Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
46 Madrid XIII CONGRESO REGIONAL DEL PP DOMINGO 28 11 2004 ABC PECADOS CAPITALES MAYTE ALCARAZ HEAVY PERCAL H ubo un tiempo en el que Gallardón era el único heavy que pisaba la moqueta del poder. Así se lo parecía a Aznar cuando el alcalde reventaba los proyectos de Moncloa por parecerle pura derechona cuando a Manzano lo arrinconaba en el terreno del abrazo partido en comuniones, bodas y bautizos; y cuando a García- Escudero lo confinaba en la moderación y el diálogo en sus 11 años de presidente del PP, que terminaban ayer. Hoy él es el blando (qué remedio) y lo heavy está del lado de las mujeres: Carmen Calvo se autotitula así y amenaza con enfundarse la chupa de cuero que guarda en el despacho; Mercedes Milá también endurece, fundamentalmente el rostro, cuando nos anuncia que venderá la Constitución con el envoltorio de los higadillos de Gran Hermano; Julia Otero que, aunque lo más duro que tiene es el flequillo tras embadurnado de laca, nos ofrece el espectáculo más heavy de la TV al emitir la colocación de un pearcing en el pene de un joven, sin respetar la hora de la cena; Trini, que de chupas sabe latín, va de dura defendiendo a Moratinos y desatendiendo la plaza madrileña, vendida a Simancas; también Ana Botella pisa fuerte y se adorna de rojo pasión para seducir al equipo regional, no vaya a ser que baje más la temperatura en los aledaños de Gallardón; y, para dura, Esperanza Aguirre, que aunque prefiere la licra de Zara que el cuero metálico de las chupas, ayer subió a la cartelera madrileña como superhéroe, con permiso de los Pixar. Y por aquello del equilibrio, se ha rodeado de un secretario general (Francisco Granados) amable, de perfil municipal, más popular que Matías Prats, sobre todo después de haber presidido la comisión de Tamayo, que fue como un tele- adiario en aquel verano de 2003. Espero que la influyente posición del nuevo secretario general, que finalmente no deja el Gobierno (que le den alka- seltzer a Cobo) le sirva para acabar con la autonomía municipal, pero no como teme con razón Gallardón, para arrebatarle la facultad de nombrar a su portavoz, sino para pasar el rodillo, intelectualmente hablando, no se asusten, por encima del cerebro del creador de la Navidad es mágica en Madrid que se ha quedado a gusto llenando Recoletos de tenderetes con palabras de neón que, al iluminarse, hacen creer a los madrileños que están alucinando. Muy heavy esto también. Carteles agradeciendo a Romero de Tejada su gestión como secretario general del PP, puesto que dejó ayer ERNESTO AGUDO En ningún congreso que se precie falta la tienda oficial de souvenirs ni el pasilleo Las caras de Francisco Granados- -cuando se anunció que sería secretario general- -y de Alberto Ruiz- Gallardón- -durante toda la jornada- -eran todo un poema El efecto mariposa TEXTO: SARA MEDIALDEA FOTOGRAFÍA: ERNESTO AGUDO Ya se sabe: si una mariposa bate sus alas en Pekín, el aleteo puede tener efectos en la otra punta del planeta. El cambio de un presidente regional en el PP de Madrid ha traído consigo la primera crisis del Gobierno autonómico y una notabilísima ausencia en el Congreso de los populares madrileños, la de Rodrigo Rato. La primera jornada del XIII Congreso mantuvo la emoción hasta que Esperanza Aguirre desveló el nombre de su secretario general: el que ha sido consejero de Transportes Francisco Granados. Tal era la expectación por este anuncio, que la bipresidenta se ofreció a sostener- -y lo hizo- -ella misma la grabadora de un periodista en apuros. La música que amenizó el acto, la habitual: el himno del PP. Que, según su autor, Manuel Pacho, tuvo en tiempos una letra: Triunfar, vencer, ganar con Aznar De las 20 versiones del tema que existen, ayer se optó por la clásica: ni la bakaladera ya está pasada de moda dijo Pacho- -ni la heavy metal que se estrenó para el Congreso Nacional de octubre. Los militantes se hacían decenas de fotos ante un enorme cartel del PP, mientras la tienda oficial de souvenirs ofrecían bolígrafos, llaveros, rascadores, delantales y hasta paraguas, e incluso un lote del congreso por 15 euros. Un segundo puesto, éste no oficial, lo regentaba un caballero que vendía sobre todo llaveros, gorras y pins con la bandera de España y fotos de Aznar y Rajoy. El que más me piden sigue siendo el de Aznar reconocía, aunque también me preguntan por el del general Franco, que los tengo aquí escondidos protestaba. A destacar, la cara de póker del alcalde, Alberto Ruiz- Gallardón, que evidenciaba la poca- -ninguna- -gracia que le hacía la situación. Esperanza Aguirre, durante su discurso de presentación de candidatura, defendió la gestión del ahora alcalde cuando estaba al frente de la Comunidad, provocando los aplausos del plenario. Y siguió apretando esa tuerca hasta forzar a Ruiz- Gallardón a levantarse y darle un abrazo. Eso sí, sin cambiar el gesto. Manuel Cobo, también serio, peleó hasta última hora sus enmiendas y protestó por actitudes que decía no entender, como que no se pueda enmendar nada que no haya tocado el ponente Eran más de las cuatro, y él y otros concejales, como José Manuel Berzal, estaban sin comer. En la cafetería, lleno y ataque general a los bocadillos. Y entre bocado y bocado, algunos comentarios de cargos y militancia sobre la cri- Un vendedor de pins con la cara de los líderes populares reconocía: Me piden más el de Aznar sis interna: Esto es como jugar al látigo; si al final sale mal, nos vamos a hacer daño muchos Ignacio del Río, ex concejal y ex secretario general del PP de Madrid recordó que dejó el puesto en el partido cuando fue nombrado teniente de alcalde en Madrid por considerarme incapaz de compaginar ambas responsabilidades Mercedes de la Merced participó en la sesión de ayer como una más. Una simpatizante, con la foto de Aguirre en el abrigo, recorría el Palacio Municipal de Congresos de punta a punta vendiendo lotería de Navidad de la agrupación de Villaverde: el 34561. En los pasillos, movimientos, corrillos y comentarios. Y en el interior, el discurso del secretario general saliente, Ricardo Romero de Tejada, era recibido con algunos carteles- -unos cincuenta- -agradeciendo los servicios prestados. Esperanza era la protagonista indiscutible: de blanco mañanero y de rojo y negro por la tarde, todos los comentarios se dirigían a ella. Algunos se preguntaban cuál sería su siguiente movimiento, ahora que su hombre fuerte Ignacio González- -más fuerte ayer que nunca- controlaba la elaboración de las listas electorales. Una concentración de poder que inquietaba a algunos. García- Escudero, que hoy se despedirá del cargo tras once años, observaba y, seguro, meditaba.