Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 SÁBADO 27 11 2004 ABC Internacional Yúshenko rechaza cualquier propuesta que no pase por repetir las elecciones en Ucrania El líder opositor da un margen de días tras reunirse con Kuchma y los mediadores europeos b El presidente saliente y su delfín, Yanukóvich, ganador oficial de los comicios presidenciales, presentan fórmulas de compromiso distintas de la vuelta a las urnas RAFAEL M. MAÑUECO ENVIADO ESPECIAL KIEV. Las posiciones son tan contrapuestas que parece lógico que el primer intento negociador de ayer no haya sido suficiente para alcanzar de inmediato un acuerdo que ponga fin a la crisis que padece Ucrania desde que la Comisión Electoral Central adelantase en la madrugada del pasado lunes que el vencedor de los comicios presidenciales celebrados el domingo había sido el candidato oficialista, Víktor Yanukóvich, primer ministro del Gobierno ucraniano. Yanukóvich, su contrincante, el líder de la oposición, Víktor Yúshenko, y el todavía presidente del país, Leonid Kuchma, se reunieron ayer por primera vez desde que comenzó la revolución naranja y lo hicieron en presencia de un nutrido grupo de mediadores. Al término de las conversaciones, Yúshenko se apresuró a advertir que no aceptará ningún otro arreglo que la repetición de las elecciones y dio para ello un margen de días en caso contrario, el líder opositor amenazó con pasar a la acción El escenario de las maratonianas conversaciones fue el Palacio Mariinski, lugar en donde habitualmente se llevan a cabo las recepciones oficiales y se recibe a las personalidades extranjeras. Además de Kuchma, Yúshenko y Yanukóvich, en la sala en donde tuvo El encuentro en Kiev reunió ayer a los dos candidatos en disputa con el actual presidente Kuchma y Javier Solana, entre otros lugar el encuentro estuvieron también el representante de política exterior de la Unión Europea, Javier Solana, el secretario general de la OSCE, Jan Kubis, y los presidentes de Polonia y Lituania, Aleksander Kwasnewski y Valdas Adamkus. Como contrapeso, asistió el presidente de la Duma (Cámara Baja del Parlamento ruso) Borís Grizlov. Kuchma dijo nada más comenzar que, si los dos candidatos muestran interés en acercarse el uno del otro, un compromiso será hallado sin demasiada demora Sin embargo, a juzgar por las decla- EPA raciones hechas horas antes por Kuchma y su delfín, uno a través de la televisión y el otro en un mitin junto a la estación de ferrocarril de Kiev, parece que llegar a un acuerdo sobre la fórmula que, en principio, parece ser la única capaz de resolver el conflicto, la de anular la decisión de la Comisión Elec- JAQUE A LA DEMOCRACIA JESÚS LOPEZ- MEDEL BASCONES, diputado por Madrid (PP) vocal de la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso omo observador internacional he estado en Ucrania tres veces en menos de un mes y ya con ocasión de la primera vuelta fue evidente la gran fractura del país y lo que lamentablemente podía suceder. La campaña electoral había sido de una tensión muy grande y el hecho de que la cultura democrática no está suficientemente enraizada en unos dirigentes provenientes del sistema soviético ha producido una situación de difícil salida. La presencia e influencia internacional ha contribuido a ello, pues C a la abierta campaña que ha hecho Putin (presidente de otro país) a favor del candidato oficial Yanúkovich, la Unión Europea y EE. UU. se sumaron advirtiendo defectos que si no se corregían podían dar lugar a un fraude electoral y que, lamentablemente, fueron a más en esta segunda vuelta. Ciertamente, lo que se pudo observar en Kiev y alrededores fue correcto en cuanto a transparencia, pero el problema era en otras zonas, singularmente la oriental donde se detectaron diversas irregularidades en el censo, ur- nas, móviles sin las debidas garantías, algún autobús con desplazados votando en más de un colegio o algunos supuestos de intimidación. Sin embargo, en la segunda vuelta hay un dato muy grave y relevante como que en determinadas zonas del este del país (donde arrasó el candidato oficial) ¡la participación ciudadana traspasó la línea de lo inimaginable: un 98,5 por ciento! Tal porcentaje más que desmesurado de votantes (en la primera vuelta lo hicieron un 80 por ciento, es muy difícil de explicar (y menos aún con una temperatura de cinco grados bajo cero) Ucrania se encuentra en una difícil encrucijada por su futuro, con un país roto en dos mitades ideológicas y territoriales muy definidas y hegemónicas. Ante ello, tras lo acontecido, no sería buena fórmula admitir a Yúshenko co- mo legítimo presidente sobre la base de la masiva movilización popular naranja (su color identificativo) apoyado por otros candidatos iniciales adscritos a la Internacional Socialista o la Internacional Demócrata de Centro. Tampoco evidentemente puede admitirse que Yanúkovich asuma el poder después del gravísimo fraude. Ninguno podría hoy tener la legitimidad mínima exigible y sería ahora imposible el reto de ser presidente de todos los ucranianos. Es imprescindible generosidad y un diálogo limpio y transparente que permita fijar las bases para que después de unos meses puedan celebrarse con todas las garantías unas nuevas elecciones tras el jaque a la democracia de esta partida de ajedrez que se está desarrollando en esta zona del tablero mundial.