto en marcha, antes y después de que el presidente de la Conferencia Episcopal Española, Antonio María Rouco, expresase hace unos días su plena disposición al diálogo. Es significativo que el pasado miércoles El Periódico de Cataluña publicase un artículo de Felipe González en términos inequívocamente conciliadores: La Iglesia católica es demasiado importante en nuestro espacio español y europeo para que se caiga en la tentación de utilizarla de manera excluyente Del mismo modo, el propio José Luis Rodríguez Zapatero admitió internamente, en el curso de la reunión del Consejo Territorial del PSOE celebrado el pasado 15 de noviembre en Segovia, errores de comunicación o de pública explicación de las propuestas que afectan a la Iglesia. En aquella reunión el alcalde de La Coruña, Francisco Vázquez, suscitó una reflexión interna sobre el conflicto a la que se sumaron Juan Carlos Rodríguez Ibarra y el secretario regional de La Rioja, que se declaró creyente. Por eso adquieren especial relieve las jornadas que este fin de semana está celebrando en Bilbao el colectivo de Cris- EFE tianos Socialistas Vascos, con motivo de su décimo aniversario. La activa participación de la dirección socialista en la convocatoria (José Blanco será el encargado de clausurarlas) intenta fijar ese nuevo y necesario rumbo de entendimiento. El secretario de Organización, previsiblemente, hará guiños a la jerarquía eclesiástica y pondrá en claro que ni la eutanasia está sobre la mesa ni se ampliará el aborto en esta legislatura. Carlos García de Andoín, concejal del Partido Socialista de Euskadi en la localidad vizcaína de Sestao, auspició durante la etapa de Gobierno de Felipe Francisco Vázquez: Se ha generado una tensión gratuita El alcalde de La Coruña, siempre caracterizado por la claridad de sus enunciados y cristiano practicante, sigue su tradicional pauta de sinceridad al referirse al conflicto entre el PSOE y la jerarquía católica: Se ha generado una tensión gratuita al plantear el Gobierno varias cuestiones delicadas a la vez Cree Francisco Vázquez que algunos focos de conflicto, como el del matrimonio entre homosexuales, hubieran sido fácilmente evitables con una solución semántica, si a lo que se ha dado en llamar matrimonio se le hubiera llamado simplemente unión Porque luego hay otras cuestiones, como la posibilidad de que las parejas homosexuales adopten niños, que yo no comparto Al plantearse todo a la vez- -añade- -la Iglesia sufre una sensación de cierto acoso. Se ha reabierto un debate malo, según nos enseña la Historia, quizá por culpa de algún resabio anticlerical en el partido heredado del siglo XIX. También en ciertos casos la Iglesia ha desmesurado la respuesta No puede haber- -opina- -una escisión radical entre la Iglesia y el Estado, desde el momento en que la Iglesia es Estado en la medida en que presta servicios básicos en la atención a los necesitados o en la enseñanza. La Iglesia no es sólo una estructura de poder, es mucho más. Hay miles de personas seglares altruistas en organizaciones como Cáritas o el Proyecto Hombre. En la tarea de esas entidades el Estado es un mero intermediario, y si esa Iglesia hiciera huelga paralizaría prestaciones esenciales Eso no quita, dice, para que parte de la jerarquía de la Iglesia española deba entender que esa cooperación no es una forma de privilegio. Es necesario un aggiornamiento Pese a ello, considera que se está exagerando la nota Me consta, porque le he tratado, que monseñor Rouco es una persona dialogante Tampoco podemos olvidar- -dice- -el cobijo que un sector amplio de la Iglesia dio a los opositores al franquismo. Yo, a Felipe González lo conocí en una iglesia de los capuchinos Por otra parte- -añade- -a nadie le tiene que parecer mal que la Iglesia imparta doctrina y dé su opinión Concluye que determinados cuestionamientos éticos no parten únicamente de la Iglesia. La defensa de la vida no es una exclusiva de los católicos, y hay científicos agnósticos que no aceptan experimentar con embriones y rechazan el aborto Vázquez define a monseñor Rouco como dialogante GONZALO CRUZ