Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 Sociedad SÁBADO 27 11 2004 ABC Salud GINECOLOGÍA ASISTENCIA Cuestionan un parche que podría cuadruplicar el deseo sexual de la mujer ABC MADRID. Seguridad y eficacia. Estos son los vértices sobre los que se basa un artículo de opinión que acaba de publicar la revista científica British Medical Journal para alertar ante el éxito mediático que ha recibido el anuncio de un fármaco todavía no comercializado que combatiría la disfunción sexual de la mujer. El parche, que libera pequeñas dosis de testosterona, podría cuaduplicar el deseo de la mujer, tanto si ha llegado a la menopausia como si no. Ray Moynihan, un periodista que ganó recientemente un premio de la prestigiosa publicación, pone en tela de juicio este parche al no haber pasado por ninguno de los filtros habituales en este tipo de medicamentos. Pero no sólo esta es la única voz crítica, porque Rosemary Basson, una de las autoridades científicas en el terreno de la disfunción sexual femenina, advierte del peligro que entraña prescribir testosterona a mujeres. Además, el parche podría aumentar la actividad sexual sólo una vez al mes. La comunicación de las noticias negativas, asignatura pendiente de los hospitales Sólo tres de cada diez centros forman al personal en la atención al paciente b Un estudio demuestra que toda- vía no se ha producido un cambio de mentalidad en los hospitales españoles, ni planes de acción para mejorar la comunicación ABC MADRID. Sólo tres de cada diez hospitales españoles trabajan en el desarrollo de sistemas para comunicar noticias negativas a los pacientes. Además, los centros sanitarios forman más al personal administrativo que al asistencial (médicos y enfermeras) cuando éste es clave en la atención al paciente por su relación directa. Un estudio realizado por la escuela de negocios Esade y que está basado en entrevistas a los directivos de los centros sanitarios refleja que los cursos más impartidos son los de atención al cliente para el personal de administración (85 mientras que los de comunicación con pacientes para médicos representan un 77 La comunicación es, por tanto, parte de la cura que espe- ra el usuario de hospitales. No obstante, se dedican más recursos a la atención y relación con el paciente por otras vías, que a mejorar la de médicos y enfermeras, informa Europa Press. Para una mejor comunicación con el paciente, en primer término se define como primera necesidad- -entre los directivos de los centros- -el conocimiento de necesidades y oportunidades (47,45 y, como segunda, la formación de habilidades de comunicación (45,75 La motivación es otro de los elementos destacados del estudio, con un 33,90 y para conseguirla es necesaria la implicación de los directivos, la formación y la participación a través de la escucha y una comunicación interna que no sólo sea descendente. 98 usa folletos y hojas de bienvenida e ingresos; encuestas en un 93 de los casos; y se recurre a hojas de derechos y deberes y folletos para explicar aspectos asistenciales en un 92 de los centros. Sin embargo, es el binomio médico- enfermera el que se presenta como clave para mejorar la calidad del servicio, por su capacidad no sólo para tratar, sino también para explicar la enfermedad y transmitir confianza. Sin planes de acción A pesar de ello, a diferencia de lo que ha ocurrido en otros sectores que han puesto en marcha programas e iniciativas de responsabilidad social corporativa, el estudio destaca que no se observa todavía en los hospitales un cambio de mentalidad ni planes de acción que demuestren un compromiso real en este ámbito. Así, sólo un 37 de los centros realizan campañas de acción social. Y a pesar de que muchas acciones de voluntariado se realizan en colaboración con hospitales, éstos no se involucran de forma estructurada, ya que el 78 no dispone de club del voluntariado. Encuestas y folletos Con todo esto, el estudio muestra que a pesar de que en un 92 de los casos se destina personal específico a la atención al usuario, no siempre se trata de personal asistencial. La totalidad de centros entrevistados utiliza el circuito de respuestas a reclamaciones; el