Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 La Entrevista DOMINGO 28 11 2004 ABC FLORENTINO PÉREZ Presidente del Real Madrid y de ACS No es fácil en España hacer algo de trascendencia universal, y este Madrid lo es MADRID. Sentado al otro lado de la mesa, con una inmensa librería en su fondo norte y un amplio ventanal, desde el que se domina medio Madrid, en su fondo sur, Florentino Pérez maneja con habilidad sus dos facetas. Como si se tocara una tecla o tuviera un chip dentro de su privilegiada cabeza, salta de la presidencia del Real Madrid a la de ACS con una naturalidad pasmosa. Sin descuidar un segundo la empresa que le da de comer, el presente que le tiene más preocupado es el futbolístico. Su Real Madrid no chuta, al menos como él quisiera. El primer proyecto de su nuevo mandato ha comenzado trompicado, zancadilleado por los resultados, y la derrota de Barcelona de la semana pasada le ha hecho mucho daño. -El martes observamos al Florentino más humano, las cámaras le captaron celebrando un gol con una vehemencia desacostumbrada en usted... -Era muy importante ganar ese partido. Nos jugábamos mucho, estábamos teniendo mala suerte y me pillaron, pero ya había hecho gestos parecidos en otros partidos. ¿Significa, acaso, que lo está pasando peor que nunca desde que es presidente del Real Madrid? Llevo cinco años y tengo más experiencia que cuando llegué. Yo disfruto del fútbol. No es mi peor momento desde que llegué. Cuando me sentí más presionado fue el segundo año, cuando incorporamos a Zidane. Invertimos 13.000 millones, tenía avalado todo lo que se podía avalar en el club. No dudaba en ningún momento de que estábamos ante un jugador de esos que sale uno cada mucho tiempo, pero llegaron las críticas, las mismas que ahora dicen cosas parecidas, y decían que el Madrid jugaba mejor sin Zidane que con Zidane, que hubiera sido mejor fichar a tres jugadores de 4.000 millones que a uno de 13.000. Hasta los técnicos, Del Bosque, Valdano, lo entendían regular. Y entonces lo pasé mal, lo reconozco. Estábamos en plena reconversión económica en el club. El primer año pagamos 10.500 por Figo, el segundo lo de Zidane. Ahora ya soy un experto y sé que para ganar hay que sufrir. -Pues muchos pensamos que su equipo se está quedando viejo, que se avecina un fin de ciclo, un cambio de timón en el fútbol español. -Me hace gracia lo del cambio de ciclo. Me presenté a las elecciones para hacer un gran esfuerzo para que el Real Madrid continúe siendo la referencia mundial en el fútbol en los próximos cuatro años. Tirar por tierra tan fácilmente un modelo como el nues- Ser presidente del Madrid era la ilusión de su vida; ser presidente de ACS, la consecuencia de una carrera profesional llena de éxitos. Y lleva las dos con una naturalidad increíble TEXTO: ENRIQUE ORTEGO ÁNGEL LASO FOTOS: JULIÁN DE DOMINGO COMPORTAMIENTO No soy arrogante ni soberbio, pero tampoco me avergüenzo de ser el presidente del mejor club del mundo. He venido a hacer esto y no sé hacer otras cosas. Seguiremos fichando a los mejores, aunque cada vez es más difícil, porque los tenemos nosotros GRANDEZA MUNDIAL El Madrid busca la excelencia y la perfección permanentemente, es nuestro estado de ánimo. Queremos alimentar el mito y la leyenda tro, que reúne a los mejores jugadores del mundo, que es capaz de resolver la grave situación económica que tenía el club, que además consigue siete títulos, un modelo que ha dejado el Bernabéu precioso, un modelo capaz de ilusionar no sólo en España sino en Japón, China, Estados Unidos, en toda Europa... No me parece correcto. -Pero todo en la vida tiene un principio y un fin. -Siempre he pensado que mi problema ha sido que no hemos sabido explicar bien que Zidane fue un fichaje estratégico, que no era una locura personal de Florentino Pérez, sino un modelo deportivo empresarial. Y que todo lo que hemos hecho después, con Ronaldo, con Beckham, con Owen, es la continuidad de ese proyecto. Por supuesto que todo es susceptible de mejora, pero no es fácil hacer algo en España de trascendencia universal, en