Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 28 11 2004 Nacional LOS PROBLEMAS DE LA POLÍTICA EXTERIOR ESPAÑOLA 25 Lo que había pasado en Caracas no podía ser alabado, pero los mensajes expresaban comprensión Un periodista español preguntó a Chávez si creía que España había participado, a lo que respondió que no está la renuncia escrita de Chávez? Los seguidores del coronel deducen que tal vez éste no llegó a firmarla puesto que se le amenazaba con un juicio y no se le permitía exiliarse, y empiezan a movilizarse. Con motocicletas, a gritos, los chavistas que se habían escondido bajo las piedras recorren los cerros de chabolas pidiendo a sus seguidores que hagan lo mismo que había hecho la oposición tres días antes y que marchen hacia Miraflores. El coronel Baduel, jefe de un regimiento de paracaidistas de Maracay, es el primero en anunciar que no reconoce a las nuevas autoridades. Pedro Carmona, presidente del Gobierno provisional de Venezuela fensa clara de la democracia, lo que había pasado no podía ser alabado directamente, pero quien más quien menos envió mensajes que expresaban un sentimiento de comprensión. Lamentablemente parece ser una muerte anunciada dijo por ejemplo el vicepresidente uruguayo Luis Hierro López, para quien Chávez, estaba cometiendo desbordes El uruguayo reveló que en la anterior cumbre iberoamericana, todos los países, excepto Cuba, señalamos al ex presidente Chávez nuestra preocupación por la situación venezolana Cuba estaba preocupada a esas horas por su propia seguridad, porque los venezolanos acosaban su Embajada. En Caracas había incesantes rumores sobre un vuelo de Cubana de Aviación que llegaba o acababa de despegar del aeropuerto de Maiquetía, pero ese avión nunca existió. En realidad, desde La Habana se pidió ayuda a España para preparar ese vuelo con el que exiliar a Chávez y a su familia y protección física para su Embajada en Caracas, donde los manifestantes pensaban que acabaría Chávez. En su primer día de presidente, Carmona mostró reflejos poco elogiosos y nada más tomar posesión emite el decreto núme- EPA ro uno por el que suspendió toda la legislación bolivariana y disolvió el Parlamento. Además, determinó que Chávez no podía salir del país, para ser juzgado en Venezuela. Carmona abandona Miraflores Carmona abandona Miraflores aquella tarde, en dirección al Fuerte Tiuna, cuando el Palacio está prácticamente rodeado por manifestantes. Los chavistas entran por los garajes y empiezan a hacerse con el control de la maquinaria del Estado. Un supuesto fax enviado por Chávez desde su lugar de reclusión en la isla de La Orchilla, sostenía que no firmó ninguna renuncia. Después de horas de negociaciones entre los altos mandos, los militares enviaron a buscar a Chávez a la isla- prisión y lo trajeron de nuevo a Miraflores aquella madrugada, mientras anunciaban a Carmona que estaba detenido. Al día siguiente un periodista español le preguntó si creía que España había participado en la conspiración, a lo que respondió que no. Y acto seguido nombró al general Rincón, el mismo que había anunciado al país su renuncia, como ministro de Defensa y al ministro de Defensa, vicepresidente. El corneta de Miraflores había despedido y recibido en tres días a dos presidentes distintos y aún no entendía nada. 13 de abril: El embajador ve a Carmona El día 13, los embajadores de España, Manuel Viturro, y de Estados Unidos, Charles Shapiro, se entrevistaron con Carmona y emitieron un comunicado en el que afirmaban seguir con gran preocupación los acontecimientos en Caracas, expresaban su deseo de que la situación excepcional que vive Venezuela desemboque en el plazo lo más breve posible en una normalización democrática y aconsejaron al efímero presidente que se esfuerce por conseguir el consenso de todas las fuerzas políticas y garantice los derechos humanos y las libertades fundamentales Después de una admonición directa de los militares, Carmona emitió su decreto número dos, en el que anuló el primero y prometió elecciones en tres meses. Pero para entonces, la situación ya empezaba a estar fuera de control. Una periodista de clara trayectoria democrática, Patricia Poleo, se pregunta en una emisora de radio ¿dónde Trinidad Jiménez pide al PP que colabore con el Gobierno en la campaña a favor de la Constitución Europea A. M. -F. MADRID. El Gobierno quiere evitar a toda costa que las polémicas declaraciones de Moratinos afecten a la campaña a favor de la Constitución Europea. Por ello, la secretaria de Política Internacional del PSOE, Trinidad Jiménez, hizo ayer un llamamiento al PP para que mantenga su participación en la campaña del Ejecutivo a favor del sí. Sin embargo, salvo que se rectifiquen las acusaciones del ministro de Exteriores, el PP mantendrá su boicot a los actos organizados por el Ejecutivo. Un boicot que empezó el pasado viernes cuando los populares no acudieron a la presentación de la página web sobre la Constitución Europea en el Ministerio de Exteriores. Aunque la principal fuerza de la oposición también pedirá a sus votantes que apoyen el Tratado en el referéndum del 20 de febrero, el PP no se sumará a la campaña de Zapatero, sino que hará una por su cuenta. Según Jiménez, es muy importante que los populares participen en esta campaña porque se trata de un asunto vital y una cuestión de Estado Desde el Gobierno y el PSOE, añadió, vamos a favorecer ese ambiente La secretaria de Política Internacional del PSOE, que compareció con el presidente del Partido Socialista Europeo, Poul Rasmussen, tras el encuentro de líderes socialistas europeos celebrado en Madrid, no quiso entrar en las acusaciones del ministro y remitió a las explicaciones que éste dará en el Congreso la próxima semana.