Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 27 11 2004 Sociedad 53 Salud ¿Qué es la intolerancia al frío? Es indicativo de un problema metabólico por el cual algunas personas (con frecuencia mujeres muy delgadas) no pueden tolerar los ambientes fríos, simplemente porque tienen una cantidad mínima de grasa corporal. A veces se relaciona con el hipotiroidismo o la anorexia nerviosa. MADRID. La capacidad de las células para detectar las variaciones externas de temperatura, para saber cuándo el frío o el calor es tan intenso que incluso puede peligrar nuestra vida, depende de mecanismos moleculares que la ciencia comienza a desvelar. Esas investigaciones están, además, aclarando los inesperados lazos del frío con el mentol o el dolor. Los investigadores sabían desde hace décadas que las temperaturas frías y cálidas son registradas por células especializadas. Son neuronas con largas terminaciones nerviosas (axones) que se adentran en la piel para detectar las temperaturas externas de las que informan al cerebro, órgano que cobija el termostato del cuerpo humano, con señales eléctricas que viajan a través de la médula espinal. Sin embargo, se desconocía por completo la identidad y mecanismos de acción de las moléculas utilizadas por esas neuronas. Todo empezó a cambiar hace siete años. En 1997, David Julius, de la Universidad de California, demostró que los sensores térmicos utilizados por las neuronas son proteínas del tipo canal de iones, que permiten la entrada y salida de señales en las células. Los canales específicos de las neuronas termosensibles se llaman TRP. Seis diferentes se han descubierto hasta ahora ¿Qué son las quemaduras por frío? Son los daños producidos en la piel y tejidos internos por la exposición a temperaturas extremas. El área de piel congelada tiende a ponerse insensible al tacto, aunque es probable que haya dolor penetrante agudo. A medida que el área comienza a descongelarse, la carne se torna roja y se origina mucho dolor. ¿Por qué sentimos frío cuando nos bañamos en agua a 25 grados? Porque el agua conduce el calor mejor que el aire y hace que perdamos temperatura corporal más rápidamente que en un ambiente normal. Un cuerpo sumergido en agua sin protección pierde su calor en una proporción 25 veces superior al que pierde en el aire. ¿Dónde se ha registrado la temperatura más baja en España? En España, en el lago Estangento de Lérida: menos 32 grados centígrados. Ocurrió el 2 de febrero de 1956. La Antártida es el continente más frío del planeta. La temperatura más baja (89,6 grados bajo cero) fue registrada en la estación Vostok (Rusia) el 21 de julio de 1983. neuronas sensibles al calor y al frío es la base de nuestra habilidad para sentir las temperaturas. El canal TRPA 1, descubierto en 2003 por el grupo de Ardem Patapoutian en el Instituto es interesante porque permite detectar las temperaturas más frías. Curiosamente, el grupo de Patapoutian, y los dirigidos por Gordon Reid en la Universidad de Bucarest y Stuart Bevan del Instituto Novartis de Ciencias Médicas de Londres, descubrieron de forma independiente que uno de esos seis receptores termosensibles es también activado por el mentol. El hallazgo de neuronas que responden tanto al frío como al mentol reveló que el publicitado efecto refrescante de caramelos y chicles de menta no es puro marketing, aunque lo importante del estudio fue que abrió una vía para descubrir más canales TRP sensibles al frío. En este campo científico también ha jugado un papel relevante un equipo del Instituto de Neurociencias de Alicante, dirigido por Félix Viana. Hace dos años, en Nature Neuroscience, demostró que no sólo las neuronas con esos receptores sensibles a las bajas temperaturas pueden transmitir las sensaciones de frío. Fue un hallazgo destacable en un área de investigación caliente, muy caliente. En 1997 se descubrió la primera de las seis proteínas conocidas que actúan como termómetros en las células nerviosas, detectando señales de frío y calor que envían al cerebro. Seis termómetros celulares TEXTO: A. AGUIRRE DE CÁRCER en mamíferos, comprobando que se activan en diferentes rangos de temperatura entre 43 a- 15 grados centígrados. El primer receptor TRP identificado es un canal de iones que se abre cuando las temperaturas exceden de 42 grados. Y el último descubierto, en 2003, se activa si las temperaturas son inferiores a 17 grados. Cuando tocamos un cubito de hielo, este último canal denominado TRPA 1 se abre en los axones de las neuronas sensibles al frío y permite la entrada de un flujo de iones de calcio. Se produce entonces un ligero cambio en el potencial eléctrico de la célula nerviosa. Si son muchos los canales activados, la neurona termina por enviar una señal hasta el cerebro, donde es integrada con otras e interpretada como la detección de una sensación de frío. La combinación de todas esas señales transmitidas por las RAFAEL CARMONA