Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 DOMINGO 28 11 2004 ABC Internacional El Parlamento ucraniano invalida las elecciones en una decisión que no es vinculante El presidente Kuchma es quien puede dar fuerza jurídica a esa decisión b Durante los debates surgidos ayer en la Rada (Parlamento ucraniano) se propuso celebrar las nuevas elecciones el próximo 12 de diciembre RAFAEL M. MAÑUECO ENVIADO ESPECIAL KIEV. La decisión adoptada ayer por los diputados de la Rada (el Parlamento ucraniano) de considerar nulos los resultados de la segunda vuelta electoral del pasado día 21 por las irregularidades observadas, supone un importante paso hacia la convocatoria de unos nuevos comicios, prácticamente la única solución capaz de desactivar la crisis, pero deberá ser el presidente Leonid Kuchma quien diga la última palabra. Preguntado sobre si cree que Kuchma dará su consentimiento a la repetición de las elecciones, el presidente de la Rada, Vladímir Litvín, dijo que los 307 votos que obtuvo la resolución indican que hay una mayoría constitucional que ningún político responsable puede ignorar Un país dividido BIELORRUSIA POLONIA Lviv Luck Rovno Chernobyl Zona de influencia europea La principal industria (siderúrgica y química) se concentran en esta parte del país Kiev R Vinnitsa U Ivano- Frankovsk C A Kirovograd N I A Dnepropetrovsk Donetsk Zaporozje RUMANIA 0 100 km Nikolajen MOLDAVIA MAR DE AZOV Crimea Zona de influencia rusa Apoyan a Víktor Yúshenko Apoyan a Víktor Yanúkovich Infografía ABC RUSIA Valoración política El Parlamento ucraniano no puede invalidar el resultado de los comicios en los que, según la Comisión Electoral Central, obtuvo la victoria el proruso, Víktor Yanukóvich, jefe del Gobierno. Así lo advirtió Ruslán Kniazévich, uno de los miembros de esa Comisión. Según sus palabras, la resolución de la Rada no es más que una valoración política sin consecuencias jurídicas Tampoco el Tribunal Supremo, cuyos jueces examinarán el lunes las reclamaciones presentadas por la oposición, puede anular los resultados. Según la legislación, el único que tiene poder para echar atrás la proclamación de Yanukóvich como vencedor es el presidente del país. Pero tanto Kuchma como Yanukóvi- ch permanecieron ayer callados. Frente a las opiniones de quienes consideran que el texto aprobado por la Rada abre el camino a la solución de la crisis, el ex presidente soviético, Mijaíl Gorbachov, declaró que lo que ha hecho es agravar más el conflicto. Gorbachov cree que el Parlamento debería haberse mantenido neutral, ya que expone al país a una escisión entre el Este y el Oeste. La misión de la Rada ahora es garantizar el orden y no empu- jar al país hacia el caos considera el ex presidente de la URSS. Desconfianza general La resolución considerando fraudulentos y, por tanto, nulos los resultados de las elecciones del domingo, fue adoptada por 307 diputados sobre un total de 450. Pero los legisladores ucranianos aprobaron varias resoluciones más. Una expresando la desconfianza de la Cámara en la Comisión Electoral Cen- ENSEÑANZAS DE LA CRISIS SERGUEI KARAGANOV, presidente del Consejo para la Política Exterior y de Defensa, subdirector del Instituto de Europa de la Academia de Ciencias de Rusia reo que en las elecciones presidenciales de Ucrania ha habido violaciones desde ambas partes, y además, violaciones bastante grandes. Pero una cosa es obvia: ambos candidatos han obtenido un número de votos aproximadamente igual. También es evidente que Ucrania se ha dividido a fondo entre el Este y el Oeste, lo que implica una amenaza para la paz y la tranquilidad sociales y, a la larga, para la preservación del Estado como tal. La crisis en Ucrania no responde en absoluto a los intereses de Europa, y menos aún, a los de Rusia. A pesar de una confrontación aparentemente violenta, creo que ambas partes no dejarán que los acontecimientos se vayan desarrollando por una vía C cruenta, porque tienen a las espaldas una prolongada pugna democrática y sería una lástima para ambas hundir este resultado en un baño de sangre. Además, los ucranianos son mucho más prácticos y cautos que los rusos: son ostentosos muy a menudo, pero raras veces pelean. También me gustaría dar un consejo a los rusos y a nuestros socios de Occidente, que no vean en Ucrania un farsante campo de batalla de la guerra fría. Recordemos que todos salieron perdiendo en aquélla, tanto los vencedores formales como los que formalmente fueron vencidos. Seguro que Ucrania perdería en esta nueva contienda. Tener preferencia por uno de los can- didatos era nuestro derecho, pero al mismo tiempo cometimos prácticamente todas las faltas que cabe imaginar. Nuestra propaganda se había desarrollado como una operación comercial, de forma exagerada, lo cual no podía sino causar irritación incluso entre los partidarios de Rusia en Ucrania. Los tecnólogos políticos consiguieron también involucrar en su juego a los máximos dirigentes de Rusia que, al tomar postura, redujeron a largo plazo el posible margen de influencia en la situación configurada en Ucrania. Lo cual no quiere decir que yo justifique la injerencia- -eso sí, mucho más suave- -por parte de nuestros socios rivales de Occidente. Al fin de cuentas, que analicen ellos sus propios errores, mientras que nosotros debemos examinar los nuestros. No hicimos nada en el caso de Bielorrusia, pasando por alto el referéndum de una manera vergonzosa, y en cambio sobreactuamos en Ucrania. Por último, cualquiera que sea el desenlace, no nos atormentemos. El llamado candidato prorruso, si se impone por un margen insignificante y su victoria empieza a cuestionarse, nunca podrá aplicar una política tan prorrusa como la que él mismo ha prometido o le hayan achacado los demás. Y el denominado candidato prooccidental, si obtiene una ventaja igual de insignificante y su triunfo es cuestionable también, nunca será capaz de llevar a cabo una política antirrusa. Deberíamos tomar una tregua, recuperar la lucidez y entender que la política es una cosa seria, que no puede dejarse en las manos de comerciantes o funcionarios y politólogos incompetentes. De la política depende el destino de las personas y de las naciones. Además, deberíamos desarrollar finalmente una línea a largo plazo con respecto a los Estados y las regiones que tienen importancia estratégica para Rusia, y aplicarla con la consistencia y el profesionalismo dignos de una gran potencia.