Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 28 11 2004 Nacional COMISIÓN DE INVESTIGACIÓN DEL 11- M COMPARECENCIA HISTÓRICA 17 Los socialistas confían en que el ex presidente evite ser bronco y agresivo Insistirán en que el Gobierno del PP hizo caso omiso de las alertas previas del PSOE prevén que Aznar esté a la altura de la dignidad del cargo que ostentó Ven suficiente 40 ó 50 minutos de interrogatorio MANUEL MARÍN MADRID. El interrogatorio de José María Aznar no alterará los hábitos mantenidos por el PSOE en los trabajos de todos estos meses. De hecho, el Grupo Socialista ha decidido que sea Álvaro Cuesta, su portavoz en la comisión desde el primer día, quien lleve todo el peso del interrogatorio, de forma que no será sustituido por ningún otro diputado con un cargo de mayor representatividad. El interrogatorio descansará principalmente sobre dos ejes que a estas alturas resultan ya más que manidos: la imprevisión política de su Ejecutivo ante la evidencia de la amenaza terrorista islamista desde hacía meses y la deficiente gestión, también política, que hizo de la crisis entre los días 11 y 14 aseguran fuentes socialistas. El PSOE, que será el último grupo en intervenir, calcula que con un interrogatorio de entre 40 y 50 minutos será suficiente, toda vez que el abanico de preguntas que los demás partidos formularán a Aznar le deja un escenario bastante trillado No obstante, los socialistas no desaprovecharán la ocasión para formular preguntas relacionadas con la convocatoria de un gabinete de crisis en la Moncloa el mismo 11- M para aclab Los comisionados No habrá cambio de portavoz Pese a ser conscientes tanto de que será la primera vez que un jefe del Ejecutivo acuda a declarar a una comisión de investigación como del estatus de que goza tal figura, y más si es en sede parlamentaria, los socialistas no quieren dar la impresión de que privilegian a un compareciente sobre otros con una medida excepcional como cambiar de portavoz por un día o dos. Fuentes socialistas entienden, por un lado, que sustituir al portavoz supondría menospreciar a la comisión y a las decenas de comparecientes anteriores y, por otro, asumen que sería interpretado como una muestra de desconfianza, si no como una degradación, de Cuesta y su equipo, cuya labor en conjunto es alabada por la dirección del grupo, que la cree eficaz rar qué decisiones se adoptaron en su seno y si una de ellas fue no hacer causa común con la oposición para afrontar la tragedia, evitando dar así una imagen de unidad política en unos momentos de drama e incertidumbre pese a que, a juicio de los socialistas, así lo aconsejaban las excepcionales circunstancias. Otro bloque de preguntas irá dirigido a conocer por qué el Gobierno del PP hizo caso omiso de las sucesivas alertas cada vez más incisivas, que sobre el auge del terrorismo islamista y sobre el riesgo de que España pudiera ser un objetivo concreto le llegaban desde los servicios de inteligen- JAIME GARCIA nes entre los terroristas islámicos y ETA, Aznar se atendrá al guión de su partido: no hay pruebas pero muchos datos sospechosos, por lo que no se debe descartar la hipótesis de la colaboración entre el islamismo y la banda terrorista vasca. Aunque Aznar tenga muchas ganas de explayarse después del linchamiento al que ha sido sometido por los socialistas desde que dejó el Gobierno, y con pocas posibilidades de réplica por su condición de ex presidente, en el PP no creen que su intervención, aunque sea contundente, derive en bronca No le interesa a nadie, ni a él ni a su partido, pero sobre todo no le intersa al PSOE. cia, tanto español como extranjeros. Para el PSOE, el atentado en Casablanca, más que una advertencia, fue la señal inequívoca de que España o sus intereses en el extranjero eran un blanco directo de los terroristas. En contraste con la fructífera política puesta en práctica por Aznar y su Gobierno contran ETA, el PSOE tratará de poner en entredicho el abandono de una política clara y eficaz contra lo que era una amenaza cierta Queremos que Aznar nos responda- -señalaron las fuentes socialistas- -por qué no se había diseñado una política específica contra el terrorismo islamista. ¿Por qué hubo una imprevisión política, que bien puede calificarse de desdén o de desidia? ¿Por qué se hicieron bien las cosas contra ETA y en esto nos quedamos con los brazos cruzados, sin dar a las Fuerzas de Seguridad más medios humanos y materiales? ¿Por qué los grupos policiales especializados en la delincuencia organizada no pudieron casar los datos que tenían? Respecto al tono de la comparecencia, el PSOE confía en que Aznar esté a la altura de la dignidad del cargo que ostentó No obstante, presumen que en alguna fase del interrogatorio pueda mostrarse bronco o agresivo Cuentan con ello y, aunque en principio los socialistas dicen no desearlo, no dudarán en contraatacar aunque prefieren no incidir en demasía en lo que tildan como las mentiras del Gobierno porque consideran que han quedado ya más que acreditadas