Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 27 11 2004 Nacional 17 LEY PARA REFORMAR LOS NOMBRAMIENTOS JUDICIALES El Gobierno lamenta el error y se disculpa C. H. MADRID. La vicepresidenta primera del Gobierno, Teresa Fernández de la Vega, se disculpó ayer por todos- -Gobierno y Grupo Socialista incluido- por el error cometido durante la votación de la reforma del CGPJ, donde la ausencia de 35 diputados del PSOE y sus socios provocó su rechazo en la Cámara. Sin querer repartir culpas, De la Vega explicó que el Gobierno desea que el proyecto de Ley se apruebe cuanto antes pues es una reforma importante que apoyan todos los grupos políticos salvo el PP. No quiso concretar qué mecanismo parlamentario puede hacer posible que el mismo proyecto vuelva una semana después a la Cámara tras haber sido rechazado, aunque tanto el Gobierno como el Grupo Socialista andan dándole vueltas. Lo importante es que se encuentren los cauces. La voluntad mayoritaria es que la ley se desarrolle cuanto antes dijo. El presidente del Congreso conversa con Fernández de la Vega antes de comenzar el polémico Pleno del jueves EFE Marín recuerda al PSOE que repetir la votación el jueves exige unanimidad El PP advierte a Zapatero que abrirá una crisis en el Congreso si impone su criterio vía del artículo 131 del Reglamento del Congreso de los Diputados, que permite, en su opinión, la doble votación de las leyes orgánicas J. L. LORENTE MADRID. El presidente del Congreso, el socialista Manuel Marín, quiso ayer terciar en la polémica sobre la reforma del sistema de nombramientos de los órganos judiciales, que no fue aprobada el pasado jueves por la ausencia de 35 diputados del PSOE y sus socios. Los socialistas insistieron en su propósito de que la votación se repita el próximo jueves- -para lo cual es necesario la modificación del orden del día del Pleno- mientras los populares advirtieron al Gobierno de que abrirá una crisis sin precedentes de la democracia si impone su criterio. En este contexto, Marín quiso dejar claro, según fuentes próximas la Presidencia de la Cámara, que sólo se podrá repetir la votación el jueves si hay unanimidad de los grupos parlamentarios. Esas fuentes recordaron que la práctica parlamentaria permite modificar el orden del día de los Plenos con el consenso todos los partidos con representación en la Cámara. Así se estableció en la etapa de la transición para salvaguardar los derechos de las minorías. El PSOE, en cambio, no está de acuerdo ahora con esa interpretación. El secretario general del Grupo Socialista, Diego López Garrido, invocaba ayer el artículo 68.1 del Reglamento de la Cámara, que establece que el orden del día del Pleno puede ser alterado por acuerdo de éste, a propuesta del presidente o a petición de dos grupos parlamentarios o de una quinta parte b Los socialistas defienden la El calendario del Congreso El argumento de Manuel Marín, de no aceptar sin unanimidad la modificación del orden del día del Pleno del próximo jueves trastoca los planes del PSOE. El objetivo de los socialistas es llegar a tiempo a los nombramientos para designar a los presidentes de tres de las cinco Salas del Tribunal Supremo y los nueve magistrados del alto tribunal, que deben hacerse antes de febrero. Si prospera el argumento de Marín, la reforma no podrá votarse antes del 16 de diciembre, pues en la semana de la Constitución no hay Plenos. Si se aprueba el 16, iría al Senado, donde la negociación sería más ardua pues debe pactar con CiU, PNV, Entesa y Mixto. Y las vacaciones por medio. de los miembros de la Cámara Se da la circunstancia de que, hace un mes, Marín rechazó, con el respaldo del PSOE, una propuesta del PP- -presentada por la vía del artículo 68.1- -con la que los populares pretendían modificar el orden del Pleno para que el hemiciclo aprobase una declaración de condena a la expulsión del diputado Jorge Moragas de Cuba. Marín alegó entonces- -como también hace ahora- -que es necesaria la unanimidad para cualquier modificación de los Plenos. El portavoz del Grupo Popular, Eduardo Zaplana, recordaba ayer ese episodio. Según el dirigente del PP, sorprende, escandaliza y casi resulta estremecedor que el PSOE y algunos de sus socios hayan decidido, saltándose todo el ordenamiento jurídico que existe presentar un escrito para intentar modificar el orden del día del próximo Pleno y volver a votar un proyecto que ha sido ya rechazado, que ya no existe parlamentariamente hablando El guión de los Servicios de la Cámara Para acreditar su afirmación, sacó a relucir el guión que preparan los Servicios de la Cámara a la hora de seguir el Pleno y las votaciones. En ese documento- -que es entregado al presidente y los portavoces- -se explica de forma explícita y clara según el PP, que era una iniciativa que se tramitaba por el procedimiento de lectura única, sometiendo el texto a una sola votación (artículo 150.2 del reglamento) y que además, necesitaba de mayoría absoluta, por tratarse de una ley orgánica (artículo 131) El guión recoge, además, la fórmula que debe leer la Presiencia de la Cámara, una vez que se haya producido la votación: En consecuencia, queda aprobado rechazado (según el caso) el proyecto de ley orgánica de referencia señala el documento. Para el PP, el guión acredita que la reforma quedó rechazada y no permite una seguna votación. Los socialistas discrepan de la oposición de los populares. López Garrido defendió la vía del artículo 131 del Reglamento, que permite, en su opinión, la doble votación de las leyes orgánicas. Ese artículo establece que el texto que no alcanza la mayoría absoluta requerida para una ley orgánica será devuelto a la comisión correspondiente y, de nuevo, remitido al Pleno para una segunda votación. La lectura única implica saltarse el paso por la comisión. El PSOE entiende que, por tanto, el proyecto puede ser votado por segunda vez en el Pleno sin más obstáculo. El PSOE perdió una votación en la Cámara andaluza en un caso idéntico M. BENÍTEZ SEVILLA. Fue hace casi un año cuando en el Parlamento andaluz ocurrió algo similar. Los socialistas- -que en aquella época no gozaban como ahora de mayoría absoluta, sino que gobernaban en coalición con el Partido Andalucista- -perdieron la votación del recurso de inconstitucionalidad contra la ley estatal de células madre. En aquella ocasión fue también la ausencia de diputa- dos la que impidió al PSOE que presentara uno de los recursos de inconstitucionalidad de los que había hecho bandera cuando la confrontación contra el Gobierno de Aznar era algo diario. Ni Manuel Chaves ni cuatro de sus consejeros estaban presentes en aquel Pleno, mientras que otros seis diputados socialistas tampoco se encontraban en la Cámara andaluza, en cuyos plenos ocurre con frecuencia que falten muchos de sus diputados. Así las cosas y tras un encendido debate en el que el PSOE había acusado al Gobierno de Aznar de agredir a Andalucía por oponerse a la investigación con células madre (hoy en marcha y con el científico Bernat Soria a la cabeza) cuando llegó la hora de votar, los socialistas sólo lograron 53 votos frente a 34 en contra, cuando necesitaban la mayoría absoluta (en este caso 55 votos)