ningún ámbito de la vida, y este Madrid lo es. Nuestro modelo es admirado en todos los países, y en España los socios me lo han refrendado en las elecciones. Que nos hemos equivocado, seguro. Que hay jugadores que acaban su ciclo, seguro. Pasa en la vida. Pero yo he venido al Real Madrid a hacer esto, a reunir a los mejores jugadores del mundo, y lo seguiré haciendo. Lo mismo que llegaron unos, llegarán otros y potenciaremos la cantera, y los socios seguirán siendo los dueños del club; para eso hemos conseguido que los ingresos ya sean superiores a los gastos... ¿Y no piensa nunca que si la opinión pública coincide en calibrar que se puede estar acabando la vida de este equipo, que se puede estar cerrando un ciclo, algo de razón puede tener? -Yo no tengo que luchar contra nadie. Yo tengo una convicciones, no soy soberbio, ni arrogante, ni sé más de fútbol que nadie. Lo único que defiendo, y lucho por ello, es que implanté en el Real Madrid un modelo que entendía el mejor, un modelo empresarial en el que precisamente aportaba la experiencia que tengo en este mundo. Cuando llegué me di cuenta de que si ingresas 30.000 y gastas 30.000 no podías hacer desaparecer, ni reducir, la deuda. Había que hacer lo que hicimos, no es locura ni soberbia, era cuestión de encontrar el modelo adecuado y a él se llega con los mejores jugadores del mundo en cada momento. Por eso hemos pasado de ingresar 30.000 millones a 50.000 y por eso tenemos beneficios de 10.000 al año en lugar de un déficit de 10.000. Fichar a Zidane, Ronaldo, Beckham... nos resuelve económicamente el futuro. Con otros jugadores no saldrían las cuentas. -Y ahora le salen las cuentas, tiene el equivalente a 10.000 millones de pesetas en el banco, pero su equipo no gana. -Es absurdo pensar que un club puede ir bien económicamente, si no existen éxitos deportivos. Y no son 10.000 los que tenemos en el banco, sino 25.000. Yo he venido al Real Madrid a hacer esto y seguiré haciendo lo mismo. No tengo aires de grandeza, pero está claro que esto no lo han hecho otros. Yo no sé hacer otras cosas. Y si sigo, es porque los socios hace cuatro meses han decidido que continúe. Y todo seguirá igual, y los dueños del club seguirán siendo los socios, y vendrán los mejores jugadores y tendremos las mejores instalaciones, como va a ser la nueva Ciudad del madridismo... Lo siento si esto es ser arrogante o soberbio, pero tampoco me voy a avergonzar de ser el presidente del mejor club del mundo. No me van a minar la moral con críticas destructivas... -No soporta las críticas. -Las acepto todas. Lo que no entiendo es de campañas. En el Madrid nadie duda de que mantendremos nuestro nivel los próximos cuatro años y que esta Liga no ha hecho nada más que comenzar, y la estadística me dice que otros años en la jornada doce estábamos peor que ahora y terminamos ganando algo. Mire, mire los datos... (Y nos muestra unos gráficos en colores donde queda plasmado lo que dice... El primer año, el segundo, el tercero... -El reconocimiento general de la crítica especializada y del público al juego del Barcelona parece que le molesta, parece como si tuviera envidia. -Nada de eso. No tengo ninguna envidia del Barcelona. He sido el primero en reconocer que está corriendo mucho y haciendo un gran comienzo de temporada, pero esto no es como comienza, sino como acaba. Y lo importante no son rachas buenas, sino periodos largos de tiempo. El Madrid ha hecho durante cuatro años un fútbol espectacular. Y lo importante es mantenerse. -Pero usted ha dicho que el Barça actual sólo corre, y no es justo. -Lo que digo es que el esfuerzo físico que está realizando es difícilmente sostenible y sé por experiencia que lo puede pagar. Quedan siete meses de competición y nosotros la temporada pasada perdimos todo en dos. El Real Madrid está acostumbrado a la competencia. Nos hace mejores, nos obliga a progresar. No es la primera vez que se habla tanto de un equipo. Nos ha pasado ya: antes el Valencia, antes el Deportivo, otro año fue la Real Sociedad, este año el Barcelona, siempre se busca al-