Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 Nacional LOS PROBLEMAS DE LA POLÍTICA EXTERIOR ESPAÑOLA DOMINGO 28 11 2004 ABC Fueron poco más de 50 horas en las que el presidente Hugo Chávez pasó de ser depuesto, ante la comprensión internacional- -incluida la de Felipe González- a regresar triunfante al Palacio de Miraflores. Hoy, dos años después, esos hechos envenenan la política española Ecos de tres días de abril que dividieron Venezuela y hoy retumban en España TEXTO: ENRIQUE SERBETO Más de dos años después del intento de derrocamiento del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, por parte de la oposición; el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, aprovechó una visita oficial a España del dirigente suramericano para culpar al Gobierno de José María Aznar de haber apoyado, en su día, dicho golpe. Las acusaciones han provocado una ruptura casi total de la colaboración del PP con el Gobierno, que exige una rectificación inmediata. ABC ha reconstruido los hechos acaecidos en aquella fecha en Venezuela. Comunicado del 11 de abril de 2002 Los miembros del Alto Mando Militar (AMM) deploran los lamentables acontecimientos sucedidos en la ciudad capital el día de ayer; ante tales hechos, se le solicitó al señor presidente de la República la renuncia de su cargo, la cual aceptó. Los miembros del Alto Mando ponemos a partir de este mo- mento nuestro cargos a la orden, los cuales entregaremos a los oficiales que sean designados por las nuevas autoridades. Finalmente, quiero hacer un llamado al glorioso pueblo de Venezuela a mantener la calma y al ejercicio de un ejemplar civismo, rechazando toda incitación a la violencia y al desorden, tenga fe en su Fuerza Armada El comunicado leído por todas las cadenas de televisión por el general Lucas Rincón en la noche del 11 de abril de 2002 fue la confirmación de los rumores que mantenían a la ciudad de Caracas en una ebullición crispada, después de los muertos en una manifestación que pretendía llegar al Palacio de Miraflores precisamente para pedir la renuncia de Hugo Chávez. que hizo temblar al propio Chávez. Nadie podía prever que las cosas se desarrollarían en esta dirección y todavía menos que cuando el presidente pidió que se aplicase el Plan Ávila para sacar los tanques a la calle, los militares decidieran no obedecerle. Chávez entendió que había perdido el suelo y pidió la ayuda del arzobispo de Caracas, cardenal Ignacio Velasco, y el presidente de la Conferencia Episcopal, monseñor Baltazar Porras, para que garantizasen con su presencia que se respetaría su vida, y un avión para exiliarse con su familia en Cuba. Disturbios y saqueos El hombre al que los militares ofrecieron las riendas del país era el presidente de los empresarios, quien entonces era recibido con aplausos por las calles por su contundente oposición a Hugo Chávez. Toda la ciudad estaba entonces en efervescencia y pronto empezaron los disturbios y saqueos en los alrededores de las barriadas más pobres. La autopista del aeropuerto permanecía cortada con barricadas. Chávez pide un avión para Cuba Todavía hoy no se ha aclarado totalmente de dónde venían los disparos que mataron a los manifestantes y que fueron el detonante de la ira popular La Habana pide ayuda a España Al día siguiente, 12 de abril, se sucedían las reacciones en toda Iberoamérica ante los sucesos de Caracas. Con el continente comprometido en una de-